Visión Global

Hace 70 años murió Adolf Hitler

Hace 70 años murió Adolf Hitler


Un 30 de abril de 1945 cayó el régimen del Führer. Un día como hoy, pero en 1945, falleció el dictador Adolf Hitler tras suicidarse cuando se vio acorralado por los soviéticos. Se quitó la vida con una cápsula de cianuro y una pistola Walker PKK 765, según versiones alemanas.

Si bien esta teoría ha sido refutada, alegando que Hitler escapó con Eva Braun en un submarino con destino a Argentina. Se celebra la caída del régimen que mató a judíos y que ansiaba la pureza de la raza ‘aria’.

En conmemoración a ello, un museo dedicado a la historia del nazismo abrió sus puertas hoy en Múnich (sur de Alemania), la ciudad que fue la cuna del movimiento y que durante mucho tiempo ha tenido dificultades para hacer frente a su pasado.

Veteranos americanos y sobrevivientes del Holocausto asisten esta tarde, junto a personalidades políticas, como la ministra federal de Cultura, Monika Grütters, a la ceremonia organizada en el edificio, un cubo blanco con finas aberturas de cristal, erigido en el corazón del antiguo centro neurálgico del poder nazi.

SUS LIBROS

Si bien el Führer quemaba libros, también los leía o mejor dicho los depredaba. Él mismo explicó su método de lectura abusivo y oportunista, en Mein Kampf. “Leer no es un fin en sí mismo, sino un medio para un fin”.

Le gustaban mucho las enciclopedias y los almanaques, de los que podía extraer, para impresionar, mucha información en poco tiempo, y los libros de ocultismo. Se ha señalado entre sus libros, ‘El arte de convertirse en orador en pocas horas’.
Las investigaciones comentan que tenía debilidad por los relatos del explorador Sven Hedin, por las novelas del Oeste de Karl May.

También conservaba  un manual de 1931 sobre el gas venenoso, con un capítulo dedicado a los efectos del ácido prúsico.
Un libro apasionante es “Hitler’s private library, the books that shaped his life” (La biblioteca privada de Hitler, los libros que moldearon su vida; Nueva York, 2008), de Timothy W. Ryback, rastrea con habilidad detectivesca y pulso literario en el ecléctico fondo bibliográfico del líder nazi las obras que pudieron ser decisivas, por su significación emocional o intelectual, en la vida del Hitler lector.

El estudio de Ryback revela que Hitler se sumergía físicamente los libros que leía, y hasta los subrayaba y anotaba en ellos. En uno encontró incluso un pelo de bigote-, explica que éste leía vorazmente, a veces un libro por noche.

“Parece que había poca pornografía en la biblioteca de Hitler, aunque se menciona un libro sobre el teatro español ‘con dibujos y fotografías obscenos'”, dice Ryback.

Entre las obras que sabemos que le acompañaron en sus últimos momentos figuran una historia de la esvástica, un ensayo sobre Parsifal y otro sobre las profecías de Nostradamus.

El recorrido de Ryback por los libros significativos de Hitler incluye una traducción de Peer Gynt regalada y dedicada por su siniestro mentor Dietrich Eckart, y Feuer und Blut de Jünger, dedicado en 1926 por el propio autor “al führer nacional Adolf Hitler”.

Lo que destaca su biblioteca es una serie de repulsivas obras racistas y unos libros de ocultismo y seudociencia (como Magia: historia, teoría y práctica, de Ernst Schretel, que Hitler subrayó profusamente). En cuanto a los libros militares, Ryback destaca una biografía de Schlieffen, el genio prusiano.

La Republica.pe

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529