Visión Global

“Golpe al bolsillo”, por Henrique Capriles Radonski

“Golpe al bolsillo”, por Henrique Capriles Radonski


Henrique Capriles Radonski

.

Por mucho que este gobierno se esfuerce en distorsionar la realidad, cada vez hay más venezolanos, como Juan, que saben que en nuestro país no hay ninguna guerra económica, así como tampoco existe ningún ataque golpista o golpe fantasma; lo que hay es un gobierno irresponsable y corrupto, que insiste, con su modelo económico fracasado, en deteriorar la calidad de vida de nuestro pueblo.

Juan es un agricultor, a quien tuvimos el privilegio de escuchar en una asamblea que hicimos esta semana en Mamporal, en nuestro municipio Buroz de Barlovento. Él nos confesó que hasta hace algunos meses militaba en el partido de gobierno, pero se decepcionó al ver que mientras él pasa trabajo para llevar el sustento a su casa, hay un grupito de enchufados amasando grandes fortunas, bajo la sombra de los que gobiernan.

Decía que muchas veces tiene que pedir prestado, porque el dinero no le alcanza. “Cómo va alcanzar una quincena si tengo gastos diarios de transporte y comida, y también gastos semanales, de medicinas para el menor de mis cuatro hijos, que es asmático”, repetía una y otra vez. El costo de la vida de los venezolanos aumentó 74,8% en el último año. Incluso con el aumento reciente del salario mínimo, se necesitan 3,5 salarios nada más para poder cubrir los gastos básicos de alimentación y 6.5 para cubrir la canasta básica. ¿Qué bolsillo aguanta tanto? Solamente el de los enchufados.

Este barloventeño se lamentaba de que este gobierno haya lanzado por la borda, la posibilidad histórica de convertir a nuestra Venezuela en un país desarrollado y próspero, con la torrencial lluvia de dólares que ingresó producto de una bonanza petrolera sin precedente.

Dólares que fueron a parar a los bolsillos de unos pocos, en vez de ser invertidos en obras de infraestructura social, que generaran empleos de calidad, y en incentivar la producción nacional. No olvidemos que sigue sin haber un solo responsable por los más de 25.000 millones de dólares que se robaron de Cadivi, a través de empresas de maletín. Este gobierno también se gastó los dólares en asesores para intentar consolidar, a costa de las necesidades del pueblo, un proyecto político fracasado.

Ahora pretenden que los venezolanos paguemos los platos rotos. Ya vimos cómo volvieron a devaluar nuestra moneda. Hablamos de la devaluación más grande de la historia de nuestro país, al pasar de 12 a más de 170 bolívares por dólar, con la inflación más alta del mundo. Con esta nueva devaluación los venezolanos pasaron a ganar un poco más de un dólar diario. Paradójico, cuando tenemos un gobierno que siempre se ha jactado en decir que somos el país de Latinoamérica con el salario mínimo más alto.

Eso sin mencionar que esta semana el dólar paralelo, el mismo que algunos voceros de este gobierno mentiroso prometieron pulverizar, al momento de escribir estas líneas pasó la barrera de los 280 bolívares. ¿Dónde estará el enchufado que nos dijo que el Sistema Marginal de Divisas (Simadi) destruiría al paralelo, que prometió que ese mercado dejaría de existir? No olvidemos que cuando arrancó el Simadi, la diferencia entre su tasa de cambio y la del paralelo era 12%. Hoy esa diferencia es de casi 50%. ¿Así es que se gobierna Nicolás? Mientras este gobierno ensaya con la economía, el bolsillo de nuestro pueblo sufre.

A esto hay que agregarle el aumento y anuncio de nuevos impuestos, el incremento de la tarifa eléctrica y otros servicios públicos, el aumento de 40% en el pasaje de rutas interurbanas y suburbanas, a ser cobradas en todo el territorio nacional, además de las pretensiones de subir el precio de la gasolina. Es una burla a la inteligencia de los venezolanos, la campaña mediática del gobierno sobre el aumento del combustible. ¿Por qué mejor no dejan de regalar nuestro petróleo a intereses extranjeros?

Esta medida, al igual que las otras, para nada alivia el ya golpeado bolsillo de los venezolanos, quienes además de batallar contra la inflación, tienen que lidiar con la escasez, que se ha convertido en otro dolor de cabeza a la hora de hacer mercado, porque si logran tener el dinero, entonces muchas veces, no hay los productos.

Y todavía tienen la desfachatez de afirmar que los venezolanos son más felices ahora. ¡Cínicos! Cómo puede hablarse de felicidad en un país, en el que la inflación acumulada de alimentos durante los últimos dos años, con un gobierno que dice ser socialista, es de 252%. Nada más la inflación de enero de 2015 superó los dos dígitos. ¿Cuánto fue la del mes de febrero? ¿Por qué no la publican? En 2014, la inflación de alimentos fue 102.2%, en salud 41.4%, en vestido 43% y transporte 59.7%. ¿Cómo cerrará este año?

¡Ya nadie les cree! Por eso cada vez hay más pueblo oficialista descontento en todos los rincones de nuestro país, protestando pacíficamente, como dijo Juan que lo hace cada vez que puede, para pedir soluciones a sus problemas. Y de esto es precisamente de lo que no quiere hablar Nicolás, por eso a diario lanza potes de humo. Por eso manda a su combo de enchufados a decir mentiras a través del canal que debería ser de todos los venezolanos, culpando a otros del desastre y el caos que generaron.

A quienes aún tienen algún tipo de expectativa por este gobierno, insistimos en pedirles que abran los ojos. No tienen que esperar que una situación extrema toque sus puertas, para entender que este modelo fracasó, se agotó, no sirve. Nuestra Venezuela necesita un gobierno responsable y serio, no un gobierno que todos los días empuje a nuestra Venezuela hacia atrás.

Por eso seguiremos recorriendo todos los días todos los rincones de nuestra Miranda y nuestra Venezuela, pidiendo a los venezolanos unión para impulsar los cambios que nuestro país reclama. El 85% de los venezolanos queremos un cambio, pero no olvidemos que los cambios no se dan solos, debemos ser protagonistas y que cada uno de nosotros, en su comunidad, sume esfuerzo. Nuestra Venezuela necesita avanzar. Recordemos siempre que sobran razones para unirnos. Tenemos la tierra, el recurso humano y el talento para incentivar la producción nacional y lograr el país con el que tanto hemos soñado y que nos merecemos. ¡Que Dios bendiga a nuestra Venezuela!

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529