Visión Global

El vía crucis de consumidores y comerciantes en Venezuela: Escasez de billetes, colapso en los puntos de venta y el Sundde

El vía crucis de consumidores y comerciantes en Venezuela: Escasez de billetes, colapso en los puntos de venta y el Sundde


La falta de billetes, retraso en los puntos de venta y la aplicación de la rebaja de 30% ordenada por el gobierno han coincidido para complicarle la vida tanto a quienes tratan de adquirir alimentos u otras mercancías como a quienes intentan venderla, tal como constato el equipo de Prensa Unidad Venezuela durante un recorrido realizado este martes en el bulevar de Sabana Grande.

Las colas fuera de los locales visitados por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) no se hicieron esperar, lo para algunos analistas es un fiel reflejo de lo ocurrido con el llamado Dakazo, que trajo como consecuencia que la escasez y la inflación aumentaran así como el cierre definitivo de muchos comercios.

Ana Molina, encargada de una tienda de ropa de niños, comentó al equipo de Prensa Unidad Venezuela que los funcionarios del Sundde siguen los instrucciones precisas del presidente Nicolás Maduro y, sin pedir factura para conocer cuánto les costó la mercancía, ordenan rebajarle 30%. “Estés bien con tu factura o no estés bien. No toman en cuenta el costo del local más la mercancía que todos los días sube, y no es porque se haya comprado con el dólar viejo, no, igualmente cuando vayas a comprar, no vas a poder porque no te alcanza, no tienes ganancias”, dijo.

En relación con las ventas diarias, explicó que les ha costado bastante, porque no hay efectivo y el punto de venta tarda muchísimo. “La gente se cansa, se nos va, no compra y a la larga no haces la venta”.

Agregó que ha perdido muchas ventas tanto por la falta de efectivo como por la lentitud del punto de ventas. “Estamos prácticamente, en este momento, de manos atadas, y los fines de semana es peor para los puntos”, aseguró.

Otro comerciante, que prefirió no identificarse, aseguró que la medida del Sundde es arbitraria, porque no están viendo los costos de la mercancía. Sin contar el pago del local, los empleados y condominio. “Fuera de eso los productos que están llegando al país son muy pocos. Yo no tengo mercancía y los impuestos son muy altos”, dijo, agregando que tal vez al público le resulte bien la medida del gobierno, pero no para quien debe comprar la mercancía porque el dinero no le alcanza.

Agregó que hay personas que están revendiendo la mercancía, que esperan dos o tres días para revenderla más cara. “Eso también forma parte del bachaqueo. Como no hay, como hay mucha demanda y poca producción, allí se afecta a la economía, por eso salen los bachaqueros con la comida, con los productos, con la ropa, con el calzado… Si tuviéramos producción, si hubiera de todo, pero como hay mucha demanda y no tenemos nada, lo poquito que hay se lo quieren quitar”, se lamentó.

Mientras Carmen Luisa, a pesar de que estaba en la cola para comprar en uno de los negocios obligados a rebajar 30% a su mercancía, afirmó que no estaba conforme con esa decisión del gobierno. “No estoy de acuerdo porque yo me pongo en el lugar de los propietarios, de la gente que con su trabajo, con su esfuerzo ha logrado poner una pequeña empresa y que venga el gobierno a ponerle precio a  lo mío, a  mi inversión, no me parece”, precisó.

Para Wilfredo, esa acción es “puro montaje”, puesto que a su juicio, el precio que exhiben los productos ahora es igual al que tenían hace algunos días. “Quedaron igual como que si no le se les aplicó nada, la gente entra y sale y  no compra nada.  Es como si le hubieran aumentado 30% y se lo bajen y queda igual como lo tenían la semana pasada”, ratificó.

Devaluación directa

Por su parte, Jorge Álvarez, al referirse al nuevo cono monetario, consideró que “el gobierno está aprovechando que hay una coyuntura generada por agentes desconocidos que podría ser el mismo gobierno de una falta de liquidez, de falta de billetes en la calle para meternos una devaluación directa”.

Insistió en que la emisión de billetes de alta denominación significa una devaluación, porque pasar de un billete de 100  hasta uno de 20 mil, evidentemente representa eso.

“Va a afectar aún más las situación precaria que tenemos los trabajadores. Hay trabajadores que ni siquiera van a tener acceso a un billete de 20 mil, porque si el salario mínimo es de 27 mil bolívares no le van a dar un  billete de 20 mil. En mi caso si son de 20 mil serían dos billetes todo un mes, y una quincena no me llegaría a uno de 20 mil”, reflexionó.

De igual manera, cree que con la entrada al mercado de esos billetes se va a evidenciar más el poco poder adquisitivo que tiene la población venezolana, “porque no vamos a tener acceso a los billetes grandes y esos billetes van a quedar supeditados a las personas con mayor ingreso, a las personas con gran poder adquisitivo”.

Eliegny Benítez, quien vende frutas, aspira que con los nuevos billetes “se abran más las ventas”. Considera que hoy por hoy si no se tiene un punto de venta, es muy difícil salir de la mercancía. “Si no hay punto las ventas se caen, no vendemos nada, es muy útil el punto.  Si no la trabajamos rápido al siguiente día ya no la podemos vender, no es como la ropa que la puedes guardar, tienes que salir rápido de ella”, dijo.

A su juicio es muy poco efectivo lo que están dando los cajeros. “Diez mil bolívares se te van en un cartón de huevos y un kilo de cambur, la plata ya no alcanza. Esperemos que se solucione, porque ahorita para cargar 10 mil son como muchos billetes, esperemos que cuando salga el billete de 5 mil, se abran las ventas”, manifestó.

Para Wilson Gutiérrez la eliminación de los tres ceros de la moneda que se hizo en 2008 y la decisión actual de sacar un nuevo cono monetario tienen como principal diferencia que en aquella oportunidad “la inflación no estaba tan galopante como ahora”.

Además recordó que en 2008 se hizo una campaña para que los venezolanos estuvieron al tanto del cambio, en esta oportunidad no ocurrió. “No hay una campaña de concientización, y la inflación está galopante, los entendidos dicen que está sobre los 700, indudablemente que nosotros lo vemos bastante delicado”, expresó.

En su opinión, lo único positivo del nuevo cono monetario es que ahora los billetes van a caber en la cartera. “Ahorita tienes que meter más de 200 billetes o de 50 que no caben en la cartera, eso es lo único que vas a ver como saludable, porque vas poder meter tus billeticos en la cartera, pero a nivel de poder adquisitivo con una inflación tan galopante yo lo único que percibo es que hay una inflación altísima que nos vas a comer y  los únicos que vamos a pagar esta inflación son los trabajadores”, enfatizó.

Otra de las consultadas por el equipo de Prensa Unidad Venezuela fue Neri Chavier, quien se encuentra desempleada, y para quien la situación es “demasiado fuerte”.  “En cierto modo se ve bien porque uno no va a cargar tanto dinero encima, pero de verdad el sueldo va a bajar, no me va a costear mis necesidades. Soy extrabajadora, gracias a Dios, me defiendo con la pensión que me dejó mi difunto esposo, pero igualito lo voy a ver bastante fuerte”, expresó.

Prensa Unidad con edición de Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529