Visión Global

En Pozo de Rosas impulsan proyecto de alimentos para gallinas ponedoras

En Pozo de Rosas impulsan proyecto de alimentos para gallinas ponedoras


En el sector Garabatos de Pozo de Rosas, ubicada en la parroquia San Pedro de Los Altos, estado Miranda, región al centro-norte del país, se incentiva un proyecto de preparación de alimentos para gallinas ponedoras, que nació con visión autosustentable desde el seno de la familia.

Esta propuesta, orientada en un principio como un plan piloto que contempla a unas 28 aves en dos corrales de cuatro metros cuadrados, es una experiencia exitosa que garantiza la alimentación balanceada y nutritiva de estas aves, mediante la elaboración de un concentrado casero a base de granos y tubérculos, restos de proteínas y minerales, como el calcio y el fósforo, necesarios para el crecimiento y la formación de huesos y plumas, así como para la producción de huevos.

En conversación con AVN, Simón Alson, sociólogo de profesión y agricultor de vocación, explicó que este alimento artesanal se elabora con materia prima de la zona. Detalló que el compuesto contiene harina maíz pilado o yuca, como carbohidratos que aportan energía, y harina de pescado, como aporte proteico. Además, elaboran una harina preparada a partir de tomates y otras hortalizas o plántulas que aportan proteína vegetal.

Todos estos ingredientes se procesan artesanalmente y se transforman en harinas, luego de ser molidos en una máquina trituradora para el fácil consumo de las gallinas.

“28 aves se alimentan con este preparado. Estamos desde hace un año impulsando esta iniciativa. Las gallinas solo han comido nuestro preparado y nunca han recibido alimento comercial, de forma que podamos evaluar cómo digieren el alimento y comprobar su aporte nutritivo para la puesta de huevos. Esto ha sido efectivo”, explicó.

Es sencillo el proceso de elaboración de este alimento, pues en el caso de la harina de pescado se elabora a base de desperdicios marinos. Estos restos son sancochados, deshidratados y posteriormente molidos a través de una trituradora para transformarlo en una harina.

Las gallinas forman parte de dos de los cinco linajes genéticos desarrollados por la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), a partir de una investigación impulsada hace más de 30 años.

“A través de esta investigación se lograron cinco líneas puras generadas en el país. Lo importante es que el desarrollado genético es nacional, propio de Venezuela, cuyo producto es un híbrido”, precisó.

Consumo familiar y colectivo

Aunque la iniciativa en un principio está concebida para el uso en crías destinadas al consumo familiar, los resultados favorables proyectan este plan piloto —en el que las gallinas diariamente producen 12 huevos—  como una alternativa viable para desarrollarlo de manera más amplia y beneficiar a un colectivo.

“Los resultados que hemos obtenido en estos meses nos indican que es viable ampliar el alcance de producción de alimentos para un número mayor de gallinas que pueden llegar a producir 4.000 huevos diarios, que son alrededor de 132 cartones de huevos para un proyecto mediano”, destacó Alson.

Para emprender un proyecto como este, estimó necesario sembrar 20 hectáreas de maíz, 12 hectáreas de yuca y cinco hectáreas de canavalia, una leguminosa altamente proteica que también se puede incorporar al compuesto, para alimentar un promedio de 5.000 gallinas durante 1 año.

Este agricultor, quien cuenta con un invernadero y siembra de tomate, auyama, pimentón, cebollín, también expresó que la propuesta de agricultura urbana es factible y necesaria promover en el país. “La familia debe promover sus propios cultivos para su consumo. Podemos cultivar nuestra comida y ahorrar dinero”, dijo.

Expandir producción

La elaboración de este concentrado para alimentar aves de corral, una alternativa que permite aprovechar al máximo los productos del huerto familiar, forma parte del sistema productivo donde la comunidad es garante de hacer uso de los rubros disponibles en pro de su bienestar social.

José Galatro, quien también participa en el proyecto y es coordinador de la Fundación Centro Conservacionista San Pedro,  indicó que es fundamental que la comunidad se involucre plenamente en la producción de alimentos y experiencias productivas para generar una verdadera economía productiva en el país.

Señaló que la baja de los precios del petróleo, el ciclo más largo experimentado en 45 años, más que una problemática representa una oportunidad para estimular la producción nacional y no depender del rentismo petrolero y las importaciones.

Además, ante la guerra económica impulsada por la derecha, que encarece los alimentos para animales como aves y peces, comenzar a multiplicar este tipo de propuestas no sólo abarata costos y evita depender de terceros como las avícolas, sino que motiva a afianzar nuestras propias iniciativas para el bien común y en garantía de la seguridad alimentaria.

Fuente: AVN

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529