Visión Global

El Papa invita a China, Vietnam y Corea del Norte a dialogar con el Vaticano

El Papa invita a China, Vietnam y Corea del Norte a dialogar con el Vaticano


La Iglesia de Asia tiene que ser «versátil y creativa» pues el cristianismo «no crece por proselitismo sino por atracción»

.

En un nuevo esfuerzo por mejorar las relaciones, el Papa Francisco invitó informalmente a China, Vietnam y Corea del Norte a «promover un diálogo con el Vaticano que beneficiará a todos». Durante un encuentro con todos los obispos de Asia, el Santo Padre les propuso adoptar una actitud nueva de «diálogo fraterno» que pueda facilitar el entendimiento. Justo el día anterior, Pekín había hecho un comentario discretamente positivo para agradecer un gesto de buena voluntad del Papa.

El pasado jueves, al sobrevolar por primera vez China -que había negado ese permiso para el vuelo de Juan Pablo II a Seúl en 1989-, el Santo Padre envió un telegrama al presidente de la República Popular, Xi Jinping, en el que manifestaba «mis mejores deseos a Su Excelencia y a sus compatriotas, invocando las bendiciones divinas de paz y bienestar sobre la nación».

El sábado, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying, manifestaba en Pekín que «China ha sido siempre sincera en su deseo de mejorar las relaciones con el Vaticano, y ha realizado esfuerzos positivos para lograrlo».

La realidad no es así, sino más bien lo contrario. En 1951, después del triunfo en la guerra civil, el régimen comunista expulsó al nuncio apostólico e, inició una dura persecución de los cristianos que incluyo el arresto de todos los obispos, sacerdotes y líderes laicos. Una década más tarde, Pekín creó una «Iglesia patriótica» paralela controlada por las autoridades políticas. A partir de 1958, el gobierno ha nombrado obispos sin permiso del Papa en varias ocasiones.

Como requisito para la apertura de relaciones diplomáticas, Pekín exige desde hace 15 años que el Vaticano rompa las que todavía tiene con Taiwán y «deje de entrometerse en los asuntos internos de China», entre los cuales incluye el nombramiento de obispos.

Respecto a Taiwán, la Santa Sede repite desde el 2006 que la nunciatura en Taipei es, en realidad, la expulsada de Pekín en 1951, y que está dispuesta a regresar a esa ciudad en cualquier momento. El Vaticano abandonará Taipei cuando Pekín esté dispuesto a establecer relaciones diplomáticas, pero no antes para evitar que la dolorosa ruptura con Taiwán sea un sacrificio inútil. En todo caso, las palabras de la portavoz de Pekín suponen un gesto de apertura al cabo de muchos meses en que China ha dado sobre todo disgustos.

El Papa Francisco manifestó su interés en reabrir el diálogo durante un encuentro con todos los obispos de Asia en el santuario de Haemi, donde clausurará por la tarde la Jornada Asiática de la Juventud. En su discurso a los prelados, el Papa manifestó que «en un espíritu de apertura, espero firmemente que los países de vuestro continente con los cuales la Santa Sede no tiene todavía una relación plena no dudarán en promover un diálogo que beneficie a todos».

El Santo Padre no mencionó los nombres, pero están ante los ojos de todos. En primer lugar y con mucha más importancia, la República Popular China. Después Vietnam, con quien mantiene un buen diálogo y, finalmente, Corea del Norte, llamada a ser la gran ausente en la «misa por la reconciliación» que el Papa celebrará el lunes en la catedral de Seúl.

En su encuentro con los obispos, el Papa les había insistido en que la Iglesia de Asia tiene que ser «versátil y creativa» pues el cristianismo «no crece por proselitismo sino por atracción».

Después de leer el párrafo sobre los países sin relaciones diplomáticas, Francisco glosó al margen del texto escrito el significado de su firme esperanza en «un dialogo que beneficie a todos». Les dijo que «no me refiero solo al diálogo político sino al diálogo fraterno». El Papa pidió un cambio de actitud para dejar claro que, a diferencia de la época de intromisión agresiva de las potencias occidentales en Asia, «los cristiano no vienen como conquistadores, no vienen a quitarnos la propia identidad. Vienen a caminar con nosotros. Caminar juntos, esto es lo esencial».

Sus palabras eran un llamamiento a probar de nuevo el camino de la humildad y la mansedumbre, confiando en que esa actitud de buena voluntad deje de caer en saco roto.

.

ABC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529