Visión Global

Ir a la playita con la familia se lleva dos salarios mínimos

Ir a la playita con la familia se lleva dos salarios mínimos


Con la llegada de la temporada de vacaciones escolares, se inicia la búsqueda de actividades para la familia, una de las más tradicionales era organizar un viaje a la playa, una jornada que garantizaba entretenimiento y diversión para grandes y chicos.

Sin embargo, producto de la situación económica por la que atraviesa el país, el viaje a la playa se aleja cada vez más de ser una opción, debido a los precios que hacen que el disfrutar de un solo día de playa, para dos adultos y dos niños, se acerque a los dos salarios mínimos.

Desde la opción más barata, que incluye bajar con casi toda la comida elaborada en casa, los precios se hacen prácticamente inaccesibles para el común de los trabajadores.

Todo viaje comienza por el transporte, en este caso la actividad se realizará en transporte público: El autobús cuesta 300 bolívares desde El Silencio hasta playa Caribe, por lo que cuatro personas pagarían mil 200 por el viaje de ida y la misma suma por el retorno, total 2.400 en pasajes.

Si tiene el presupuesto apretado puede tomar los colectivos del Sistema Integrado de Transporte Superficial Sociedad Anónima (Sitssa), en las inmediaciones de la estación de Gato Negro, que tiene una tarifa de 80 bolívares por puesto, en total una familia de cuatro pagaría 640 bolívares por el viaje ida y vuelta.

Si antes de salir el grupo no desayunó, tendrán que comerse algo, unas empanadas son la comida rápida por excelencia del venezolano. Cada empanada oscila entre 350 y 500 bolívares, que acompañadas por un jugo al mismo precio, llevaría la comida de cuatro personas -dos empanadas para papá, una para mamá y una para cada niño, más un jugo para cada uno-, a costar 3.150 bolívares, aproximadamente.

Si va a llevarse la comida preparada, debe contar con al menos dos litros de refresco, o jugo, que tendrán un precio de unos 1.500 bolívares, así como, panes o arepas, con su relleno de queso, jamón o huevos revueltos  que terminarían costando unos 700 bolívares cada uno, para un total Bs 2.800.

Una vez en el lugar al que decidió llegar, tendrá que pagar entre 800 y 1.000 bolívares por los toldos y las sillas. El antojo de una docena de ostras está rondando los 1.000 bolívares y el “rompecolchón” se encuentra a partir de 800 bolívares.

Si lleva su propio carro y le preocupa el tema de la seguridad, y quiere ir a un club privado, solo dos de los clubes de La Guaira ofrecen la opción  de acceso abierto: El Canario y Marina Grande. El precio del día es de 1.400 por cada adulto, 700 por los abuelos y 300 bolívares por niño, nuestro grupo pagaría 3.400 bolívares.

No olvide un traje de baño, porque tendrá que pagar desde mil hasta 15 mil bolívares, dependiendo del modelo que quiera comprar. Si de comida se trata, comprarla en la playa se hace inalcanzable para el común de los bolsillos, una sopa no baja de 1.700 bolívares, un plato de pescado frito ronda los 4.800 bolívares, con lo que una comida para cuatro podría estar, en el mejor de los casos, en 10 mil bolívares, compartiendo platos entre el grupo familiar, dos platos de sopa y dos pescados ascienden a 13 mil bolívares, más los 14.200 acumulados nos lleva la cuenta del día a 27 mil bolívares.

Yeison García, de otro grupo familiar, agrega “los precios hacen que a uno se le quiten las ganas de ir a la playa, uno lo hace por los niños, pero esto es impagable, trajimos 15 mil bolívares y se nos acabaron los reales y no  hemos llegado al mediodía, todo está muy caro”.

Carlos d’Hoy/El Universal

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529