Visión Global

Hace 35 años falleció Rómulo Betancourt

Hace 35 años falleció Rómulo Betancourt


Tal día como hoy, el 28 de septiembre en 1981, fallecía Rómulo Betancourt en la ciudad de Nueva York. Tenía 73 años. Había sido presidente de la República en dos ocasiones. La primera vez en el que se llamaría “El Trienio” 1945-1948, como presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno, y como presidente electo en elecciones libres, de 1959 a 1964.

A su muerte en 1981, admiradores, adversarios políticos y detractores, tuvieron a bien reconocer su honestidad en el ejercicio de la función pública y sus aportes para que en Venezuela se constituyera un sistema democrático.

La importancia histórica del presidente Betancourt es no solo por sus logros en las dos veces que ejerció la presidencia de la República. En el análisis juega un papel muy importante su actitud en aquellas cosas que se negó a hacer.

Es innegable su disposición y tenacidad para ayudar a instaurar una democracia de partidos, con separación de poderes, con la conciliación de clases, respeto a la tradición familiar, educación y trato igualitario y respeto a los derechos fundamentales de todos.

Pero a la par de estos logros, Betancourt se negó a convertirse en un caudillo civil, aunque demostró una fuerza y tenacidad a toda prueba para defender los valores democráticos en los graves momentos de sedición, alzamientos militares y de insurgencia guerrillera.

Concluida su segunda presidencia, Betancourt negó cualquier posibilidad de volver a ser presidente. Lo que había ya demostrado en el Trienio, cuando fue su propósito que quienes dirigían el gobierno no fueran candidatos.

Igualmente, su meta fue siempre mantener a raya a sus compañeros de partido. Nunca dejó que el partido se confundiera con el Estado y viceversa. Esta posición adquirió mayor relevancia en su segunda presidencia.

Tal vez el fracaso de la primera república democrática venezolana, en donde indudablemente estaba embuído de los restos de ideas marxistoides, le haya enfrentado a la Iglesia, el empresariado y a los militares, que le acompañaban en la junta de gobierno.

El Betancourt que gobierna a partir de 1959 supo gobernar con las dos manos. Y de las dificultades que enfrentó, surge la dimensión humana, política e ideológica que le permitió imprimir los valores y principios fundamentales democráticos al sistema político venezolano. Allí radica su grandeza.

Reseña biográfica

Rómulo nació en la mirandina población de Guatire el 22 de febrero de 1908, hijo del canario Luis Betancourt y de la venezolana, Virginia Bello.

Estudió primaria en colegios privados de Guatire, y secundarios en el Liceo Caracas, bajo la dirección de Don Rómulo Gallegos. En 1927 ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. Estudios que vería interrumpidos para siempre, luego de la Semana del Estudiante de febrero de 1928.

Cuando se analiza la trayectoria política del presidente Betancourt, se puede cometer el error de calificarla de meteórica, por llegar a la presidencia en 1945 cuando apenas tenía 37 años.

Sus antecesores en las presidencias del Siglo XX, de Gómez, López y Medina, habían accedido al poder de 51, 52 y 44 años respectivamente.

Sin embargo, la revisión de esa vida desde que nace hasta que entrega el poder a su sucesor Raúl Leoni en 1964, nos lleva a señalar que tal vez el calificativo más indicado y justo sea decir que llevó una vida “azarosa”, llena de dificultades, grandes riesgos y sin sabores.

Irrumpió en la escena política nacional a raíz de la Semana del Estudiante en 1928. No sería el principal líder de los sucesos, pero el desarrollo de la vida política lo convertiría en el históricamente más destacado de esa generación.

Entre febrero y junio de 1928 pasa de estudiante, a detenido, liberado, complotado en un movimiento insurreccional y dirigente estudiantil en la clandestinidad, hasta que logra fugarse a la isla de Curazao el 6 de junio. Allí comenzaría su primer exilio (1928-1936), en un periplo que lo llevaría a diversos países caribeños

Entre esos país destaca Costa Rica, donde se casa con Doña Carmen Valverde (1934) y nace su hija Virginia; y Colombia, donde conjuntamente con otros exiliados venezolanos suscribe el Plan de Barranquilla (1931), génesis del sistema democrático venezolano.

Será en Costa Rica en donde Betancourt da inicio a su desarrollo ideológico. Comienza inmerso en la ideas marxistas, y culmina con su distanciamiento del Partido Comunista, expresión política de ese ideario, que se materializaría en forma definitiva en Venezuela en 1936.

Su actividad organizativa de un partido político lo lleva a participar en la fundación de Orve y el PDN, donde ocupa el cargo de secretario general.

El gobierno de López Contreras revoca primero el permiso de Orve (1936), niega el registro de PDN (1937) y expulsa a Betancourt a Chile en 1939.

Regresa a Venezuela en 1941, participando en la fundación de Acción Democrática y es designado secretario general.

Acción Democrática cuenta con una camada de dirigentes que se da a la tarea de sembrar el partido en todo el país. Para ello cuenta con destacadas personalidades. El novelista Rómulo Gallegos, el poeta Andrés Eloy Blanco, el educador Luis Beltrán Prieto y con Valmore Rodríguez, dirigente sindical de la primera huelga petrolera, exalumno de West Point y organizador nato.

Será Rodríguez quien despliegue la estrategia de abrir una casa del partido en cada población venezolana, con lo que logra en poco tiempo transformar a AD en el principal partido de oposición.

En las elecciones municipales de 1944, Betancourt es electo concejal por la Parroquia San Agustín de Caracas. Es en el ejercicio de esa función, que llega la llamada Revolución del 18 de octubre de 1945, en la cual una conspiración cívico-militar coloca a Rómulo Betancourt en la presidencia de una junta de gobierno.

En el Trienio se inicia la institucionalización democrática del país. Se elige una Asamblea Constituyente que redacta la primera constitución democrática del país; y en 1947 se elige un nuevo parlamento y, por primera vez, un presidente electo en elecciones directas, universales y secretas. Asumiendo la presidencia Rómulo Gallegos el 15 de febrero de 1948.

En noviembre de 1948 un golpe militar derroca a Gallegos, y comienza el tercer exilio de Betancourt, que durará hasta principios de 1958, cuando asume nuevamente las riendas de AD en tierra patria, y es electo presidente en diciembre de ese año.

Su gestión presidencial (1959-1964) estuvo signada por intentos de golpes, asesinato y el inicio de la insurrección guerrillera marxista. Lo que supo neutralizar y dar estabilidad a su gobierno, que resultaría en la solidificación del sistema democrático.

Al terminar su segunda presidencia, Rómulo Betancourt se residenció en Suiza hasta 1968, cuando regresó para apoyar a Gonzalo Barrios como candidato presidencial de su partido. Viviendo en Venezuela hasta el momento de su fallecimiento en 1981.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529