Visión Global

Un instante bajo la pluma e imaginación de Gabriel Vázquez

Un instante bajo la pluma e imaginación de Gabriel Vázquez


La historia de muchos profesores y de grandes escritores se basa en la capacidad de plasmar lo que padecen  y observan diariamente. Muchas veces suelen contar situaciones muy rebuscadas o haladas por los cabellos.  Esto fue exactamente lo que me ocurrió en uno de los sistemas más transitado por los caraqueños: el metro.

Por tal motivo, hoy he mencionado este pasaje como “Un instante bajo la pluma e imaginación de Gabriel Vázquez”, con mucha certeza mi profesor de periodismo informativo calificaría tal título carente de impacto e incluso de ser “algo común y sin relevancia”. Quizás este nombre no les diga mucho, ya que existen incontables hombres que deben tenerlo.

Sin embargo, hoy me topé con Gabriel Vázquez, un señor de 50 años de edad y que afirmaba “ya no me queda mucho por vivir”. Su apariencia física era muy similar a la del papá de Jim, si el de la película “American Pie”.

El inicio de nuestra conversación surgió a raíz de un libro que estoy leyendo “Historia de una familia”, acerca de Los Leones del Caracas, equipo de béisbol profesional, el conjunto con más títulos en nuestra pelota rentada. Su primera pregunta fue en relación con si me gustaba leer cosas antiguas, porque el texto es de 1982 y pertenece a mi padre. Posteriormente, si el metro tenía como destino la estación Las Adjuntas.

Luego, comentó que se encontraba con su primo y que habían tomado unas cuantas cervezas. Su condición no era la de un borracho, el discurso empleado me hacía saber que se encontraba muy lúcido. La charla fue aumentando en calor, empezó hablar de la muerte de un familiar producto del cáncer y que fue una triste pérdida porque era un hombre sabio. ¡Malvado flagelo! Nos ha quitado muchos seres queridos, así que me sentí identificado.

Seguidamente, la tertulia se fue al ámbito de las películas y mencionó una en particular “La réplica”, sus actores eran escandinavos, aseveró. La trama estaba envuelta por un hombre, quien descubrió un programa en internet y buscaba el rostro o características similares entre diferentes individuos. Éste encontró la forma de estafar a las personas, ya que se hacía llamar “médium”, es decir, tener la capacidad de hacer contactos con seres que ya se encontraban en otro plano espiritual y “reencontrarlos” con sus familiares.

No obstante, le dije que la iba a buscar para saber qué tal era el largometraje, debido a que ignoraba totalmente el filme. Su sonrisa no se hizo esperar porque en un tono de burla me dijo “¿sabes cuándo lo vas a encontrar?” y al cabo de unos segundos contestó “nunca”. La razón es que se trataba de una historia que escribió hace mucho tiempo, así como tantas otras. Por ejemplo: “El demonio” y que argumentaba ser realmente monstruosa.

Continuó: “Lo triste es que a nadie le interesa lo que escribo sobre el papel, te regalo mi relato por si te importa”. El tren había llegado a la estación prometida y me estiró su mano amablemente para despedirse. Por eso, hoy quiero rendirle un tributo y lo llamaré “Gabo”, hombre soñador y a quien probablemente jamás me volveré a cruzar por darme la inspiración de relatar nuestra fortuita coincidencia.

Gerardo Contreras / Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529