Visión Global

“El drama del PSUV” por Román Ibarra

“El drama del PSUV” por Román Ibarra


Román Ibarra/@romanibarra.

Marchas y contramarchas, todas inconexas y torpes son los actos que se realizan a diario desde el PSUV, y su gobierno encabezado por Maduro, y a veces por Padrino, según convenga a los nervios, el miedo, los negocios, y órdenes que se imparten desde Cuba.
Lo cierto es que el partido de gobierno desde el 6D-2015, día de las elecciones parlamentarias que perdieron de manera aplastante con los 2/3 obtenidos por la MUD, no hace sino embestir cuál toro herido contra todo lo que pase frente a sus ojos.
Desde la designación de los magistrados Chimbo-Express el 23 de diciembre luego de su derrota, han apoyado una serie de conductas –todas reñidas con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela- para demostrar que en su espíritu sólo existe el deseo de instaurar una dictadura feroz y brutal en suelo venezolano, a contravía de la civilización que el mundo reclama.
Antes de las parlamentarias defenestraron a los disidentes internos de la estructura del partido, y hoy les impiden en el CNE legalizarse como organización independiente; ordenan todos los días a Tibisay y Cia una nueva malandrería contra la MUD, a objeto de demorar procesos que están marcados en la Constitución y en su propio reglamento interno, esto es, violan abierta y sistemáticamente el ordenamiento jurídico, pero no pasa nada, pues, disponen del aparato judicial del estado –secuestrado y al servicio de Miraflores- para amedrentar, hostigar, y humillar a la alternativa democrática representada en la MUD, y a cualquiera que intente contrariar sus designios.
El deterioro sigue, y avanza a pasos agigantados el desprecio que sentimos los venezolanos por esas conductas, no obstante seguimos auspiciando salidas democráticas como el referéndum revocatorio, y la elección de los gobernadores.
Por ese camino, lejos de controlar el poder, se están negando la posibilidad de trascender como partido dentro del sistema político venezolano. La obstrucción de procesos, que en cualquier otro país serían naturales y fuente de gobernabilidad y renovación, aquí se convierte en manos del PSUV en una práctica tortuosa, por la voluntad hegemónica de unos comunistas atrasados mentales que sólo pueden existir en medio del totalitarismo. Sin embargo, son muchos los militantes y dirigentes de ese partido quienes sienten que la vida no se acaba con una derrota electoral, y por el contrario puede servirles de reflexión para coexistir en un sistema democrático, y para revisar la multiplicidad de errores cometidos en aras de su propia supervivencia.
El mundo entero nos pide diálogo para darle gobernabilidad al país, y la cúpula que gobierna al PSUV cierra el camino, aumentando la presión social, económica y política. Es bueno advertirles otra vez, que a ellos como organización es a quienes más conviene el diálogo para que puedan trascender en el tiempo, pero desde luego ese diálogo no puede ser solo con sus panas: Zapatero, Fernández, y Torrijos; es necesario ampliar esa mediación hacia sectores respetables y creíbles como la iglesia católica, quién ha manifestado su voluntad de participar si se les invita formalmente.
Entiendan que dialogar y negociar términos amables de coexistencia pacífica nos conviene a todos, y no nos impone renunciar a ningún principio. Este es un consejo útil, incluso para quienes piensan desde la oposición que no hay nada que negociar. Pactar gobierno y oposición los mecanismos de la celebración del RR; elección de gobernadores; libertad de los presos políticos; comisión plural de la verdad; aliviar las penurias económicas, y la convivencia pacífica para alcanzar la reconciliación a través de la justicia independiente, y autónoma son necesarios. Piensen!

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529