Visión Global

“Es la hora de ponerle fin a la carrera hacia al abismo.” por Jesús González

“Es la hora de ponerle fin a la carrera hacia al abismo.” por Jesús González


Jesús Rafael González / @chuogonzalez.

Unidad y vida

El recorrido y la dura lucha de los últimos 16 años evidencian una clara rectificación del rumbo opositor a partir del 2006 con la campaña de Rosales y con la elección a la Asamblea Nacional en 2010.  Ambos eventos marcaron un viraje definitivo, el abandono de los atajos para salir del chavismo y de otras vías distintas a nuestros principios  democráticos, que nos condujeron a cometer un error tras otro. El retorno al camino electoral junto con la estrategia de la unidad  ha sido la principal victoria opositora.

La casi moribunda oposición del año 2002 se revitalizó progresivamente, sus puntos de mayor éxito se obtuvieron con las victorias electorales de 2007, 2010 y el aumento gradual de votos en 2013.

Considero que la estrategia de la unidad no significa el abandono de las tarjetas partidistas y la tarjeta única es un sedante que mantiene en la zona de confort a pequeñas organizaciones que reclaman protagonismo, a través de una especie de chantaje  y sin sumar votos a la alianza.

Es vital entender que la pluralidad es el primer ejemplo de acuerdo en un plan único, pese a las diferencias.  Acción Democrática, Copei, Bandera Roja, Voluntad Popular, Primero Justicia, entre otros, han cedido y modificado en reiteradas oportunidades sus posiciones para lograr un entendimiento, por encima de las discrepancias y ello hay que defenderlo.

Cito a Giovanni Sartori: el homo insipiens (necio y, simétricamente, ignorante) siempre ha existido y siempre ha sido numeroso. Pero hasta la llegada de la unidad de las masas los “grandes números” estaban dispersos, y por ello mismo eran muy irrelevantes. Por el contrario, el movimiento unitario ha creado un mundo movible en el que los “dispersos” se encuentran y se pueden “reunir”,  de este modo hacer masa y adquirir fuerza.

Sólo vive quien tiene fuerza para vivir.

Si los partidos políticos son moledores de egos y visiones personalistas, el movimiento unitario debería tener un efecto fulminante. Se entiende que hay que permitir el entendimiento de la gran mayoría sobre los intereses individuales, ese  es el “deber ser”, pero en la práctica no ha sido así; en los últimos 16 meses actores pertenecientes a la mesa han promovido alternativas particulares -en su legítimo derecho- y han abandonado por momentos el camino unitario.

Pero los hechos encausaron nuevamente los egos adolecentes que pretendieron tomar la vanguardia e ignoraron la necesidad de articulación y organización como pilar del éxito. Ni pendejos que fueran, todos sabemos que necesitamos del otro para tener una opción ganadora.

Carrera hacia el abismo

Venezuela tiene el peor desempeño económico de América Latina, cifras del FMI reportan un decrecimiento sostenido desde el año 2009 en un promedio de 0,65%  anual y esta caída, de continuar, puede mantenerse por seis (6) años más.

El profesor Marino González dijo recientemente: “La causa fundamental de todo lo que pasa actualmente en el país, expresado en la escasez de productos, los altos precios, la caída en la inversión pública, radica en que tenemos una economía que no crece. Que no es capaz de generar valor, riqueza”.

Estas son las consecuencias de haber optado por un modelo de desarrollo contrapuesto a la experiencia comparada. Los países que avanzan crean las condiciones para invertir y generar nuevos negocios.  Venezuela es un libro que instruye acerca de lo no hay que hacer.”

El desastre hay que detenerlo y hay que comenzar por algún lado, a solo 148 está la oportunidad más importante que han tenido las fuerzas del cambio en estos 16 años. Es momento de redoblar los esfuerzos.

Con organización y voto se le puede poner un freno al caballo revolucionario desbocado, cuyo destino es un abismo.

La mayoría habló

Los partidos de la mesa  plantearon sus argumentos a favor y en contra de la tarjeta única, la mayoría ha respaldado la medida, que es sometida a un debate que a esta fecha resulta absurdo, los comicios legislativos están a la vuelta de la esquina. En una campaña electoral, desigual y sin principios como la que tendrá el Madurismo,  la organización y disciplina de la fuerza opositora es vital para garantizar el éxito.

Hago esta reflexión desde mi posición adversa, una gran parte de las organizaciones acompaña la tarjeta única y eso debemos respetarlo. Llego la hora de comenzar a plantear soluciones a los problemas de la gente y dejar a un lado las diferencias particulares. Invito a mis amigos de Voluntad Popular a repensar su planteamiento y sumarse sin demora a esta estrategia electoral asumida por la mayoría.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529