Visión Global

Escasez de comida acentúa violencia en las colas

Escasez de comida acentúa violencia en las colas


A diario se registran agresiones en las filas para comprar comida que derivan en intentos de saqueos

“No te  me estés coleando que llevo cinco horas esperando entrar al supermercado. No seas fresca chica. Yo sé que eres bachaquera y te aprovechas  de que eres pana del gerente para evitar los madrugonazos y llevarte la leche y los pañales sin hacer cola”, dijo Claudia Elena González, en medio de una aglomeración de compradores.

Al minuto después de haber hecho el reclamo, fue agredida con el pico de una botella en los brazos por la mujer que pretendía colearse en la fila de personas que abarcaba  los tres niveles de la pasarela que conduce al Central Madeirense del Centro Comercial La Cascada, al este de Caracas.

La agresión ocurrió hace cuatro semanas. Pese a que la presencia de funcionarios de la policía municipal de Carrizal ha sido reforzada en la zona para controlar alteraciones del orden público, todos los días reportan enfrentamientos entre consumidores y reyertas contra los efectivos por parte de decenas de personas que manifiestan sentirse cansados de esperar más de seis horas para llevarse solo cuatro productos de la cesta básica.

A las constantes disputas se le suman las amenazas de parte de grupos motorizados que intimidan a los compradores para que les den paso con el uso de armas blancas.

Este miércoles una turba de personas desesperadas por comprar aceite, harina pan y margarina intentó saquear un local chino en el centro de Los Teques, después que los dueños del negocio anunciarán que la mercancía se agotó. Cuando los consumidores enfurecidos golpeaban las santamarías para llevarse los productos, comisiones de la Guardia Nacional y de Poliguaicaipuro, pretendieron disolver la protesta, pero fueron atacados con piedras. La normalidad retornó al cabo de tres horas de insultos y agresiones entre ambos bandos.

Los episodios de violencia registrados en las filas de los supermercados del Distrito Capital y Miranda se han extendido en otras regiones del país, donde el porcentaje de escasez que reportan los productos de primera necesidad, es alarmante.

La mayoría de los supermercados de Puerto La Cruz reparten números para atender a los consumidores. Tienen un límite de tickets y cuando se distribuye el último y deben devolver a decenas de personas que madrugaron para poder comprar, se forman las peleas. Gritos, insultos y empujones, son algunas de las manifestaciones reflejadas en las colas.

En Maracaibo entre marzo y abril fueron aprehendidos 35 ciudadanos por alteraciones del orden público durante protestas. Mientras que en la Gran Caracas que abarca el Distrito Capital y Miranda, semanalmente las fuerzas de seguridad se llevan bajo arresto a un promedio de 20 personas por esta causa.

Protagonismo femenino

En el municipio Guaicaipuro de la entidad mirandina se instaló un Comité Antibachaqueros, presidido por Yelitza González. En lo que va de año han intervenido en 45 procedimientos que han requerido la intervención de los cuerpos de seguridad por actos violentos.

“Hemos detectado que las personas que han generado conflictos a las puertas de los centros de abastecimiento en esta jurisdicción provienen de otras regiones del estado Miranda como Charallave, Cúa y Ocumare del Tuy”.

Luis Cedeño, activista de la Organización No Gubernamental Paz Activa, informó que en una mesa técnica instalada con un grupo de expertos para evaluar el tema de la violencia en las colas llegaron a la conclusión de que la mayoría de las agresiones son protagonizadas por mujeres.

Algunas forman parte mafias de bachaqueros, dedicadas a intimidar y a generar enfrentamientos para ocupar los primeros lugares en las filas. Este comportamiento también genera incomodidades entre el resto de los consumidores que lo califican como una injusticia y esta molestia también ha desencadenado en combates callejeros.

Otro aspecto que ha sido objeto de análisis por la organización es que la inseguridad se ha incrementado en los alrededores donde se forman las colas. “Los delincuentes aprovechan la ocasión para cometer asaltos. Se llevan celulares y dinero en efectivo. También esperan que los compradores salgan con sus bolsas y les arrebatan el mercado. Asimismo han ocurrido secuestros frente a los supermercados”, explicó.

Los sentimientos de rabia, miedo y tristeza que desencadenan en actitudes violentas no es un fenómeno nuevo, es una situación que, según la psicólogo social e investigadora de la Universidad Central de Venezuela (UCV) Yorelis Acosta, data desde hace más de un año y medio.

“Participé en un estudio sobre las emociones del venezolano en el país que reveló que hay sentimientos de miedo y desesperación, provocados por varios factores: la crisis económica, la escasez de alimentos y la inseguridad que han provocado conductas violentas porque atentan contra la tranquilidad y la calidad de vida de los ciudadanos.

Una de ellas han sido los linchamientos, el hecho de tonar justicia por sus propias manos y otra los intentos de saqueo y los maltratos en las filas que se forman para comprar los productos de la cesta básica”, detalló la investigadora.

El Tiempo

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529