Visión Global

Hoy recordamos al médico de los pobres

Hoy recordamos al médico de los pobres


 

Este 29 de junio se cumplen 96 años de la muerte del “médico de los pobres”

Son ya 96 años los que han transcurrido desde aquel trágico 29 de junio de 1919, día en que el científico, médico, educador y religioso trujillano José Gregorio Hernández murió al golpearse la cabeza con el borde de la acera, cuando fue impactado por un automóvil en la esquina de Amadores, La Pastora, en Caracas.

Fue en Isnotú, un pintoresco y pequeño pueblo del estado Trujillo, ubicado aproximadamente a 623 kilómetros de la capital venezolana, donde el 26 de octubre de 1864 nació este ejemplar y reconocido hombre, hijo de Benigno Hernández y Josefa Antonia Cisneros.

A muy corta edad, Hernández deja su tierra natal y se va a Caracas, donde cursa estudios de Bachillerato y posteriormente de Medicina en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Allí obtiene el título de médico en 1888.

Su amor por los estudios y la ciencia lo llevan a París, tras obtener una beca. En esta ciudad europea profundiza sus conocimientos, entre otras áreas, en Microbiología, Patología y Bacteriología. Esta última es una de sus cátedras más importante impartidas en la UCV, luego de su regreso a Venezuela en 1891.

A sus 55 años, cuando la muerte lo sorprendió, José Gregorio Hernández ya era admirado por muchos, pues su nobleza, que bien supo combinar con su profesión, lo hizo ser reconocido como el médico de los pobres.

Esa abnegación por ayudar a quien lo necesitaba utilizando sus conocimientos y por profundizar su fe en Dios han quedado en la historia y permanece en fieles y devotos, lo que hace que sea venerado por la gran mayoría de los venezolanos, quienes aun cuando esperan por su pronta beatificación, ya lo consideran un santo y genuino representante de la religiosidad.

Es así como Isnotú, esa pequeña población trujillana que vio nacer al Venerable, título otorgado por el papa Juan Pablo II el 16 de enero de 1986, permanentemente es centro de peregrinaciones y oraciones de fieles y devotos que visitan su santuario para rendirle honor, pedirle por la sanación de enfermos o simplemente encenderle una vela en demostración de fe.

En fecha memorable como el día del nacimiento o el día de la muerte de José Gregorio Hernández, los espacios de Isnotú se quedan pequeños porque son cientos de personas las que no dejan pasar por alto estos días para agradecerle o pedirle un favor al médico de los pobres, cuyos restos mortales actualmente reposan en la iglesia de La Candelaria, ubicada en el centro de Caracas.

.

AVN

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529