Visión Global

Gobierno teme que “cualquier chispa puede desatar violencia” en Colombia

Gobierno teme que “cualquier chispa puede desatar violencia” en Colombia


El ex vicepresidente De la Calle insistió en la necesidad de iniciar la implementación del nuevo acuerdo de paz debido a que “cualquier chispa puede desatar violencia” en el país.

El jefe del equipo negociador del Gobierno colombiano en los diálogos con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el ex vicepresidente Humberto de la Calle, insistió en la necesidad de iniciar la implementación del nuevo acuerdo de paz debido a que “cualquier chispa puede desatar violencia” en el país, según una entrevista publicada este domingo.

De la Calle reconoció en diálogo con el diario El Tiempo que la actual situación “es frágil” al referirse al incidente armado ocurrido esta semana en el norte del país en el que murieron dos guerrilleros de las FARC en un supuesto combate con el Ejército, indicó DPA.

“Sería una tragedia para Colombia que, teniendo en la puerta del horno un acuerdo, se retrotrajera y recomenzara la oleada de violencia que hemos padecido durante más de medio siglo”, sostuvo el ex vicepresidente.

“Cualquier chispa puede desatar una avalancha de violencia que puede echar esto para atrás. No podemos desestimar el riesgo ni la capacidad hipotética de daño de las FARC si regresamos a la guerra”, insistió.

Asimismo, De la Calle insistió en que el nuevo acuerdo de paz logrado el fin de semana pasado “contiene modificaciones importantes en prácticamente todos los temas planteados por los voceros del No” en el plebiscito del 2 de octubre, cuyo resultado arrojó el rechazo del pacto original. 

“Algunas cosas no fue posible incorporarlas, pero hay temas esenciales que muestran que las FARC entendieron el mensaje del plebiscito y colaboraron en la búsqueda de este acuerdo nuevo. Quiero reconocer a las FARC la disciplina de trabajo y la apertura para recoger el mensaje del No y tratar de incorporarlo”, indicó.

Aunque el Gobierno y las FARC no han definido el mecanismo de refrendación que se aplicará para el nuevo acuerdo, De la Calle insinuó que el Congreso sería el camino más rápido y efectivo para comenzar a tramitar las leyes de la paz y la implementación del pacto, que incluye el desarme de las FARC.

“Una guerrilla no puede estar quieta, porque si no recibe el apoyo del Estado el riesgo de que regrese a la utilización de vías ilegales es muy grande. El cese del fuego es frágil”, dijo el negociador, quien confió en que la Corte Constitucional se pronuncie a favor del fast-track. 

El fast-track, que se cayó también en el plebiscito, es un trámite especial planteado en el acuerdo de paz original que se aplicaría en el Congreso para aprobar en menores tiempos las leyes necesarias para la implementación del texto.

Finalmente, De la Calle declaró que una vez se defina cómo será refrendado el nuevo acuerdo, él habrá “terminado la tarea que el presidente (Juan Manuel Santos)” le encomendó.

“Me siento muy tranquilo, muy contento, con la sensación de haber logrado cristalizar algo muy importante. Y es el momento de que los colombianos pensemos más en el futuro”, indicó el funcionario al afirmar que antes de pensar en las presidenciales de 2018 quiere “una buena temporada de descanso”. 

Las declaraciones del ex vicepresidente se conocen horas después de que Santos anunciara que el próximo miércoles presentará ante el Congreso el nuevo acuerdo como se lo planteó su antecesor y ahora senador Álvaro Uribe, principal opositor al proceso de paz.

Por su parte, las FARC, que han estado de acuerdo con el Gobierno sobre la necesidad de iniciar la implementación del acuerdo “lo más pronto posible”, afirmaron este domingo que es una “pésima señal” lo que está ocuerriendo en el país.

“Asesinan líderes campesinos, desalojan campamentos de la paz, asesinan guerrilleros en cese al fuego, se dilata la implementación. Pésima señal”, escribió uno de los negociadores del la guerrilla, Pablo Catatumbo.

La molestia del grupo comenzó el jueves pasado cuando en un confuso hecho resultaron muertos dos miembros de sus filas, quienes presuntamente cometían extorsiones en el norte del país y fueron confundidos con guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Posteriormente, el desalojo a la fuerza de al menos 30 personas que hacían un campamento por la paz en el centro de Bogotá y el asesinato de dos líderes sociales agudizaron su inconformismo.

DPA

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529