Visión Global

El lugar común: “La patada contra el monje”, por Simón García

El lugar común: “La patada contra el monje”, por Simón García


 

Simón García / @garciasim

 

La salida de Giordani no va a generar un terremoto en el PSUV. No es una causa sino una de las muchas consecuencias que la erupción de los enfrentamientos por el control del coroto está produciendo. Un cruce de golpes que, como en las sombras chinas,se puede ver en su proyección sin estar necesariamente mirando los movimientos reales.

Es una patada emblemática.  Primero por el papel, guardián de la pureza del  modelo y de su correcta imposición, que desempeñabacomo  primer planificador.Giordani podía levantar el  banderín a los fuera de lugar porque representaba, así fuera con autoridad  prestada, la visión marxistaortodoxa. El hombre era el conector con la limpieza de sangre ideológica, lo cual le confería enorme influencia en las decisiones del gabinete económico.

La significación concreta de su salida no sorprende. Ratifica lo que parece ser una ley de las  revoluciones basadas o emparentadas con el marxismo: comienzan como el asalto al cielo y terminan como la bajada al infierno.Se vuelve a repetir la eterna historia de los revolucionarios engullidos por su revolución. Pero en la letra chiquita de su nombrada carta, Giordanideja en claro que este proceso entró en la fase de convertir en opositores hasta a sus propios partidarios.¿Síntoma terminal?

El monje pasará a ser un pretexto para aplastar a los críticos y para descalificar los descontentos que están creciendo dentro del PSUV  y en los sectores sociales que han sido la base de apoyo del proceso. Pero lo más importante será que, al achacarle todos los errores y fracasos asociados a la gestión gubernamental durante el último año, Giordani será usado para justificar el viraje económico que Maduro consideraba inevitable, pero que no se atrevía a dar. Ahora fabricaron un traidor, sin fuerza interna, al cual van a echar por la borda junto con ciertos aspectos del proyecto chavista original. ¿Se pondrá más rojo el descontento interno?

Giordani también servirá de mampara para seguir ocultando al gran responsable de la catástrofe. La experiencia venezolana, a diferencia de los procesos en Rusia, China, Cuba o Vietnam, no tiene épica y se inició a partir de una victoria electoral.  Chávez ignoró esta distinción por lo que el absoluto control del Estado y la estatización de la economía sólo condujeron a destruir el aparato productivo, restringir los derechos de los trabajadores y rodear tanto de privilegios como de impunidades a la alta burocracia y a la boliburguesía.

El fracaso de los delirios revolucionarios no tiene fondo. Tal vez ya al gobierno no le quede sino el recurso desesperado de cambiar el modelo para que lo fundamental siga igual: aprovecharse del usufructo del poder y luchar, por todos los medios posibles, para mantenerlo.  El sector pragmático del gobierno sabe que el modelo chino es un espejismo porque en la situación de Venezuela no se puede pensar en la liberalización de la economía a cambio de cerrar la sociedad mediante una acentuación del ejercicio autocrático del poder. Es una salida con plomo en el ala, aún si la aceptaran una parte gruesa de los empresarios.

Los fracasos también buscan el momento de pasan factura. La línea de contención de la fuga de apoyo gubernamental está en torno al 30% y  con fisuras que pueden desmoronar aún esa cifra.  Paradójicamente la aplicación del paquete rojo  pudiera  crear condiciones para mejorar hacia finales del año próximo la valoración del gobierno. Aun así es cuesta arriba que el gobierno evite que se aplique la máxima gramsciana que tanto invocaba Chávez: los quince años se niegan a morir y su alternativa tiene dificultades para nacer. El tic tac de los cambios va en aumento.

La crisis que estamos viviendo no es una contingencia marginal. La necesidad de ponerle fin al empeoramiento de la situación ha pasado a ser un anhelo de toda la población. Ya no es un tema para clasificar a partidarios del gobierno o de la oposición.Es un objetivo de sobrevivencia de país.

La masa está en el punto para moldear otro proyecto nacional. La gran pregunta es si las fuerzas de oposición van a operar como aceleradores de una nueva conciencia democrática y progresista, si sabrán dar los pasos para construir una hegemonía inclusiva.  ¿Podrán?

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529