Visión Global

El lugar común “Definir rumbos” por Simón García

El lugar común “Definir rumbos” por  Simón García


                                                                Simón García / @garciasim.

          Este espacio, como lo indica su antetítulo, está escrito con elementos que son sabidos por todos. El término se aplica a afirmaciones que circulan como verdades comunes que no necesitan prueba ni explicación.

          Pero de vez en cuando es conveniente recurrir a una redundancia pedagógica para verificar que ciertamente nos movemos entre lugares comunes. Uno de ellos establece que la oposición está dividida, que para reencontrarse se necesita conocer lo que los separa, que hay que determinar por qué esas diferencias pesan más que las coincidencias y la más común de todas las afirmaciones: sin la unidad estamos perdidos.

          Pero esa conclusión, que viene rodando año tras año, no genera las condiciones para aproximar las posiciones y pasar de la unidad declarada a la unidad eficaz, especialmente para que los partidos puedan orientar a la sociedad y ayudar a elevar la calidad de las luchas por los cambios. Una misión que obviamente se potenciaría si los partidos actúan unidos.

          Si todas las fuerzas persiguen el mismo objetivo luce razonable que sumen esfuerzos para alcanzarlo. Así que hay que preguntarse si lograr un cambio del modelo económico e institucional, lo que en nuestro caso sólo parece ser posible cambiando al actual presidente, es la meta común a toda la oposición.

          En caso afirmativo, hay que acordarse sobre cómo efectuar ese cambio. En tiempos normales, la sustitución de un presidente ocurre finalizado su mandato constitucional mediante elecciones. Y aquí comienzan las complicaciones, porque las encuestas y las evidencias cotidianas indican que existe una mayoría, incluyendo seguidores oficialistas, que están en contra de las políticas adoptadas por el Presidente y reprueban su gestión.

          También es verdad que no estamos viviendo tiempos de normalidad. En pocos días se precipitaron una lluvia de malos acontecimientos: el secuestro del Alcalde Ledezma por una acusación fabricada; la muerte de un liceísta en San Cristobal; el cierre de la edición diaria de Tal Cual; el hostigamiento violento a sedes y dirigentes de la oposición; el descontrolado aumento de los precios; la detención de jóvenes y las agresiones policiales contra la población y los estudiantes contraviniendo sistemáticamente los derechos humanos. Cualquiera de estos sucesos es suficiente para trastornar a una sociedad, como lo demuestra el impacto internacional de estas noticias y el inicio de una preocupación mundial por las actuaciones del gobierno venezolano.

          Pero aún así las fuerzas de oposición insisten en jalar hacia lados opuestos. Algunos de esos puntos de diferenciación no parecen tener sentido para el momento actual, como el de ser reticentes a las elecciones cuando está planteada una, dentro de los próximos diez meses, que si se gana contundentemente aceleraría la dinámica de los cambios y abriría nuevos escenarios y formas de lucha. Ninguna de las otras opciones son viables en el corto plazo y por tanto, extremarlas sólo conduciría a generar un efecto de división y a distraer nuestras fuerzas inútilmente.

          Es urgente poner fin a la ambivalencia de las posiciones unitarias. Los líderes y los partidos, que deben ser el eje de una estrategia alternativa, tienen que ponerse de acuerdo en las formas de lucha o si sus políticas son tan excluyentes, entonces asumirlo con claridad frente al país y pasar a considerar otro modo de relación más eficaz que dar vivas a la unidad y jugar a diferenciarse.

           Para cerrar parafraseo al insustituible filósofo Mario Moreno: o nos unimos o nos portamos como lo que somos.  No hay tiempo que perder.

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529