Visión Global

“Habilitar a Maduro”, por Douglas Zabala

“Habilitar a Maduro”, por Douglas Zabala


Por Douglas Zabala

Quien sino anduvo detrás de  bolivarianos o santanderistas,  pidiendo   plenos poderes  para legislar sobre la corrupción y luchó contra ella hasta el extremo, fue el mismisimo Simón  Bolívar, cuando  el 12 de enero de 1824 decretó que  todo funcionario público, a quien se le convenciere en juicio sumario de haber malversado o tomado por sí de los fondos públicos de diez pesos arriba, quedaba sujeto a la pena capital; y los  jueces a quienes, según la ley, no procedieren conforme a este decreto, serían  condenados a la misma pena.

 Ya nadie anda a caballo y tampoco se está pidiendo guindar a los corruptos frente a Miraflores, pero nuestro Presidente, amante y seguidor del ideario del  libertador, bien pudiera antes de insistir con la solicitud de una ley habilitante  para acabar  con este flagelo, comenzar por lo menos, pidiéndole al  Presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, que vaya desempolvando las más de mil  denuncias de corrupción, de las cuales  esta “diligente”  comisión  les ha abierto  expedientes a  433 casos.

 Diosdado juega duro y no pierde tiempo para la confrontación polarizante;  por eso,  antes de ir a la discusión sobre la solicitada ley,  acaba de arrancarle  a  la Contraloría General de la República, su absolución  definitiva,  de los tantos casos de corrupción  señalado  en su contra,  en los tiempos  de  gobernador de la región mirandina.  Quizás a la  bancada opositora se le hubiese puesto las cosas más complicadas a la hora de negarle la solicitud a Nicolás, pero esta  habilitada  dada al presidente del parlamento nacional, le evitará pasar por el trago amargo, de tener que ver a un  miembro de su facción votar por el pedido oficialista.

Días atrás  con  mucha vehemencia Nicolás  lanzó  la idea de  crear un cuerpo especial anti-corrupción,  donde  tendría todo el poder del Estado para  investigar, perseguir y castigar a los ladrones del erario  público;  y por supuesto hasta el sol de hoy,  nadie conoce a los miembros de ese poderoso cuerpo anti corruptivo.  Fracasó  en su intento  caza corruptos, quien hoy pide poderes especiales, después de haber prometido pisar el acelerador de su ético autobús o estamos en presencia de una burda maniobra, al mejor estilo de su padre putativo.

 La Mesa de la Unidad Democrática,  debe no sólo cumplir con su rol opositor y mirar con recelo cualquier iniciativa legal  venida del campo oficialista, sino medir bien sus pasos en este nuevo trance vivido por la República.   Maduro tiene el reto  de lograr no sólo la aprobación de la ley habilitante, sino demostrar con hechos y no con pajaritos preñaos, que va a salir a buscar a los depredadores  de nuestra renta petrolera,  bien sean de la burguesía amarilla o de la boliburguesia roja rojita.  De lo contrario el 8 de diciembre, hasta el chavismo más radical le pasará factura a su bufonada ética.

 Facultar a Maduro, no es cualquier concha de ajo, para una oposición que hasta hoy, salvo algunas excepciones, erróneamente insiste en la negativa de su reconocimiento, como el legítimo Presidente de la República;  pero ese es el punto, porque aunque parezca como mucho pedir, no seria para nada descabellado,  habilitar a Maduro.  Así veremos  hasta donde de verdad,  si en medio de tanta virulencia verbal,  este aséptico Presidente, tendrá las bolas bolivarianas de enfrentar la corrupción, heredada del  gobierno de Hugo Chávez Frías.

Salga ya excelentísimo presidente Maduro Moros, salga  a cazar y saque los corruptos que en estos catorces años,  más de una vez denunció como boliburgueses, el consecuente, defenestrado y olvidado camarada Luis Tascón.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529