Visión Global

“El cambio avanza” por Gonzalo González.

“El cambio avanza” por  Gonzalo González.


Gonzalo González.

El cambio avanza porque la mayoría de los venezolanos sabe que la continuidad de quienes hoy gobiernan significa más despotismo, más pobreza, más hambre, más inseguridad y mayores sufrimientos para todos. También porque la ciudadanía decidió que tienen que irse y cuenta con el instrumento político y constitucional para materializar ese cambio de forma pacífica y electoral. Además, existe una dirección política que –con sus limitaciones– ha sido capaz de articular ese proceso. Por supuesto, no todo es reír y cantar, ese camino no es lineal ni está exento de riesgos y contratiempos.

La jornada cumplida el 1° de septiembre en Caracas y en otros sitios del país fue una demostración contundente de la fuerza del cambio y de la debilidad política del régimen que cada vez se refugia más en la razón de la fuerza y en la comisión reiterada de actos antidemocráticos, ilegales y arbitrarios que demuestran con claridad meridiana su condición no democrática y su peligrosa incursión en terrenos dictatoriales.

La apuesta del gobierno por descalificar los actos de masas de las fuerzas democráticas asociándolos a un plan golpista fue un fracaso colosal. Lo fue, porque los golpistas seriales son quienes gobiernan y para no viajar muy atrás en el tiempo debemos recordar cuál ha sido su conducta y actitud ante el resultado de los comicios del 6 de diciembre pasado. Además, como siempre, son incapaces de presentar alguna prueba contundente y creíble del plan golpista. Por otro lado, los supuestos golpistas lo que exigen es poder cumplir con los requisitos constitucionales para activar la consulta refrendaría sin estar sometidos al ventajismo del árbitro y al sabotaje del proceso.

Las fuerzas democráticas deben continuar presionando por todas las vías posibles que ofrece el ordenamiento jurídico evitando caer en las provocaciones del oficialismo que pretende descarrilar el proceso, que ha adquirido una dinámica imparable, llevándolo al terreno de la confrontación violenta.

La próxima etapa es la recolección del 20% de las firmas necesarias para solicitar la convocatoria del acto electoral refrendario. Y esta etapa debe y puede ser convertida en un revocatorio adelantado si se trabaja para transformarlo en una amplísima y contundente movilización ciudadana nunca vista, que paralice el país y lleve a millones de compatriotas –muchos más de los cuatro millones y tanto requeridos para cumplir con el requisito exigido– a los puntos de recolección de firmas exigiendo su derecho a estampar su rúbrica.

Las fuerzas democráticas deben concentrar sus esfuerzos principales en lograr que el CNE ponga a disposición de la ciudadanía la logística necesaria para facilitar el ejercicio del derecho a firmar y en la preparación de la movilización para esas jornadas.

Al final del primer párrafo de estas reflexiones, anotaba que el proceso de cambio esta acechado por algunos peligros. El primero de ellos es que el régimen decida dar el manotazo final y convertirse en una dictadura con todas las de la ley; por cierto, ese escenario en los tiempos actuales no tendría un largo recorrido pero puede tener innecesarias y dolorosas consecuencias para el país. El otro riesgo importante es que la oposición democrática o sectores significativos de ella abandonen la ruta democrática y le hagan de esta manera el juego al oficialismo.

La fecha de caducidad del régimen está cada vez más próxima y eso obliga a la dirección democrática a superar sus problemas de cohesión y prepararse para asumir la conducción del país

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529