Visión Global

El Papa en Nápoles: “La corrupción apesta”

El Papa en Nápoles:   “La corrupción apesta”


Francisco condenó la corrupción, el desempleo y la explotación laboral durante su visita a Nápoles. Además, apeló a la lucha contra el mal y la injusticia y predicó la tolerancia con los migrantes.

El papa Francisco condenó hoy (21.03.2015) la corrupción, el desempleo y la explotación de los trabajadores durante su visita al barrio napolitano de Scampia, lugar que fue escenario de una sangrienta guerra entre clanes de la Camorra, la mafia local. “La corrupción apesta, una sociedad corrupta apesta, y un cristiano que deja que la corrupción se quede con lo mejor de él, apesta”, afirmó Francisco.

“Scampia es un barrio de Nápoles repleto de problemas, pero también rico en recursos”, explicó al papa el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles. El papa argentino inició su visita de un día a Nápoles, en el sur de Italia, en un santuario de la Pompeya moderna. Después se dirigió al barrio de Scampia, a donde llegó en el papamóvil, posó en “selfies” con adolescentes y se sentó en una silla rodeado de niños.

También contra la explotación laboral

Tras escuchar los mensajes de bienvenida, el pontífice subrayó la importancia de luchar contra el mal y la injusticia económica y predicó la tolerancia con los migrantes. “Cuando uno no se gana la vida, pierde la dignidad”, afirmó, recordando que en Italia el desempleo juvenil supera el 40 por ciento. “Es la tragedia de nuestro tiempo, no podemos quedarnos callados”, insistió. Francisco arremetió además contra los trabajos mal pagados y no regulados: “Eso se llama esclavitud, eso se llama explotación, eso no es humano, no es cristiano”.

El Papa continuó después hacia la plaza del Plebiscito, en el centro de Nápoles, para celebrar una misa. “Queridos napolitanos ¡no se dejen robar la esperanza! No cedan a las lisonjas de ganancias fáciles o rentas deshonestas”, pidió allí a los presentes. Reaccionen con firmeza a las organizaciones que explotan y corrompen a los jóvenes, a los pobres y a los débiles, con el cínico comercio de la droga y otros crímenes. ¡Que la corrupción y la delincuencia no desfiguren el rostro de esta bella ciudad!”, reclamó el pontífice.

Por la tarde, Francisco tiene previsto visitar la prisión Poggioreale, donde comerá con 90 reclusos, entre ellos algunos homosexuales, transgénero e infectados con el VIH. También rendirá homenaje a la reliquia de San Jenaro, y se reunirá con religiosos, jóvenes y enfermos.

MS (dpa/efe)

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529