Visión Global

Guyana dio otra concesión petrolera en fachada venezolana

Guyana dio otra concesión petrolera en fachada venezolana


Una presentación realizada por el Ministerio de Ambiente de Guyana, en una conferencia de energía en San Diego, EEUU, en mayo pasado, y que fue obtenida por El Universal, reveló la nueva concesión a petroleras, que afecta no solo a la fachada atlántica de la zona en reclamación, sino a la del estado Delta Amacuro.

El Gobierno guyanés no espera por la delimitación de áreas marinas y submarinas con Venezuela y decidió -amparado en la inacción venezolana- entregar una nueva concesión en un área que no solo afecta a la fachada atlántica de la zona en reclamación, sino a la del estado Delta Amacuro.

El llamado bloque Roraima fue entregado en junio de 2012 a la trasnacional petrolera Anadarko, pero su ubicación se había mantenido en secreto. No obstante, una presentación hecha en mayo pasado en una una conferencia de energía en San Diego, Estados Unidos, de parte del Ministerio de Ambiente de Guyana y que fue obtenida por El Universal, revela su ubicación frente a la fachada atlántica del Delta, que para Venezuela no está en discusión y en la cual ha ejercido históricamente soberanía con patrullaje de la Armada.

Para la asignación de la referida concesión, Guyana aplicó en forma unilateral una línea divisoria con Venezuela con una inclinación aproximada de 30 grados, no obstante, fuentes de la Armada señalan que desde 1996 el Gobierno venezolano ha asumido la inclinación de esta línea en 70 grados (Azimuth 070) y ha ejercido soberanía sobre la zona.

“La línea no solo afecta al Esequibo (Zona en Reclamación) sino lo que es peor, nos empuja hacia el lado izquierdo, y con la delimitación con Trinidad nos cercena la salida libre al Atlántico y nos priva de centenares de miles de kilómetros cuadrados en el área marina y submarina rica en hidrocarburos y pesca”, opinó el embajador Sadio Garavini, exjefe de al misión diplomática venezolana en Georgetown y autor de publicaciones en la materia.

A la entrega del bloque Roraima, se suma la reactivación de las labores de exploración petrolera en el bloque Stabroek, concedido por Guyana frente a la fachada atlántica venezolana y que habían sido paralizadas tras una protesta de Venezuela entre los años 1999 y 2000.

En Stabroek las transnacionales petroleras culminaron las labores de levantamiento sísmico y están llevando a cabo un proyecto de perforación. En enero pasado el presidente guyanés Donald Ramotar se reunió con funcionarios de Exxon Mobil y hablaron del avance de los trabajos.

Por su parte, sobre el bloque Roraima, los representantes de Anadarko se reunieron en abril pasado con el ministro de Ambiente y recursos Naturales de Guyana, Robert Persaud y se determinó que en el último trimestre de 2013 deben estar listos los estudios sísmicos en dos dimensiones.

Todas estas acciones de Guyana no han tenido reacción del lado de la Cancillería venezolana, que ni siquiera ha solicitado información sobre las coordenadas exactas de las concesiones polémicas.

“Guyana ha tomado decisiones en forma unilateral”, advierte Garavini y añade que Venezuela debería protestar las acciones y no reconocer ninguna inversión de trasnacionales en la zona.

El embajador retirado señala además que con motivo de la visita que realizará mañana el presidente de la República, Nicolás Maduro, a Guyana, el Gobierno venezolano debería aprovechar para plantear el asunto y solicitar se retomen las negociaciones.

EL UNIVERSAL

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529