Visión Global

Gobierno continúa cada vez más cerrando el cerco sobre los medios de comunicación

Gobierno continúa cada vez más cerrando el cerco sobre los medios de comunicación


Mucho ruido a nivel internacional ocasionó la  de Luis Chataing y su  de Televen. El Diario Las Américas lo reseña como la muerte de la libertad de expresión: Consternación y solidaridad causó en toda América el despido del humorista Luis Chataing del  Televén el pasado martes, cuyo perfil internacional hizo visible más allá de Venezuela el drama de la censura y la restricción progresiva libertad de expresión en el país. Pero tras, él cientos de personas han perdido sus trabajos en el marco de un proceso de reacomodo en el que el gobierno pretende lograr la sumisión total de los medios.

La llamada “hegemonía comunicacional” que en buena medida se consolidó con Hugo Chávez aún vivo, avanza a pasos agigantados y amenaza con derivar en un “monopolio comunicacional” del Estado. Los últimos episodios de este proceso fueron la compra en 2013 del canal de noticias Globovisión (una combativa estación que denunciaba los excesos de Gobierno), y del conglomerado de periódicos Cadena Capriles, que incluye a Últimas Noticias, el impreso de mayor circulación en Venezuela.

De azul a rojo

Ocho procedimientos administrativos que podrían culminar con el cierre del canal y el inminente término de la concesión en 2015 no impidieron que Globovisión fuese adquirido por un grupo de empresarios del sector seguros vinculados al Gobierno, que pagó 69 millones de dólares por la planta.

Tras la adquisición, todas las figuras visibles de la estación fueron despedidas, incluidos los presentadores de los noticieros estelares, el “ciudadano” Leopoldo Castillo (que dirigía el espacio Aló Ciudadano), los periodistas Carla Angola y Kico Bautista (que presentaban el espacio Buenas Noches) y la reportera Diana Carolina Ruiz (que producía un popular espacio de denuncia llamado Toque de Diana), entre otros.

Luego vinieron los cambios en la línea editorial. Un productor fue despedido por dejar colar el término desabastecimiento en una pieza informativa; se prohibió el uso de la palabra “represión” al hablar de las manifestaciones; un periodista renunció el vivo tras denunciar censura y los corresponsales en Maracaibo (en el oeste del país) abandonaron el canal porque este se negó a mostrar imágenes de funcionarios militares entregando armas a “colectivos” chavistas para enfrentar las protestas.

El emblemático color azul que identificaba al canal fue sustituido por un collage rojizo y hasta la versión del himno nacional que se transmite a las 6 a.m. y a las 12 del día, llegó a ser una cantada por Chávez. Incluso el anuncio sobre la designación del nuevo director del canal, el encuestador Oscar Schemel, lo hizo el presidente Nicolás Maduro. En total se calcula que unas 30 personas han salido de la planta.

Dueños anónimos

Aunque las leyes venezolanas impiden a empresas extranjeras y al sector bancario poseer medios de comunicación, la Cadena Capriles (con 70 años de existencia) fue vendida en junio del año pasado a un consorcio internacional cuya composición accionaria es todo un misterio. No obstante, el primer presidente de la nueva corporación reconoció durante una asamblea con los trabajadores la participación accionaria de Víctor Vargas, dueño mayoritario del Banco Occidental de Descuento (BOD).

Con los nuevos dueños llegó a la redacción la diputada oficialista Desiré Santos Amaral, como asesora editorial, y al poco tiempo se designó a un nuevo presidente del conglomerado: el exrepresentante del partido de Gobierno (PSUV) ante el Consejo Nacional Electoral, Nelson Dávila. A su fiesta de bienvenida en la sede del diario asistió la cúpula del Gobierno, incluida la fiscal general, Luisa Ortega Díaz.

De inmediato comenzaron los cambios en la línea editorial. El director de El Mundo Economía y Negocios, Omar Lugo, fue despedido por un titular que no fue del agrado de Vargas. La directora del departamento de investigación, Tamoa Calzadilla, renunció tras la censura a un trabajo sobre las protestas que no fue publicado, y otro reportaje digital en el que se veía a agentes del Gobierno disparando contra los estudiantes fue retirado de la página web tras una llamada del ministro del interior al director de Últimas Noticias, Eleazar Díaz.

Jovan Pulgarín, director del diario deportivo Líder, fue despedido junto a Eris Alvarado, director general de las tres marcas. Su cargo lo ocupa ahora Díaz. Los periodistas, entretanto, denuncian censura en temas de desabastecimiento, servicios, y exigieron una reunión con el director para aclarar la línea informativa. Ante la negativa de este, se mantienen en protesta y no están firmando sus informaciones.

Diario Las Américas

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529