Visión Global

Guayana: La auyama se convierte en una alternativa para solventar la escasez y la inflación

Guayana: La auyama se convierte en una alternativa para solventar la escasez y la inflación


Los precios de los alimentos varían, los comerciantes se manejan entre la oferta y la demanda, en tanto que el consumidor busca lo más económico para poder subsistir a la crisis que se vive en los hogares venezolanos.

En los últimos meses se puede ver en cualquier esquina de San Félix, igual Puerto Ordaz, arrumes de auyamas. Los precios fluctúan, entre 150 y 250 bolívares el kilo, unos la buscan para hacer arepa, tortas, o crema, “es lo más económico, es como la sardina, ambos productos es parte de la dieta de los guayaneses”, apuntó Ana Luisa Guillén, consumidora.

La competencia es inmensa, por ejemplo en la vía Río Claro, en donde quedaba anteriormente la alcabala de la Guardia Nacional, expendían este artículo, la gente llegaba constantemente para llevarse algunos kilos de auyama.

Desde donde comienza el sector Altamira hasta pasar Puente Roto, son muchas las personas que viven de las ventas de comestibles, ellos aseguran que durante esta temporada son muy pocos los consumidores que pagan por una empanada o una cachapa, debido al costo. Pequeños comerciantes ofrecen carne de res, cerdo y pollo, pero son muy pocas las ventas.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

Oferta y demanda

Últimamente los vendedores informales se han incrementado, ahora cualquier ciudadano expende en su casa desde un pepito, hasta una hoja de papel carta, además, productos de limpieza y artesanales.

“Demasiado desempleo, es difícil conseguir un puesto de trabajo, entonces tienes que ingeniártelas para medio sobrevivir con lo poco que obtienes”, apuntó Carlos Vidal.

Aunque las ventas de alimentos, tales como queso, verduras, carne, pollo, entre otros, también están rodeadas de sus trampas. Sobra el vendedor que les quita hasta 200 gramos a los consumidores al momento de pesarle un kilo de queso u otro producto.

Las especulaciones y abusos acontecen en lugares en donde no existe ningún tipo de supervisión, más que todo en urbanizaciones, allí pequeños vendedores falsean el peso para robar a su prójimo, e incluso ofrecen ofertas engañosas.

Carlos Patiño, quien reside en la urbanización Gran Sabana, mejor conocido como Las Casitas del Core 8, afirmó que en esta comunidad, los vendedores de queso son muchos y las ofertas son engañosas, a tal punto que tienen el peso adulterado para robarle hasta 200 gramos a la gente.

Aseveró que cerca de la Escuela Luis Beltrán Prieto, a escasos metros de la iglesia católica, está un vendedor de queso en una vivienda. El precio que ofrece es el más barato de todo el barrio, pero el peso lo tiene falseado, “me robó 200 gramos, cuando llegué a la casa, pese el kilo de queso que le había comprado y le faltaba varios gramos, no es justo que robe a sus propios vecinos”, acotó.

Indudablemente que los embaucadores y estafadores se consiguen en cualquier esquina de las comunidades y supermercados, porque dichos expendedores no tienen nadie que los controlen y los supervisen, afectados piden mano dura contra dichos “tramposos”, aun más cuando a los consumidores les cuesta mucho ganarse 100 bolívares.

Bladimir Martínez Ladera/Nueva Prensa de Guayana

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529