Visión Global

Gobierno de China ejecuta a colombiano por narcotráfico

Gobierno de China ejecuta a colombiano por narcotráfico


Ismael Enrique Arciniegas Valencia, de 74 años, fue ejecutado este martes en China. Es el primer colombiano condenado por narcotráfico.

El Gobierno chino defendió su política de “mano dura” contra el narcotráfico después de que las autoridades judiciales ejecutaron este martes a Ismael Enrique Arciniegas Valencia, un ciudadano colombiano detenido en el 2010 por transportar casi cuatro kilos de droga.

“Todos somos iguales ante la ley”, afirmó un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, en una rueda de prensa en la que confirmó la ejecución del colombiano.

Juan José Herrera, su hijo de 34 años de edad, esperó siete años para hablar nuevamente con su padre, Ismael Arciniegas Valencia.

Juan José pudo hablar con su padre horas antes.  Estaba ansioso, temblaba, porque desde que Ismael, un caleño de 74 años, fue apresado en el país asiático por narcotráfico, solo podía contactarse con él a través de las cartas que el Gobierno chino le dejaba enviar, a veces, cada dos meses, cuando contaba con suerte.

La conversación, que duró media hora por teléfono y se logró gracias a la mediación de la Cancillería colombiana, transcurrió en medio de lágrimas, consciente de que a su padre le quedaba un poco menos de dos horas de vida, porque iba ser ejecutado en una prisión de China.

Durante la llamada, el mayor de los dos hijos de Ismael sintió que su corazón se desgarraba al escuchar que su padre, el primer colombiano en recibir pena de muerte en China por el delito de narcotráfico, trataba de tranquilizarlo.

El mismo Arciniegas Valencia le confesó a su hijo que moriría por los efectos de una inyección letal y que su partida estaba programada en la cárcel de Guangzhou, a las 10 p. m. hora colombiana.

Tras esa despedida, Juan José, de 34 años y quien lleva solo el apellido de su madre, solamente atinó a decir con la voz entrecortada que su padre le dijo: “Me voy feliz, me voy al cielo a reunirme con los demás familiares que han fallecido. La vida es una comedia y esta comedia se acabó. Doy gracias a Dios por la familia que me permitió tener. Mucha tranquilidad. Bendiciones, me voy al materile”.

En esa conversación quedó claro que Arciniegas Valencia sería cremado en China y sus cenizas enviadas a la Cancillería para ser entregadas a su hijo y a los demás familiares.

Arciniegas Valencia estuvo desde el 2010 en prisión por intentar ingresar casi cuatro kilos de droga a cambio de 5.000 dólares. Lo poco que le pudo contar en cartas y que su padre le ratificó en esa corta llamada telefónica fue que permaneció en una pequeña celda, atado a una de las patas de la cama con una cadena de 16 eslabones.

Juan José y los demás familiares del caleño siempre guardaron la esperanza de que la petición de clemencia del Ministerio de Relaciones Exteriores del país le prolongara su vida, pues ya habían perdonado a varios colombianos presos en ese país por el mismo delito.

Con información de El Tiempo de Bogotá

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529