Visión Global

“El lugar común: Lucha, unidad y diálogo”, por Simón García

“El lugar común:  Lucha, unidad y diálogo”, por Simón García


 

Simón García / @garciasim

            Los logros obtenidos por las protestas han alejado el riesgo de división en la oposición.  Las urgencias de la lucha real han impedido los acuchillamientos por liderazgo. También la represión ha unificado  a quienes expresan su desacuerdo con el modelo totalitario que se nos quiere imponer mediante las bayonetas.

            La lucha ha desnudado el origen de la violencia. El gobierno tuvo que apelar la Fuerza Armada como ejecutora directa del modelo cubano de autocracia estatista, soltar a las bandas armadas parapoliciales y elevar su arbitrariedad para contener el derecho a pensar y opinar distinto. No ha podido empatar o confundir en el punto decisivo de quienes son los victimarios, como si pudo hacerlo en abril del 2002.

            En contra de su misión y de la práctica universal, el gobierno se niega a considerar las  legítimas demandas de las protestas. Se obsesiona en exigir acatamiento absoluto a su  intención de suplantar las leyes de la república por sus proyectos partidistas. Se aferra a una noción de éxito medida en desmantelar la democracia, acabar con la propiedad y reducir el Estado de derecho a una apariencia.

            Los estudiantes, que ya han aportado una dolorosa cuota de héroes cívicos, simbolizan la aspiración de la sociedad a vivir un futuro distinto al deplorable escenario actual.  No levantan una frontera oposición/gobierno sino que piden estudiar en espacios protegidos de la inseguridad, un mejor presupuesto para la educación y garantías para ejercer, libre y  pacíficamente, el derecho a la protesta, a la información o elecciones transparentes.

            En mes y medio de lucha los estudiantes, apoyado por sectores ciudadanos y la MUD, logró perforar la complicidad de la OEA, mostrar la naturaleza autoritaria de la cúpula gubernamental  y rebajado en 10 puntos la popularidad de Maduro. Ha abierto una esperanza concreta sobre la viabilidad de un gran movimiento social que pueda frenar el paquete económico del gobierno con su secuela de desabastecimiento, inflación, pulverización del salario real y degradación de la vida pública.

            Ellos han sabido sostener la consistencia democrática de su rebeldía. Sus dirigentes han librado una lucha ejemplar en la que la firmeza no se ha desbordado en falsos radicalismos. Han opuesto ideas, ideales y causas a designios dictatoriales.

            Para conservar la eficacia de las luchas y continuarlas en mejores condiciones es imprescindible cuidar el requisito de la unidad. Es decir, el consenso parcial entre personas y sectores que en muchos aspectos piensan distinto, pero que comparten un conjunto de objetivos en esta fase de la lucha. Si luego tomen caminos distintos o se enderezan las diferencias está por verse. Lo verdadero es que este no es momento para divisiones.

            Hoy lo principal es sumar nuevos apoyos, incorporar a otros participantes desde sus propias demandas, ampliar la neutralidad benévola que han tenido las bases populares oficialistas y centrarse en lograr las exigencias que han formulado los estudiantes.

            Un pegamento insustituible consiste en mantener los desenlaces finales en el marco de lo establecido en nuestra Constitución Nacional. Otro pegamento es practicar entre nosotros la tolerancia que le exigimos al gobierno.

            No todos hemos tenido la misma actitud respecto al propósito del gobierno de estafar a la opinión internacional con una Conferencia  parapeto que le permita decir que aquí hay un diálogo mientras no quiere sentarse con los que son y arremete contra quienes protestan legítimamente.

            Al gobierno no le interesa el diálogo. Sus resultados lo obligarían a suspender temporalmente una parte de su plan. El diálogo ahoga al autoritarismo, la polarización le da oxígeno.

            El interés de las vanguardias alternativas es mejorar y extender las luchas, ofrecer su propia versión para sustituir la violencia oficialista por la argumentación. El diálogo abriría las comunicaciones entre las dos mitades contrapuestas de país. Sería un punto para el cambio.

Atras
  • Miguel Manrique

    En la última concentración no dejaron hablar a Capriles. Lo pitaron y abuchearon. Los lideres tachirenses condenaron a quienes se reunieran con UNASUR. Hay 4 centro de dirección estudiantil: 1(UCAB/SM/Metropo/), 2 (UCV, UC, LUZ, etc), 3 (Los gochos) y 4 (JPCUV). La MUD, cada quien por su lado..lo sabes mejor que yo.; y los ultra de la derecha, guarimberas, armada con su propio plan belicoso. ¿modelo totalitario?, en tiempos de Putin y Obama esto es un chiste. ¿modelo cubano?..ahora si es verdad que estas agipro. ¿demandas legitimas?..preguntale a Puchi..y a Roi, y a Lorenzo si hay avances o no en las “demandas legítimas. ¿acabar con la propiedad?..eso es un verdadero chiste..¿cual propiedad, la del Edo. sobre petroleo, gas, hierro, minas, etc.?. Bueno hermano no sigo…voy por el cuarto parrafo….

Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529