Visión Global

“Es una vergüenza que se culpe a los usuarios” de no contribuir con el ahorro eléctrico

“Es una vergüenza que se culpe a los usuarios” de no contribuir con el ahorro eléctrico


“Es una vergüenzaque se culpe a los usuarios” de no contribuir con el ahorro eléctrico, apunta José Aguilar. “Que se diga que tenemos 15.500 megavatios (MW) de demanda promedio o un máximo de 16200 MW cuando hace un año teníamos ese indicador en 18129 MW”.

Analistas de la industria eléctrica califican de “injusto” el establecimiento de un plan de racionamientos eléctricos para usuarios residenciales del interior del país. Además de “extemporáneas”, aseguran que las medidas apelan a ese segmento de consumidores porque  la industria manufacturera y las empresas básicas de Guayana “no pueden ahorrar más energía”.

¿Tienes algo que decir?

Inicia la conversación y sé el primero en comentar.

    El Plan de Administración de Carga (PAC) que se ejecutará a partir de este lunes, “pudo hacerse de una manera más espaciada y no hubiese sido tan traumática como ahora”, advierte José Aguilar, consultor internacional de sistemas eléctricos.

   “Es una vergüenza y es injusto que se culpe a los usuarios” de no contribuir con el ahorro eléctrico, apunta, “que se diga que tenemos 15.500 megavatios (MW) de demanda promedio o un máximo de 16200 MW cuando hace un año teníamos ese indicador en 18129 MW”. En esa disminución de la demanda, influye también la recesión económica.

    “En lo que va de año”, dice, “el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez,  ha sustraído cerca de 1 mil 500 gigavatios hora (GWh) del país y amenaza con sacar 2 mil GWh más”, generando molestias en los hogares venezolanos.  “Sin contar, con los que sacará hasta que se recupere el embalse plenamente. Asumamos 3 mil 500 GWh como energía no servida. Esto coloca al país en una década de atraso”.

   Cree que con el plan “se va a impactar más  del doble de lo que se está afectando ahora. Si las lluvias vienen por debajo del promedio histórico, a Venezuela le esperarían días muy difíciles, bien adentrados por el resto del 2016 e inclusive el 2017”.

Más recortes

 Mientras sigue el conteo regresivo de la cota del embalse de  Guri, el gobierno se moviliza en varios flancos para evitar una contingencia eléctrica de grandes proporciones. Sin embargo operar el sistema eléctrico nacional bajo las condiciones actuales, resulta “desconocido, inédito  y riesgoso”, señala Miguel Lara, exgerente general  de la Oficina de Planificación de Sistemas Interconectados (Opsis).

“El gobierno”, sostiene, “apuesta a las  lluvias y a que esos dos metros y pico le lleguen hasta mediados de mayo. Hay escenarios múltiples” que inciden en estas semanas de tensión y cautela.

   Explicó que entre “febrero y marzo son pocas las variaciones en los aportes” del Río Caroní al embalse, “esos meses son los menos aleatorios. Pero en abril pueden llegar los aportes a 1.500 o 2000 metros cúbicos por segundos (m3/seg) y vuelven a bajar. Es impredecible. Los factores que van a definir el uso que se le dé al embalse, son el turbinado y las lluvias; actualmente se está racionando mucho, unos 1.500 a 2.000 megavatios (MW) y es una  desconsideración con el usuario, por la afectación de su calidad de vida”.

   En su opinión las empresas básicas de Guayana que en 2010 fueron reducidas forzosamente sus operaciones, para ahorrar energía eléctrica, ya no pueden más. Actualmente están operando en alrededor de un 15% de su capacidad.

En dirección contraria

Jesús Rafael Pacheco, coordinador de los programas de Pregrado y Postgrado de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Simón Bolívar, manifiesta que todo el conjunto de medidas que se están tomando, son “extemporáneas, carecen de planificación y algunas de ellas son elaborada de manera desordenada”.

    Destaca el especialista que  “basta ver las últimas intervenciones del ministro anunciando unas medidas y a las 24 horas anunciando medidas diferentes; y me refiero al caso de las restricciones de servicio en la región capital y zonas aledañas. He señalado en varias oportunidades, que algunos de los factores que han contribuido a la crisis del Sistema Eléctrico Nacional se deben a la improvisación, un mantenimiento inexistente, el escaso  control  de obras y la ausencia de un liderazgo claro y coherente en la conducción del sector. El llamado Estado Mayor Eléctrico es inviable institucionalmente, escaso de ideas, idoneidad y poco oportuno en la toma de decisiones”.

  Indica Pacheco que toda esta situación “pudo haberse evitado, si se hubiese atendido de forma oportuna”. Le preocupa que “los actores que tienen la responsabilidad de la conducción del sector y que sin dudas conocen perfectamente las condiciones en las cuales se encuentra el sistema, no estén trabajando en la dirección correcta para solucionarlo. El desconocimiento de la operación segura de nuestro sistema de potencia y la escasa seguridad energética, por algunos personeros en cargos con poder de decisión, han truncado cualquier posibilidad de maniobra para solventar el problema”.

  Y refiere que el “no querer reconocer que la generación térmica, muy maltrecha, se mantiene a duras penas entre 6000 MW y 7000 MW, producto de la alta indisponibilidad y, considerando una demanda disminuida en al menos un  8% respecto al año pasado dada la recesión que vivimos,  da cuenta del despilfarro en el manejo hidrotérmico, poniendo al país en esta situación. De manera que hago un llamado a no continuar con ese modelo hidrotérmico si se pretende obtener resultados distintos”.

Mariela León / EL UNIVERSAL

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529