Visión Global

Emigrar no es lo mismo que viajar

Emigrar no es lo mismo que viajar


En las estadísticas migratorias no-oficiales se señala que cerca de 2 millones de venezolanos han emigrado de Venezuela. Una situación nunca antes vista.

De acuerdo a esas estimaciones, pudiera ser que cerca de un millón de venezolanos se hayan radicado en los Estados Unidos. El resto, se repartiría entre Colombia, España, Panamá, Canadá, Chile, Argentina, Ecuador, Portugal, Italia y hasta en lugares tan lejanos como Australia, donde según una empresa dedicada a los tramites de visados en ese país, hace siete años ya vivían más 15 mil venezolanos en una de las ciudades australianas más grandes.

La principal razón, por la cual emigran los venezolanos, son las mismas razones que signan la crisis de los que viven en Venezuela: costo de la vida, escasez e inseguridad. Lo que enmarcado en un contexto de crisis política –donde aparentemente no cambia nada- es origen de desesperanza y angustias que inducen al éxodo.

Más allá de lo exiliados por razones políticas -que son muy pocos en comparación con los que han debido migrar por estar su seguridad personal en peligro- es la motivación económica lo que ha llevado a emigrar a esos millones de venezolanos.

Consultamos a la asesora de finanzas personales Isabel Idárraga sobre este fenómeno de emigración. “Emigrar es diferente a un viaje de vacaciones”, afirmó.

“Emigrar como estudiante es una de las maneras más sencillas de abandonar tu terruño. Sin la preocupación inicial de contar con un empleo, tienes tiempo para conocer el entorno y el mercado laboral así como establecer conexiones que permitan ubicar ofertas profesionales, de ser posible, antes de culminar tus estudios”, señala la asesora.

Recomienda Idárraga, a los profesionales que desean emigrar, que antes de emigrar debe tener claro cuál es su perfil profesional; para lo cual es necesario “evaluar varios aspectos antes de abandonar su patria, empezando por la revisión de las herramientas internas con las que cuentan. Aquí surgen las primeras preguntas: ¿Qué sabes hacer?, ¿En qué tienes experiencia?, ¿Qué formación técnica tienes?”.

Asimismo, sugiere identificar sus características, las cuales pondrán a prueba cuando estés en tierras extrañas: “¿Cuál es tu capacidad de adaptación? ¿Cómo te sientes cuando las cosas no marchan de acuerdo a tu planificación?”.

Advierte cosas muy sencillas que pueden desanimar al emigrante. Tales como que “si no soportas el frío”, de debe pensar muy bien “antes de marcharte a Canadá”.

Otro factor significativo –explica- es “la fuerza interior”, la cual señala que “es fundamental para sobrellevar la nostalgia del terruño y persistir en hacerse un espacio en la nación elegida”.

Transitando el camino de dar respuesta a los recursos personales y profesionales, con que cuenta el emigrante, Isabel Idárraga afirma que surgen otras interrogantes, a las que hay que darle respuesta antes de tomar la decisión de partir.

“¿Qué buscas? ¿Cuál es tu objetivo? Esto va de la mano con la elección del país al cual quieres partir. Antes de decidir a donde ir, investiga, únete a grupos en redes sociales donde los inmigrantes cuentan sus experiencias. Conoce el mercado laboral, el marco legal y las costumbres”, advierte.

A pesar de todas estas recomendaciones, la asesora señaló que “nunca serán suficientes”, y que lo que “sí es seguro” es que, vaya donde vaya, “encontrará sorpresas (…) unas más agradables que otras y, para superarlas, su fortaleza interior es su mejor recurso”.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529