Visión Global

“El cronista del fracaso”, por Ysaira Villamizar

“El cronista del fracaso”, por Ysaira Villamizar


Ysaira Villamizar

 

 

Más que una rendición de cuentas, como lo asume en la carta, Giordani expresa nítidamente su planteamiento económico centrado en el modelo socialista; la fidelidad a este pensamiento materializado en sus políticas ministeriales y cómo se fue produciendo su alejamiento del  gobierno post Chávez  ante la profundización de la crisis económica del país. Identifica como  causas principales de la crisis las políticas erradas de Maduro y su entorno con Ramírez y Merentes veladamente incluidos, quienes desoyeron sus recomendaciones para superarla (siempre en el marco de su esquema socialista).

Ignora en este documento que la realidad actual es  el resultado de una acumulación de errores advertidos desde hace unos cuantos años por estudiosos de las ciencias económicas de reconocida autoridad profesional. Y por supuesto, no se le ocurre enumerar detalladamente los diversos cargos de altísima responsabilidad que tuvo en la conducción de la planificación, finanzas y economía del país: Ministro de Planificación, Ministro de Finanzas, Jefe de Gabinete Económico, miembro del directorio del Banco Central de Venezuela y de PDVSA, con importante participación en los manejos del FONDEN; de manera que, aunque ya no esté en el barco, Giordani fue capitán de este Titanic que se hunde ante el iceberg que él mismo levantó agigantando la masa de pobres, necesarios según dijera a Lameda, para que hubiera revolución, fórmula de giordani que garantizó con las expropiaciones de tierras, de empresas, control de cambios, controles de precios, y otras clases de regulaciones dejando el saldo rojo que hoy, inútilmente, tratan de superar: inflación, aparato productivo destruido, agotamiento de las reservas internacionales, entre otros males mayores.

En su larga crónica del fracaso, Giordani “revela” como una de las razones de la dramática  realidad que salta a la vista de todos los venezolanos, la existencia de derroches y corrupciones (…) No sólo no se aprobó lo propuesto, sino que se inició una nueva oleada de grandes gastos sin los requisitos diseñados, y con el agravante de los gastos aprobados por el ‘Gobierno de calle’, decididos sin estudio previo, improvisados de hecho“.

Otras razones de la crisis,  desarrolladas en la carta de Giordani (según su visión) se localizan en la máxima conducción del gobierno nacional: “Resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el Comandante Chávez, y en el otorgamiento de recursos masivos a todos quienes lo solicitan sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista (…) la improvisación de cuadros sin experiencia y designaciones poco adecuadas para el manejo de los grandes fondos del Estado ponen en jaque la unidad de los cuadros bolivarianos”.

En su escrito, además, Giordani reconoce con crudeza la veracidad de las denuncias que en su momento hicieron sectores democráticos sobre el abuso en la utilización de los recursos del Estado con fines políticos, cómo se vaciaron las arcas del país durante las campañas electorales del año 2012 (7 octubre y 16 diciembre) para la “consolidación del poder político”, reconociendo que el triunfo se consiguió “con un gran sacrificio y con un esfuerzo económico  y financiero que llevó el acceso y uso de los recursos a niveles extremos”.

Es de destacar que en estas explicaciones de la crisis actual no aparece la tan cacareada guerra económica atribuida por el Presidente y su equipo a factores de oposición. El más izquierdista de los hombres de gobierno (hasta este 18 de junio) no ubica la raíz de los males del país en los sectores desestabilizadores de la derecha, sino, por el contrario, dentro de la estructura política de los gobernantes de izquierda, en sus desaciertos políticos y económicos.

No puede calificarse este documento como una autocrítica de Giordani, pues no se admite corresponsable del desastre económico del país, habiendo sido factor de poder fundamental en la conducción de esta área del gobierno durante quince años, pero evidentemente, sí es la demostración de que el fracaso del modelo es de origen absolutamente endógeno. Bien calificó Maduro a Giordani como “el cronista del fracaso”.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529