Visión Global

En la Venezuela de las dificultades los niños aún creen en la Navidad

En la Venezuela de las dificultades los niños aún creen en la Navidad


Los más pequeños de la casa están conscientes de la realidad que aflige al país, pero en esta época decembrina se apegan al sentimiento de esperanza y recomiendan a los adultos celebrar en unión familiar.

“Acabo de comprar un medicamento para un niño de tres años y me costó cinco mil y pico. Qué vamos a tener ni siquiera para las hallacas. A mis 63 años no había vivido una Navidad así”, exclama Oscar Ochoa, un abuelo que se expresa en un tono desesperado, sentado en la banca de una plaza. Está convencido, y lo dice, como muchos, de que las circunstancias que vive el venezolano son orientadas por el gobierno para robar la Navidad a los venezolanos.

En medio de una cola para comprar comida, un padre reflexiona: “A los niños les das una pelota y se entretienen”, dice, refiriéndose a su estado de inocencia. “Pero ellos saben lo que está pasando”.

“¿Cuál Navidad? Hambre es lo que estamos pasando”, sentencia una mujer luego de varias horas en una cola para comprar dos kilos de harina. Aunque muchos adultos se enfrentan a una cotidianidad dura, “sin comida y sin billetes”,  y muchos no podrán comprar el regalo esperado por sus hijos, hijos y nietos sueltan frases reflexivas. “La Navidad no se trata de los regalos. Se trata de ser agradecido”, opina Ángel con 7 años de edad. “Pueden tranquilizarse, esto ya va a mejorar. Solo hay que esperar y esto se va a mejorar. Hay que tener fe”..

Navidad y familia

Cristina (15 años) recita: “Para mí la Navidad es pasar tiempo con tu familia y con los que amas. Las navidades ahora han estado un poco más tristes que antes, por la situación del país. Creo que hay muchas familias preocupadas por sus familiares enfermos. Que si la comida. Que si el juguete para los pequeños de la casa. Eso me parece un poco triste, pero trato de andar hacia adelante y andar con mi familia”. Sugiere  a los venezolanos calmarse y  estar más tiempo con sus seres queridos. “Sinceramente, la familia es el mejor apoyo que puedas tener. Cuando estoy triste o estoy deprimida por algo, me apoyo en ella y en mis amigos”.

Cristina está convencida de que no todos los venezolanos han sido poseídos por la tristeza. “Yo creo que hay gente que sí sabe y entiende lo que estoy diciendo y está disfrutando bastante con su familia,  a pesar de la situación”.

José Antonio  (7 años) dice entusiasmado: “A mí me encanta ver la Navidad. En esta época yo comparto mucho con mi familia. Celebro mucho y duermo tranquilito porque sé que el Niño Jesús me va a traer  muchos regalos, la paz, la tranquilidad y la felicidad.. Yo me quedo tranquilito, pensando que no pasa nada, yo celebro, disfruto y en la noche me duermo tranquilo”.

-¿Cómo es eso de pensar en que no pasa nada?

-Bueno, cómo decir: Es un año feliz y no hay que pensar en lo malo. Hay que pensar en lo feliz.

Manuel (11 años) también se anima a hablar de la Navidad, aunque  cita a Jehová y explica cómo alienta a su familia. “Yo voy a la iglesia con mi hermana y oramos mucho para que Jehová ayude a nuestros padres a trabajar y que tengan dinero para comprar comida”.

Cuenta que todas las noches ora. “Yo le pido a Jehová que cuide a mi familia, que me cuide a mí, que me ayude en mis estudios, que mi mamá me pueda comprar un regalo de Navidad y muchas cosas. Esta Navidad me ha gustado más porque mi mamá puso el arbolito. Ya mi mamá hizo hallacas, compró pan de  jamón, mi abuela hizo dulce. Y el 24 mi abuela va a hacer más dulce”, cuenta emocionado, creando así un país paralelo, un país que solo el espíritu fresco de un niño hace posible, un país de Peter Pan, ajeno a la Venezuela real de comienzos del siglo XXI.

Prensa MUD con edición de Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529