Visión Global

“En el Sebin aplican el ‘psicoterror’”

“En el Sebin aplican el ‘psicoterror’”


Tania Izaguirre, madre de Pablo Estrada, uno de los detenidos en la sede del Sebin en El Helicoide, dice que a los presos se les amenaza con trasladarlos a “La Tumba” y tampoco reciben la luz del sol regularmente. “Pablo está demasiado flaco, ha perdido más de 20 kilos allí. Está muy pálido, delicado”.

Tania Izaguirre, madre del ingeniero de sonido Pablo Estrada, detenido en el Sebin de El Helicoide desde el pasado mes de julio del año 2014, por supuestamente participar en una manifestación en Las Mercedes, acudió muy angustiada a “La Razón” para exigir que el gobierno interceda en el caso de su hijo, quien según afirma presenta serios problemas de salud.

— Mi hijo Pablo es asmático, tuvo problemas de tuberculosis y actualmente tiene dos vertebras fracturadas, producto de sus problemas pulmonares. Actualmente está muy pálido, no lleva nunca sol en esa cárcel y ha perdido 20 kilos de masa muscular, señaló la afligida madre. Es también asmático.

“Mi hijo no puede estar metido en esa cárcel, está muy mal de su salud”

¿Cuál es la situación de su hijo Pablo Estrada?

— Mi hijo está preso desde el 21 de julio en el Sebin de El Helicoide y luego fue presentado en tribunales el día 23 de julio del año pasado. Mi hijo Pablo tiene 37 años y es ingeniero de sonido, es padre de familia, tiene un bebé de dos años. Lo detuvieron por pensar diferente. En este país al gobierno eso le molesta mucho. Yo presumo que fue por eso, porque mi hijo no estaba manifestando, él se encontraba en el puente de Las Mercedes.

Izaguirre dice que a su hijo lo metieron preso por pensar diferente
Izaguirre dice que a su hijo lo metieron preso por pensar diferente

¿Cómo se encuentra el caso? ¿Qué cargos le quieren imputar?

— Estamos esperando aún la apertura del juicio, porque es insólito, nos dicen que no hay juez desde enero. Le quieren imputar agavillamiento y obstaculizar vías públicas.

¿Le han suspendido las audiencias? ¿Quién lo asiste legalmente?

— Efectivamente, ahora tiene una nueva audiencia. Yo espero que esa audiencia se dé, porque mi hijo no puede estar metido en esa cárcel, está muy mal de su salud. Lo está asistiendo el doctor José Vicente Haro.

“MI HIJO SUFRIÓ TUBERCULOSIS”

¿Qué enfermedades está presentando Pablo Estrada?

— Pablo tiene fuertes dolores intercostales, tiene dos vertebras fracturadas y tiene problemas serios en su columna vertebral. Tiene mucho dolor en el pecho, sus pulmones no le están funcionando muy bien. A él le mandaron unos remedios para los huesos, pero eso le ocasionó una grave gastritis. Pero lo tiene que ver un especialista. Lo que sucede es que a Pablo se le alojaron en la columna dos bacterias, que fueron tan fuertes que le fracturaron las vertebras.

“Pablo está muy pálido, porque no es sacado al sol”

¿Esa infección está en su columna desde cuando?

— Desde hace dos años sufrió tuberculosis pulmonar, esto se le fue agravando, a tal punto que estuvo un tiempo inválido y estuvo hospitalizado en el Pérez Carreño, allí permaneció dos meses. Poco a poco se recuperó con un drenaje. Mi hijo estuvo mal, no dormía. Cuando salió del hospital tenía que ir semanalmente para su tratamiento en la Sanidad para la tuberculosis. Ya lo había terminado, pero hasta ahora no ha sido asistido más allí, eso lo tenía que hacer por lo menos una vez a la semana durante un año. Pablo está en la etapa de visitas médicas y previos exámenes, pero hasta ahora el Sebin no autoriza esto. Él necesita medicamentos especiales y hasta el momento no los tiene.

¿Lo que está presentando su hijo es secuela de la tuberculosis?

— No me atrevería a asegurar eso, pero mi hijo está mal de salud. Lo que sí sé es que la enfermedad puede reincidir, ese es el miedo que tenemos sus familiares.

¿Cómo lo encuentra en las visitas en el Sebin?

— Pablo está demasiado flaco, ha perdido más de 20 kilos allí. Está muy pálido, porque no es sacado al sol. Está delicado. Ante mí no se queja, aunque dice que tiene grandes dolores en la columna en las noches.

¿Cuál es el llamado que le hace a las autoridades competentes con este caso?

— Que lo trasladen a un centro hospitalario. Mi hijo debe ser examinado urgentemente. Quiero saber en qué estado de salud está mi hijo. Solamente en el Sebin le tomaron una muestra de sangre y hasta ahora ni siquiera hemos podido ver los resultados. Uno pregunta y allí nadie contesta. ¿Por qué no lo ve un especialista y no lo trasladan a un sitio médico? Estoy muy preocupada, todo esto me tiene muy afectada.

ANGUSTIA Y DEPRESIÓN

¿Cómo ha sido el trato en el Sebin?

— Les aplican el “psicoterror”. Los amenazan muy fuerte, no solo a él, sino a los demás muchachos: que si los van a llevar a “La Tumba”, que si van a una celda común. Estos muchachos viven en estrés constante y eso los enferma más, eso está comprobado. Todos allí están angustiados, deprimidos, muy preocupados. Mi hijo sufre también depresión, sus defensas están bajas. Nunca lleva sol. Si usted lo ve, está trasparente totalmente.

¿Cómo es la alimentación allí?

— Mala. La alimentación que tienen es deficiente. Tengo entendido que la cocina está dañada. De desayuno les dan un simple cachito. Eso no es comida. Mi hijo necesita una mejor alimentación, está demasiado flaco.

“Él necesita medicamentos especiales y hasta el momento no los tiene”

¿No le permiten llevarle la comida?

— No los dejan pasar. Yo le llevo comida solamente en las visita de los miércoles y sábados, le llevo algunas cosas que no se dañan. Estos muchachos solamente tienen una cava con hielo, de manera que no les dura mucho lo que uno lleva.

¿Le están violando los derechos humanos a los allí detenidos?

— Por supuesto. Estoy muy mortificada porque a mi hijo no lo ve un médico, porque no tiene su tratamiento. Me preocupa su alimentación, cómo duerme allí. Hago un llamado para que esta gente no sea tan indolente. ¿Qué les cuesta llevarlo a un médico, por Dios?

pablo-estrada-sebin
Pablo Estrada está preso en el Sebin desde julio de 2014. Tiene 37 años y es ingeniero de sonido.

¿Con cuántos muchachos está allí?

— Anteriormente eran once, ahora hay más.

¿Y a Ud. como la tratan?

— A mí no me tratan mal, son indiferentes conmigo. A veces las requisas son fuertes, otras no.

¿No piensa llevar su caso a denuncias internacionales?

— Todavía no. Espero que alguien se conduela de su caso.

¿Su hijo no le ha asegurado si lo presionan para delatar a otros?

— No me dicho nada de eso. Creo que no.

¿Cómo le cambió su vida con la detención de su hijo?

— Mi vida cambió totalmente, casi no duermo, vivo angustiada por esto. Yo presento una artritis reumatoide, soy depresiva, no estoy nada bien. Mi vida está ahora mala por esta terrible situación.

.

La Razón

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529