Visión Global

José Amalio Graterol: Hay un ensañamiento sobre la jueza Afiuni

José Amalio Graterol: Hay un ensañamiento sobre la jueza Afiuni


Con un tono de indignación el abogado defensor de la jueza María Lourdes Afiuni, José Amalio Graterol, arremetió hoy contra el sistema judicial venezolano, “secuestrado”, a su juicio, por el Partido Socialista Unido de Venezuela.

Molesto por la revocatoria de los dos abogados defensores de Afiuni en la causa administrativa que cursa en el Tribunal Disciplinario y el nombramiento de un defensor público,  Graterol aclara que sobre la jueza pesa también una causa penal. “Quieren destituirla, a pesar de su evidente inocencia”.

Actualmente María Lourdes Afiuni reside en su hogar en Caracas bajo una medida cautelar que le impide salir del país. “Tiene un familiar en delicado estado de salud y no puede visitarlo”. Pero además, añade su defensor, Afiuni está en una condición de “capitis diminutio” pues los bancos se niegan a entregarle la renovación de sus tarjetas de crédito y de débito.

Jose-Amalio

Graterol cree que la jueza es hoy una ciudadana execreda y afirma que seguramente cualquier ente público de servicios se negaría a tramitar cualquier clase de solicitud por parte de Afiuni.

José Amalio Graterol está convencido, y así lo asegura, de que el Tribunal Disciplinario se ha convertido en juez y parte y ha nombrado “un defensor complaciente de la dictadura judicial, para que los ayudase en su innoble y antijurídica misión, aspirando que la indefensa pueda ser removida del cargo de Juez, del cual ilegalmente está privada actualmente, sin goce de sueldo y sometida al más cruel y repulsivo silencio contra su libertad de expresión”.

“Son tan débiles sus argumentos y faltos de sindéresis, que necesitan la complicidad de la defensa, la cual no han obtenido ni obtendrán de nosotros, para mostrarle a los jueces que ellos persiguen sin límite y que desobedecer a la dictadura es prácticamente una sentencia de muerte”.

El abogado defensor califica la reciente decisión del tribunal como una acción que regresa el caso a su punto de origen: “El efecto Afiuni”, caracterizado por “la saña con que fue tratada la jueza por ordenes del expresidente Hugo Chávez”.

En su criterio lo que ocurre con la jueza Afiuni es un claro ejemplo de los que algunos han dado por denominar el “efecto escarmiento” y cuyo objetivo sería “aterrorizar a todos los jueces a fin de que ninguno se atreva a contrariar los deseos del Gobierno”. Es una estrategia, agrega,  para “criminalizar toda disidencia, sea política o social”.

“Los poderes públicos en Venezuela están secuestrados, a disposición del Ejecutivo. Hay jóvenes y dirigentes políticos que se mantienen privados de libertad sólo por tener una posición distinta al Gobierno”.

“Aquí solo falta que el Tribunal Supremo de Justicia decida, por ejemplo, que las personas con problemas renales ya no necesitan hacerse diálisis o que los diábeticos ya no necesitan tratamiento, o que los hipertensos ya no requieren antihipertensivos“.

Graterol argumentó nuevamente la inocencia de la jueza María Lourdes Afiuni, señalando que su decisión de dictar la libertad condicional al empresario Eligio Cedeño se ajustó plenamente a derecho y no hay razones para destituirla de su cargo.

“La jueza Afiuni está en una situación en la que tiene menos derechos que cualquier venezolano, sencillamente por emitir una decisión judicial que no le gustó al entonces Presidente”.

Visión Global con información de Unión Radio

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529