Visión Global

En agonía sobreviven los hidrantes de Caracas

En agonía sobreviven los hidrantes de Caracas


Para muchos son simples piezas de hierro en la vía, que una que otra vez han causado molestia mientras caminaban por la acera, pero para héroes de la patria como los Bomberos de Caracas, los hidrantes son un recurso esencial al momento de extinguir un incendio lo más rápido posible.

En riesgo viven todos los habitantes de Caracas, motivo a que la mayoría de los Hidrantes no están en su total funcionamiento o simplemente la presión de agua no es suficiente para el buen uso de los mismos, un problema que trasciende desde hace tiempo y que las autoridades del Municipio Libertador no se han tomado la molestia en solucionar.

 Unos sirven como depósitos de basura, muchos son simples asientos para los transeúntes, otros simplemente son hierro sobre asfalto pero lo cierto es que los hidrantes, al servir como alimentadores y abastecedores a las unidades contra incendios, son muy  necesarios en casos de emergencia, en las que sin la presencia de estos ayudantes, el trabajo que deben realizar los bomberos se duplica y triplica.

Tan solo un fosforo es necesario para causar un incendio y sin dispositivos como los hidrantes es imposible controlar rápidamente uno de estos, poniendo en peligro la vida de centenares de ciudadanos que sin conocer la situación, están sometidos diariamente a la violencia de un incendio inesperado que acabe con sus vidas o marque el resto de ella.

Y es que cuando el fuego ocurre en un lugar cerrado es imposible para los bomberos la utilización de espumas especiales como la AFFF o la fluoroproteica, por lo que la única solución es el agua, y sin hidrantes que la proporcionen, le es casi imposible a los funcionarios solucionar el problema.

El activista Jesús Zambrano habitante de la Parroquia San Pedro comenta como en esta comunidad del Municipio Libertador, la mayoría de los hidrantes que funcionan se encuentran únicamente en la UCV, asegurando “No estamos preparados, ni estamos listos, para una emergencia por fuego en nuestras calles, debido a que no hemos tenido apoyo de las autoridades respecto a esta preventiva d seguridad ciudadana”.

El repercutamiento es evidente puesto que sin hidrantes durante un incendio, los riesgos son elevados, debido a la falta de agua para el cese del fuego que en casos extremos podría estar acabando con la vida de los caraqueños, que por no tener algo tan sencillo como este utensilio de calle, podrían morir.

Maruja Recaredo, ama de casa, cuenta como los hidrantes de la comunidad de San Bernardino, en su mayoría, han sido derribados por autos, señalando “Es preocupante la situación porque a pesar de que uno los ve insignificante, representan una importante medida de precaución o mejor dicho solución ante incendios, y aquí en Caracas todos están abandonados, rotos en las calles o botando agua de gotica en gotica”.

“Los que funcionan están a punto de dejar de hacerlo, al no recibir ningún tipo de mantenimiento por parte de Hidrocapital” cerró.

Y es que casos de incendios en la capital hay todas las semanas, pero la verdadera incógnita es que tan preparados se encuentran los combatientes del fuego, que en la mayoría de los casos siempre deben hacer varios viajes durante un incendio, en la búsqueda del agua con el cual apagarlo.

Durante el año 2011 un millón de litros de un tanque de agua de un centro comercial en construcción (Ciudad Center) fue lo que evitó males mayores en el incendio que se desató en el edificio de la Revlon en Boleíta norte, pues los hidrantes de la zona no tenían la presión necesaria para llenar una cisterna de 30 mil litros en tres minutos.

El problema fue corregido por Hidrocapital casi dos horas después de haber comenzado el incendio, cuando los daños mayores se habían producido y ya habían explotado los tanques de alcohol y acetona y las bombonas de acetileno (se habló de 50 mil litros en total), pues en el lugar funcionaba un laboratorio químico de Revlon.

La falta de agua fue grave en las primeras horas porque ante la referida falta de presión en los hidrantes (se perdió tiempo valioso haciendo estas comprobaciones) se tuvo que recurrir a uno que está al lado del Setra de La California, a unas doce cuadras. Aparte del gigantesco depósito del centro comercial, también se utilizó mientras tanto agua de otros edificios de la zona, según fuentes del diario El Universal.

Fuentes bomberiles afirman que debido a la cantidad de urbanismos sin planificación que proliferan a Caracas, los hidrantes de agua presentan falta de presión, al estar en la misma línea de demanda de las aguas blancas de los conjuntos habitacionales de la ciudad.

En la Parroquia El Valle durante el mes de Junio se registró la explosión de una bombona de Gas en uno de los edificios ubicados en las cercanías de la estación del metro del Valle. Vecinos aseguran que durante lo ocurrido, los bomberos duraron casi cinco horas en apagar el fuego totalmente al no conseguir de donde obtener el agua para apagar el incendio puesto que los camiones eran relativamente pequeños y no cargaban mucha cantidad de líquido.

Finalmente el hecho arrojó un solo fallecido pero, la estructura sufrió  graves daños en los pisos 10, 11 y 12 que en su mayoría quedaron sumergidos en las llamas destructoras, que en aprovechamiento de la falta de hidrantes, hicieron de las suyas.

Un problema que en secreto, seguirá afectando a toda una ciudad que despreocupada, y ante la falta de atención de un Alcalde responsable, sigue en penurias e ignorancia ante los problemas que se esconden bajos las secuelas de la basura, la delincuencia y el tráfico.

Atras
  • rossella

    una muestra más de la lamentable desidia en la que se está hundiendo nuestra Venezuela

Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529