Visión Global

El lugar común: “El trapo rojo” por Simón García

El lugar común:  “El trapo rojo” por Simón García


                                                                                       Simón García / @garciasim. 

 La expresión trapo rojo se usa para referirse a un intento de desviar la atención pública de un tema principal a otro secundario. También se aplica a eventos que tienen una finalidad de provocación, buscando que los destinatarios respondan como espera y le conviene al que agita la muleta.

El liderazgo de la oposición acudió a esa frase para responder a la más reciente, entre las muy frecuentes, denuncia sobre golpes de Estado. Con una coincidencia que merecía mejor causa, todos se centraron en poner de bulto lo que el trapo rojo supuestamente escondía: la macrodevaluación, las colas, la crisis económica.

La vocería opositora se limitó a levantar la prioridad del tema económico y no alertó sobre el ataque brutal que se lanzaba contra la democracia. Se mantuvieron dentro de la fidelidad al lugar común de moda entre políticos: “es la economía, estúpido”.

Esa sobrestimación de lo económico empuja a olvidar que el  derecho al pan es inseparable del derecho a producirlo o escoger cual variedad de pan adquirir. Se debilita así una de las misiones de la política que es conectar el  estómago con el cerebro mediante ese hilillo espiritual que nos hace seres humanos y que solemos llamar libertad.

Ciertamente que en la denuncia de Maduro hubo propósitos de distracción, se le notaban las costuras a inducir desesperanza o radicalizaciones y descollaba su piquete perverso para dividir a la oposición con infamias que por razones profilácticas es preferible dejar de mencionar.

Pero, el verdadero objetivo era el más sencillo: acusar, sin pruebas, a la oposición de organizar un golpe de Estado y en base a esa falsa acusación llevar a prisión a Antonio Ledezma y a Julio Borges. Una nueva vuelta de tuerca para encallejonar a la sociedad hacia el miedo y la arbitrariedad totalitaria.

Afortunadamente, entre sorprendida y alarmada, la oposición expresada en la MUD logró reaccionar bien y abandonó el librito que manda a no salirse de lo económico. Leyó los hechos como cualquier mortal y denunció la salvaje detención del Alcalde Metropolitano como el inicio de un plan para ilegalizar a las fuerzas disidentes del régimen y comenzar a ponerle todas las dificultades concebibles a la normal realización de las elecciones parlamentarias.

El gobierno acudió al trapo rojo para estimular embistes a ciegas de la oposición y para iniciar otra ola de represión selectiva contra los líderes de la oposición y de intimidación a la población descontenta con su gestión.

La detención de Ledezma pone fin a la posibilidad de que desde el propio gobierno se contribuyera a conducir el país a una transición. Era la opción más deseable y aunque remota, no podía descartarse mientras existieran voces en el alto gobierno que llamaran a asumir los fracasos e introducir correcciones.  En cambio, la cúpula gubernamental decidió ratificar el mensaje de que  mantendrá el modelo en sus aspectos económicos y políticos.

Pero quedan aquellos sectores populares que aunque aún siguen al oficialismo están acompañando el rechazo general a las medidas económicas de Maduro. Ellos pueden llegar a refutar también las medidas represivas, especialmente si no son ahuyentadas con posturas repolarizantes por parte de la oposición.

Todavía quedan abiertos muchos caminos para lograr una transición plural, pacífica y constitucional en base a la unidad de los dos países que el plan  gubernamental logró separar artificialmente por años. Ahora hay que persistir en integrarse en una misma lucha con los seguidores oficialistas decepcionados para conformar juntos una nueva mayoría plural.

Ningún trapo rojo descarrilará la lucha por el cambio de su vía pacífica y electoral. La ruta del éxito nos exige combinar calle, organización, conciencia y votos. Mucha unidad entre los venezolanos y muchos votos.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529