Visión Global

La Argentina y Brasil reactivan un mecanismo de cooperación en la lucha regional antidrogas

La Argentina y Brasil reactivan un mecanismo de cooperación en la lucha regional antidrogas


La Argentina y Brasil reactivan un mecanismo de cooperación en la lucha regional antidrogas

Lo acordaron Malcorra y Vieira; prevé intercambio de información y más control fronterizo; el canciller brasileño trajo una invitación de Dilma a Macri

“¿Qué tal, Presidente, cómo va la costilla?”, dijo el canciller brasileño Mauro Vieira con una sonrisa, mientras Mauricio Macri lo invitaba a pasar a su despacho, poco después de las tres de la tarde de ayer.

El saludo protocolar del canciller brasileño al Presidente llegó minutos después de la extensa reunión de trabajo que Vieira mantuvo con la canciller Susana Malcorra, donde se trataron distintos temas que hacen a la “relación bilateral”, como transporte, comercio, industria y en especial uno muy sensible: vías comunes para el combate contra el narcotráfico, un tema central para el Gobierno, horas después del fin de la saga que incluyó la fuga, persecución y detención de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el triple crimen de General Rodríguez.

Macri, que recibió de manos de Vieira una carta formal de invitación de la presidenta Dilma Rousseff para que llegue “en fecha próxima” a ese país (la mandataria estará en Buenos Aires el mes próximo), obtuvo también buenas noticias en ese sentido de la reunión entre cancilleres.

Ambos se comprometieron, afirmaron en Cancillería, a poner en marcha un mecanismo de “intercambio de información” y control fronterizo aprobado por el Mercosur, pero no utilizado del todo por los gobiernos anteriores. “Toda la relación en la zona de frontera”, como la definió Malcorra durante la conferencia de prensa brindada por ambos cancilleres antes de llegar a la Casa de Gobierno.

El Gobierno ya había planteado en reuniones bilaterales con países vecinos y en la reciente cumbre del Mercosur, en Asunción, la necesidad de una mayor “cooperación” en los pasos fronterizos para evitar la entrada y salida de droga. También, de generar un “comando conjunto de fuerzas de seguridad” para impedir ilícitos o detener responsables de ese tráfico ilegal.

Sin dar mayores detalles del acuerdo alcanzado en ese sentido, que la Argentina considera “muy importante”, en la Cancillería recalcaban la importancia de la visita -la primera de un canciller desde el inicio del gobierno de Cambiemos- y su significación de cara al futuro regional.

“Nuestras relaciones son estratégicas, prioritarias tanto para Brasil como para la Argentina. Me doy cuenta de que los intereses de los temas que discutimos abarcan todos los sectores de la actividad, sea gubernamental o el sector privado”, dijo la canciller. Vieira no se quedó atrás y definió las relaciones con la Argentina como “prioritarias para Brasil”. Estuvo con ellos, en la reunión y el almuerzo posterior, el flamante embajador argentino en ese país, Carlos Magariños.

La carta de Dilma Rousseff ahondaba en ese deseo de “integración acelerada”, esbozada por su canciller en distintas entrevistas previas al encuentro con Macri. “Estoy convencida de que su visita (…) en mucho contribuirá al fortalecimiento de la amistad y las estratégicas relaciones que existen entre nuestros países”, escribió la presidenta de Brasil.

Su contenido alegró a la Casa Rosada, ansioso por poner en el plano más alto posible la relación con el país más poblado y poderoso de la región. “Como dijimos durante la campaña, Brasil es el socio estratégico por excelencia de la Argentina”, afirmó a LA NACION Fulvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos.

En la conferencia de prensa, Malcorra y Vieira se refirieron con un tono similar a la situación de la democracia en Venezuela, suavizando de algún modo las disidencias en torno al gobierno de Nicolás Maduro. “Venezuela es un país hermano y queremos que el proceso democrático y el de los plenos derechos se dé tal cual los venezolanos quieren que se dé, es decir que está en manos de ellos”, remarcó Malcorra.

Vieira, en tanto, definió a Venezuela como “un importante socio de Brasil” y aclaró que “la voluntad del pueblo se expresó en las recientes elecciones (legislativas) y será aceptada”. No ahondaron en las diferencias, que quedaron al descubierto en la reciente cumbre del Mercosur, cuando Macri pidió por la “libertad de los presos políticos en Venezuela”, y recibió la dura respuesta de la canciller venezolana Delcy Rodríguez.

“Tenemos que esforzarnos para integrarnos más”, le dijo Macri a Vieira a modo de amable pedido, según dos asistentes a la reunión, que fue tan breve como cordial, según fuentes del Gobierno.

Visita a un hospital público por su costilla

  • La noticia, esta vez, fue el lugar elegido. Al igual que el lunes, el presidente Mauricio Macri fue a un hospital para chequear la evolución de su costilla, fisurada hace una semana en una caída doméstica en su quinta Los Abrojos, del partido de Malvinas Argentinas. No lo hizo en la clínica Bessone de San Miguel, el lugar donde se realizó el primer chequeo semanal, sino que recurrió al Hospital Fernández, en la zona del barrio porteño de Recoleta.
  • Fuentes del Gobierno destacaron que la decisión del Presidente de concurrir a un hospital público “se repetirá en el futuro”. Y no descartaron una “reformulación” de la Unidad Médica Presidencial. El secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, se encuentra analizando modificaciones en el área junto al ministro de Salud, Jorge Lemus, y el titular del SAME, el doctor Alberto Crescenti.

lanacion.com

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529