Visión Global

Incremento de la Unidad Tributaria pone en evidencia gravedad de la crisis económica

Incremento de la Unidad Tributaria pone en evidencia gravedad de la crisis económica


Con una inflación que superó el 500% en el 2016, cualquier aumento del ingreso de los trabajadores resultaría positivo. Aunque fuera insuficiente, aliviaría en alguna proporción los embates de la crisis económica que azota el bolsillo de los venezolanos.

Sin embargo pudiera generar efectos secundarios negativos, dependiendo de la manera en que este aumento se materialice.

Si para los trabajadores el incremento es insuficiente, y para los empresarios no es pagable, una conclusión es que con esta medida se evidencia la grave crisis que vivimos, porque ambos sectores –de trabajadores y patrones- tiene razón.

El incremento

Este domingo, el presidente Nicolás Maduro anunció el reajusta del valor de la Unidad Tributaria (UT), de 177 a 300 bolívares. Reajuste que es realizado cada año en los primeros 45 días del año. El incremento equivale al 69,5% del valor anterior.

La Unidad Tributaria es una creación fiscal que busca mantener en el tiempo el poder adquisitivo de las tasas y aranceles que cobra el Estado, protegiendo esos cobros de los incrementos de la inflación.

Como consecuencia secundaria del nuevo valor de la UT, se beneficiarán los trabajadores que devengan el bono alimentario.

Con la nueva UT, el bono alimentario sube de 36.720 a 108.000 bolívares mensuales, a partir de este 1º de marzo. Lo que sumará 148.638 bolívares mensualmente, en el bolsillo de los trabajadores que cobran sueldo mínimo de 40.638 bolívares.

La composición del ingreso mensual de los trabajadores “sueldominimistas”, señala que cobran más por comer que por trabajar, en un subsidio directo mensual para los gastos de alimentación que deben pagar los patrones, sean público o privado.

La proporción entre el bono y el sueldo, muestra una perversa desviación conceptual del bono, y evidencia también una consecuencia del modelo económico aplicado por el gobierno.

Lo sano en una economía, es que los incrementos de sueldos vayan de la mano con el crecimiento económico del país, y también, que reflejen una corrección frente al aumento del costo de la vida.

El primer síntoma de políticas económicas equivocadas o fracasadas, es cuando se abre una brecha entre los niveles salariales y el costo de la vida.

En Venezuela, una familia promedio (CENDAS) necesita de más de 400 mil bolívares “solo” para poder alimentarse.

Si el bono alimentario es para adquirir esa cesta básica, es obvio que un bono de 108 mil al mes representa tan solo una cuarta parte.

Desde el punto de vista de los patronos privados, que tienen que pagar los sueldos y bonos con el producto de sus ventas, resulta que el aumento –a la par de una actividad económica que es cada vez menor- es un costo que en muchos no será pagable.

Para el Estado-patrón la historia no es distinta. Los ministerios, entes públicos, gobernaciones y alcaldías, siempre tiene en mora los pagos de los llamados cesta tickets. Hay ministerios en los cuales a finales de año le preguntan a los trabajadores si quieren cobrar los aguinaldos o los cesta tickets, porque para ambos “no hay”.

En el comercio en general, buena parte de los trabajadores devengan sueldo mínimo, por lo que es importante el impacto en la nómina de esas empresas.

Si los costos de los insumos aumenta, como han venido aumentando en los últimos 36 meses, las ventas decaen por falta de productos y control de precios, y ahora se aumenta lo que se paga a los trabajadores, obligará necesariamente a los propietarios a re pensar le diseño laboral de sus negocios.

Este “re pensar” pasará por comenzar a bajarear la posibilidad de cerrar, disminuir la cantidad de trabajadores que emplea, o retrasar el pago de este aumento del bono alimentario.

En lo que respecta al Estado, el economista José Guerra mantuvo este domingo que el incremento es insuficiente. “Es el más bajo de todos los tiempos comparado con la inflación, que el año pasado se ubicó en más de 500%”, dijo.

En su cuenta de Twitter, Guerra escribió “Qué es la Unidad Tributaria? Una medida que permite corregir los ingresos y gastos de la inflación. Para qué sirve actualmente? Para nada”, y adelantó que tendrá su impacto en los precios de los productos. Es decir, que será una medida inflacionaria.

“Con estos aumentos de la unidad tributaria estamos en el peor de los mundos: no protege de la inflación y más bien la aumenta”, afirmó.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529