Visión Global

“La crisis de Venalum, Sidor y Refractarios como se veía en 2009” por Damián Prat C.

“La crisis de Venalum, Sidor y Refractarios como se veía en 2009” por Damián Prat C.


  Damián Prat C. 

Por uno de esos hechos casuales, hurgando en los archivos, topé con un “Público & Confidencial” de octubre de 2009 que llamó mi atención. Observen la fecha. Fue antes del estallido de la crisis eléctrica (que sin embargo ya estaba incubándose ante la total indiferencia y dejadez del gobierno que no hacía nada para atajar la cosa, igual que había abandonado casi totalmente las inversiones en el Sistema Eléctrico durante esa década). Observen de esa fecha, además, que ya Sidor tenía año y medio estatizada. Y que las plantas de Refractarios industriales, tras una larga crisis y ahogo gubernamental tenían, una de ellas algunos meses estatizada, y la otra semicerrada y a punto de ser estatizada. A esos tres temas le dediqué la columna de aquel día de inicios de octubre de 2009.

“Venalum con 47 celdas fuera de servicio”, rezaba el encabezado de uno de los párrafos de la columna. Y explicaba que tal situación “no había ocurrido jamás en 30 años de la empresa”. Mas aún, detallaba (por haber visto un informe interno y los testimonios de varios trabajadores calificados) que “en septiembre se cayeron 28 celdas, 12 de ellas perforadas, 8 por alta contaminación de hierro…”, etc. Era alarmante. Se perdía, por culpa de la irresponsabilidad de la robo-lución, 6% de la capacidad de producción, cuando la tonelada de aluminio se vendía a casi 2 mil UsD. Hoy, eso parece una minucia (y lo es dado el desastre total robo-lucionario) pero era que la siempre estatal Venalum nunca había pasado por una caída productiva. Aquello podría significar cerca de 100 millones de dólares menos en ingresos. De nuevo, hoy eso queda como “una propina” debido a la “profundización de la revolución” que hace que en un año Venalum deje de ingresar, por el desastre de la producción, entre 600 y 700 millones de dólares.

Pero, en fin, ni nosotros al escribir aquello, ni los trabajadores denunciantes, a quienes dolía su empresa, ni los lectores de aquella columna de inicios de octubre de 2009, podíamos saber que casi tres meses más tarde, el entonces presidente Chávez ordenaría “apagar” (y por tanto destruir) ¡400 celdas! para que fuera la Guayana industrial la que pagara los platos rotos del irresponsable abandono del sistema eléctrico que causó que una sequía fuerte nos llevara a la crisis eléctrica de finales de 2009 e inicios de 2010. Tampoco podíamos imaginar que varios meses más tarde, ya a mitad de 2010, cuando las lluvias llenaron en pocos meses el lago de Guri, el gobierno “revolucionario” no haría nada por recuperar las celdas que se perdieron por su orden. Jamás invirtieron nada para reconstruirlas. Por el contrario, con su crisis económica y sus pérdidas, cada vez más graves, Venalum entró “en barrena”. Jamás pudo recuperarse. Sin inversión ni mantenimiento. Sin insumos ni repuestos, el proceso de daños a más y más celdas de reducción se aceleró hasta llegar a la ruina de hoy, “obra y logro de la robo-lución” de ¡más de 710 celdas dañadas e inactivas!

Sidor. En aquella columna dimos cuenta de la denuncia angustiada que nos hicieron llegar muchos trabajadores. Se trataba de la parálisis de más de la mitad de los hornos de las dos acerías: Planchones y Palanquillas. Con apenas 16 meses en manos “rojas rojitas”, ya el abandono en Sidor comenzaba a hacerse sentir. En el almacén no quedaban las piezas refractarias para revestir esos hornos en las paradas normales de mantenimiento. Ese año Sidor arrojaría como cifra de cierre 3.1 millones de toneladas de acero líquido, casi el triple que la ruina robo-lucionaria de 2014 pero habiendo perdido 1.2 millones de toneladas con respecto a 2007, antes de la estatización dizque socialista. Es decir, ya la caída era pronunciada pero aún faltaba mucha más destrucción.

La causa de esa parálisis era, en parte, externa, pero también asociada al “estatismo salvaje” del gobierno. La planta de Refractarios industriales de Cerámica Carabobo tenía un año paralizada y más de 4 meses estatizada sin que “la revolución” hiciera nada por reactivarla. Poco después le cambiarían el nombre (en eso si son efectivos) pero más nunca fue productiva. De hecho, Sidor comenzó a importar los refractarios desde Brasil. ¿Tenemos patria o lo contrario? En la columna de aquel octubre de 2009, se denuncia que la otra planta productora de refractarios, Calderys, también estaba en semi parálisis por las enormes trabas del gobierno en hacer efectiva la venta de los dólares para importar insumos. Un embarque de tales insumos estaba varado en un puerto de Colombia esperando el pago de deudas.

¡Ya desde entonces se veía clarita la “guerra económica” del gobierno contra Venezuela, contra la industria venezolana y contra “lo productivo venezolano”! Al poco tiempo, la transnacional Calderys se fue de Venezuela. Jamás “la revolución” recuperó la productividad de esta empresa. Los pocos hornos activos de Sidor han quedado atados a la importación de refractarios. ¡Jamás tuvimos menos patria que en estos “tiempos de revolución”!

TIP 1: Público & Confidencial radio. Como siempre, de 9:00 am a 11:00 am por Pentagrama 107.3 FM. Al trasponer el primer aniversario en Pentagrama (y 7 años en total, incluyendo períodos de cierre) vamos con nuevas secciones. En internet por pentagramafm.com

TIP 2: Lectura recomendada. En Prodavinci.com, el análisis del periodista Víctor Salmerón. ¿Qué pasará con la economía venezolana en lo que resta de año?

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529