Visión Global

“El infierno para Fidel” por Román Ibarra

“El infierno para Fidel” por  Román Ibarra


  Román Ibarra/@romanibarra.

 

Con la muerte de Fidel castro, los demócratas del mundo nos sentimos llenos de regocijo, no porque le deseemos la muerte a nadie, sino porque en mi caso particular, aunque soy católico, no puedo desearle nada bueno a quien martirizó, y esclavizó a la sociedad cubana y decretó la muerte civil de por lo menos cinco generaciones.

Es tanta la molestia que desde siempre me ha generado ese sátrapa cubano, que recordando la canción popularizada por la magistral Celia Cruz, provoca cantar con fuerza el coro que dice: ¡Que le den candela, que le den castigo! En efecto, castigo y el recuerdo más cruel por parte de la sociedad democrática mundial, para que no quede dudas acerca de que Fidel Castro fue el más grande asesino, y perverso ser humano nacido en Cuba.

Tan perverso y ruin fue ese cretino, que precisamente a la negra Celia Cruz, admirada por el mundo entero gracias a su música, le negó la posibilidad de ir a Cuba para enterrar el cadáver de su madre, así como a tantos otros cubanos de bien.

Se burló de sus compatriotas, y del mundo entero al ofrecer una sociedad nueva, y democrática para su país, y prometió una revolución ¨tan cubana como la palma¨! Farsante, y mentiroso a más no poder. En su odio por los Estados Unidos, se hizo aliado de las fuerzas más oscuras del planeta, como la Unión Soviética de entonces, y embarcó al mundo en la polarización de la guerra fría que tantas tensiones y dificultades trajo.

Aquí en Venezuela despertó pasiones entre la juventud, y en otros no tan jóvenes que no cejaban en el empeño de destruir la incipiente democracia dirigida por el más grande político de Latinoamérica, Don Rómulo Betancourt, y hasta pretendió conseguir de nuestro gobierno millones de dólares para combatir al ¨Imperio Norteamericano¨, y desde luego el Presidente Betancourt lo mandó muy largo al carajo; no obstante nunca perdió el malsano deseo de ponerle la mano a nuestro país, y nuestro petróleo para financiar sus fechorías y su bolsillo personal. Fue un gran corrupto y criminal.

Muchos años después, logró alcanzar su cometido cuando engatusó al criminal, y cobarde de Hugo Chávez, quien le sirvió en bandeja de plata nuestro país para que lo colonizara como en efecto ocurre hoy. Dos criminales en acción. Fidel, ambicioso sin medida, llegó a meterse en un bolsillo al infeliz y megalómano de Chávez hasta convertirlo en su sirviente, y en un émulo miserable que juraba que a la muerte de Fidel, se convertiría en el nuevo gladiador de la lucha antiimperialista. Mil veces imbécil Chávez que creyó los cuentos del farsante de Fidel, y le entregó toda la riqueza de nuestro país hasta convertirlo en la ruina que hoy somos como sociedad. Pasamos de ser el país con la mayor potencialidad material, y económica de América Latina, a convertirnos en un país igualado a lo peor y más pobre de África, o Haití.

Venezuela tiene el peor desempeño económico del mundo, la más alta inflación, inseguridad galopante, y hasta la muerte rondándonos en cada esquina para destruir por completo nuestra calidad de vida. Y por si fuera poco, el gobierno venezolano además de ruinoso, corrupto y criminal, también niega el ejercicio de derechos constitucionales como el de elegir libremente para hallar una salida pacífica a nuestra crisis. Seguiremos luchando, pero debemos alegrarnos con la muerte del asesino de Fidel, y deplorar la hipocresía de unos cuantos políticos. ¡Que le den candela, que le den castigo!

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529