Visión Global

Hamas entrega tierras en Gaza para evitar crisis financiera

Hamas entrega tierras en Gaza para evitar crisis financiera


Las excavadoras hunden sus palas en las dunas de arena, en un terreno donde antes se alzaban asentamientos judíos. Se trata de valiosos activos de bienes raíces con los que el grupo armado Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, confía en aliviar su creciente crisis financiera.

Hamas ha empezado a entregar terrenos a 40.000 funcionarios leales al grupo islamista para compensar los millones de dólares en salarios que les debe de los últimos dos años.

El reparto de tierras es el último indicio de los problemas económicos de Hamas, tras casi una década de dominio sin oposición en la franja costera.

Los gazatíes se quejan de la falta de empleo, los constantes cortes de electricidad y un bloqueo impuesto por Israel y Egipto que confina a los 1,8 millones de habitantes del territorio a su pequeña franja. El desempleo alcanza el 38%, según el Banco Mundial.

Desde 2014, el problema principal de Hamas es la falta de efectivo ante el bloqueo egipcio a los túneles de contrabando que cruzaban la frontera de Gaza con la península egipcia del Sinaí. Antes de que cerrasen los túneles, Hamas ganaba millones de dólares con impuestos a los bienes de consumo pasados de contrabando, incluido combustible subvencionado de Egipto.

Más tarde ese mismo año, Hamas y su rival, el presidente palestino Mahmud Abás, con sede en Cisjordania, acordaron formar un gobierno de unidad para los dos territorios. Abás perdió Gaza ante una insurrección de Hamas en 2007 y esto era un intento de cerrar la herida.

Pero el acuerdo se quedó paralizado, debido en parte a que Abás se negó a sumar los 40.000 empleados contratados por Hamas desde 2007 a la plantilla de su Autoridad Palestina. Con el tiempo, Hamas recurrió a pagar a sus funcionarios leales el 40% de sus salarios en intervalos de 50 días.

Desde marzo, cuando Hamas recaudó impuestos adicionales, estos funcionarios han recibido el 45% de sus salarios de forma mensual. El precio de los cigarrillos subió un 35%, y se impuso un impuesto adicional de 30 dólares sobre cada tonelada de fruta que entra en Gaza desde Israel.

El reparto de tierras permite a cada grupo de cuatro empleados de Hamas compartir un terreno de 500 metros cuadrados para vender o construir. Incluso la arena recogida en el lugar puede venderse por unos 100 dólares el camión.

Unos 13.000 funcionarios han solicitado ya los certificados que atestiguan su propiedad sobre las fincas. Las excavadoras trabajan para iniciar en agosto tres primeros proyectos de desarrollo.

La mayor parte del terreno formó parte de asentamientos judíos en el sur de Gaza, cerca de las localidades de Rafah y Khan Younis. Los asentamientos se derribaron cuando Israel retiró colonos y soldados del enclave en 2005.

Esta semana, maquinaria para retirar tierra operaba excavando una colina cerca de Khan Younis, retirando arena y cargándola en camiones en el lugar designado para el proyecto inmobiliario Al-Isra 2.

Riham Khalil, una funcionaria que participa en el programa, señaló que Hamas le debe 64.000 shekels (unos 17.000 dólares) en salarios aplazados. El mes pasado, a ella y a otros tres colegas se les asignó un terreno de 500 metros cuadrados en Al-Isra 2.

“Tuvimos que aceptarlo con el argumento de ‘pájaro en mano’ porque no había efectivo”, explicó. “Ojalá pudiera encontrar a alguien que comprase el terreno y consiguiera el dinero”.

El reparto de tierras es una solución temporal, “no una estratégica todavía” que pudiera resolver de forma definitiva los problemas financieros de Hamas, señaló Salah al-Bardawil, miembro destacado del grupo.

Si Abás hubiera incluido a los empleados de Hamas en su nómina, probablemente habría tenido grandes problemas con gobiernos donantes como el de Estados Unidos, que recelarían de que el dinero acabara en los bolsillos de Hamas, considerado un grupo terrorista por gran parte de Occidente.

La Autoridad Palestina, con sede en Cisjordania, se opone al programa de tierras por dinero.

“Nadie tiene autoridad para tomar decisiones de privatizar tierras propiedad del gobierno en interés público, salvo el presidente Abás”, indicó el portavoz de la AP Jamal Dajani.

El vocero rechazó las acusaciones de Hamas de que Abás ha ignorado a Gaza. La Autoridad Palestina aún paga el salario mensual de unos 70.000 funcionarios en Gaza que son leales a Abás y dejaron sus puestos tras el golpe de Hamas.

El estado árabe de Catar ha rescatado las finanzas de Hamas en el pasado y hace poco anunció que daría unos 30 millones de dólares para ayudar a pagar el salario de un mes completo a todos los empleados de Hamas en Gaza. En octubre de 2014, Catar envió dinero a la mitad de los empleados públicos de Hamas, excluyendo a las fuerzas de seguridad.

Hamas ha invertido parte de sus nuevos ingresos en financiar campamentos de verano en los que los niños se ven expuestos a su ideología de combate antiIsrael o para grandes cenas comunitarias conocidas como iftars durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.

También ha acudido a su aliada Turquía para ayudar a resolver los crecientes desabastecimientos de agua y electricidad en Gaza. Los gazatíes viven con amplios cortes de luz de entre 12 y 18 horas al día, y el agua de la franja está contaminada y no es potable.

Después de un acuerdo de reconciliación entre Israel y Turquía a principios de julio, Ankara envió un barco de ayuda a Gaza a través de un puerto israelí y una delegación que se reunió por separado con autoridades israelíes, palestinas y de Hamas para estudiar la crisis energética del enclave y esbozar posibles soluciones.

Sin embargo, las iniciativas turcas son apenas un parche para los problemas de Gaza y podría servir para afianzar aún más a Hamas en el poder, indicó Mkhaimar Abusada, politólogo en la Universidad Al-Azhar de Gaza.

“Aumentan la determinación de Hamas de aferrarse a su gobierno unilateral en Gaza”, comentó Abusada. “El tiempo dirá si estas promesas bastan para convencer al ciudadano palestino de que guarde silencio sobre sus condiciones de vida”.

AP

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529