Visión Global

En 6,3 millones de espectadores ha disminuido la afluencia a las salas de cine con respecto al año anterior

En 6,3 millones de espectadores ha disminuido la afluencia a las salas de cine con respecto al año anterior


Entre enero y julio de este año los venezolanos han ido menos al cine. El aumento del precio de las entradas, así como la reducción de los horarios en centros comerciales por el ahorro energético están pasando factura. En siete meses las salas han perdido 6,3 millones de espectadores.

Los meses de abril, junio y julio son los que registran caídas de casi 50% en el número de asistentes a salas pertenecientes a circuitos privados como Cinex o Cines Unidos, según estadísticas que manejan exhibidores y distribuidores.

En agosto de 2015, por ejemplo, una entrada para ver Misión imposible: Nación secreta en una sala 2D podía costar 385 bolívares. Unos meses antes, en enero, para ver Grandes héroes en el Sambil Caracas había que desembolsar 105 bolívares.

Ahora, quienes quieran ir a ver Jason Bourne o Escuadrón suicidaen 2D tienen que pagar aproximadamente 1.900 bolívares. El precio varía de acuerdo con la ubicación de la sala.

En el estudio Imaginarios y Consumos Culturales, realizado por el Ministerio de Cultura el año pasado, 57% de los encuestados consideraba que el monto de las entradas era caro o muy caro.

Otro factor determinante fue el ahorro energético que entre febrero y julio obligó a reducir el horario de los centros comerciales, donde se encuentra la mayoría de los cines. Hubo lugares que de nueve funciones diarias pasaron a ofrecer tres o cuatro.

Ese contexto hizo que productoras y distribuidores pospusieran algunos estrenos, especialmente de películas venezolanas. Nadie quería correr el riesgo de un fracaso en taquilla, especialmente en un país donde aún existe predisposición a las producciones nacionales.

Según el estudio mencionado 34% no fue al cine a ver películas venezolanas, mientras que 31% solo asistió una o dos veces. Asimismo, 39% respondió que no le interesan los filmes hechos en el país.

Comparaciones. El año pasado la película más vista fue Intensamente, que desde su estreno el 19 de junio sumó 1,89 millones de espectadores. Le siguió Los minions, que llegó a la cartelera venezolana el 10 de julio y atrajo a 1,72 millones de asistentes. Ambas cintas comenzaron a proyectarse poco antes del período de vacaciones escolares.

En 2016, sin embargo, julio ha sido uno de los peores meses para exhibidores y distribuidores con una disminución de 45,62% de espectadores. En el mismo período de 2015 hubo 3,52 millones, mientras que hace un mes asistieron 1,91 millones.

En lo que va de año la película extranjera más vista en el país esZootopia, estrenada el 19 de febrero, con 1,01 millones de espectadores. La segunda es Buscando a Dory, que desde el 17 de junio ha llevado a salas a 934.023 asistentes. La cinta venezolana más vista en 2016 es Devuélveme la vida con 10.954. Hasta que la muerte nos separe fue la producción local más taquillera el año pasado con 154.461 entradas vendidas.

En 2015 hubo una leve caída en el número de personas en salas de cine, pues de 29,48 millones el año anterior bajó a 28,89 millones. La disminución fue mayor en el público de filmes venezolanos, pues de 4,41 millones de asistentes en 2014 pasó a 1,06 millones en el siguiente período.

El crítico y cineasta Carlos Caridad Montero señaló hace unos meses en Blogacine varias razones, entre ellas la ausencia de filmes como Papita, maní, tostón que convocaron a grandes masas a las salas, así como el estreno de numerosas producciones que no buscaban convertirse en blockbuster.

También recordó la coincidencia en cartelera de varios filmes nacionales, además de la crisis económica. “En 2015 el consumidor venezolano apostó por lo seguro, por tratar de sacarle el máximo rendimiento a su inversión en la salida al cine. ¿Y cómo se saca el máximo provecho? Escogiendo películas para toda la familia, en especial para los niños. Esto explica por qué 9 de las 10 películas más taquilleras del año pasado fueron cintas infantiles, juveniles o para toda la familia”, escribió.

Las consecuencias económicas de esta situación son preocupantes, especialmente para la producción nacional, que se beneficia en parte del dinero que ingresa a través de lo recaudado en taquilla. Tanto exhibidores, la televisión abierta y por suscripción, productores y otros entes nutren el Fondo de Promoción y Financiamiento del Cine, administrado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía.

Si bien en 2015 hubo más dinero para financiamientos, la cifra redundó en menos proyectos a los que se les asignaron recursos. En 2013 se destinaron 59,06 millones de bolívares para 59 propuestas. El año siguiente el monto fue de 98,73 millones de bolívares para 83. El año pasado se otorgaron 167,25 millones de bolívares para 56 proyectos, según datos del CNAC.

Las cifras de espectadores para este trabajo no incluyen la afluencia de personas a salas del Estado, como las pertenecientes a la Cinemateca Nacional o las que ha recuperado el Gobierno del Distrito Capital. Sin embargo, según la encuesta Imaginarios y Consumos Culturales, solo 12% de los encuestados fue a una institución pública a ver una película, mientras que 87% dijo que prefería las salas privadas.

El estudio se realizó entre agosto y septiembre de 2015. En total se hicieron 3.000 encuestas. La muestra se dividía en 50,4% mujeres y 49,6% hombres de las clases sociales A y B (3%), C (17%), D (40%) y E (40%). Las edades de los entrevistados era entre 15 y 29 años (35,8%), 30 y 49 años (37,7%) y mayores de 50 (26,25%).

Humberto Sánchez Amaya / El Nacional

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529