Visión Global

El viacrucis del venezolano en la compra de alimentos

El viacrucis del venezolano en la compra de alimentos


Salir a hacer la compra en un supermercado venezolano no es tarea fácil. De este a oeste en la capital, Caracas, desde tempranas horas en la madrugada se observan filas de hombres, mujeres, niños y ancianos para adquirir alimentos. Las colas se hacen cada día más interminables. Ahora también, en algunos barrios, se añade la concentración de gente esperando las bolsas de alimentos subsidiados, distribuidas por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) que según el presidente Maduro buscan acabar con la «guerra económica». Sin embargo, las protestas y disturbios generados en las últimas semanas como consecuencia de la escasez son el reflejo de que este nuevo plan no ha dado los resultados esperados.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social en Venezuela (OVCS) registró en mayo de 2016 al menos 641 protestas. O lo que es lo mismo, 21 protestas cada día en todo el país. El informe de esta ONG señala que las revueltas por la escasez de alimentos aumentaron un 320% en comparación con mayo de 2015.

En la República Bolivariana conseguir arroz, azúcar, pasta, jabón de baño, desodorante, papel higiénico o toallas sanitarias a precios regulados o legales, es como que te toque el primer premio de la lotería. Nadie entiende por qué escasean todos los productos en las cadenas de alimentación. Esos productos son accesibles en el mercado negro, que los vende con sobreprecio ante la mirada de las autoridades sin que nada les ocurra a los especuladores. La escasez de alimentos y los altos precios ha nobligado a muchas familias a reducir el número de comidas. En las largas filas los rostros y cuerpos de la gente denotan un país con hambre. La gran mayoría de los ciudadanos aguantan horas de cola junto a los supermercados buscando productos regulados porque el sueldo no les alcanza.

wpid-1440143253

La medición de los últimos 12 meses hecha por el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores Cenda revela que «entre junio de 2015 y junio de 2016 el precio de la cesta de la compra registró una subida anualizada del 624%». Durante el primer semestre de 2016 el aumento ha sido de 180,9%, asegura la ONG. Con estos valores, una familia requiere hoy casi 17 salarios mínimos para poder cubrir sus necesidades básicas. De acuerdo con el informe del FMI, seguirán los desequilibrios macroeconómicos de Venezuela y la inflación de 2016 se situará cerca en torno al 500%

Jorge Benezra/ABC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529