Visión Global

La crisis: El fantasma del hampa aleja a los deudos del camposanto La Guarita

La crisis: El fantasma del hampa aleja a los deudos del camposanto La Guarita


Los grupos delictivos y hombres armados que se desplazan en motos no vacilan en La Guairita y acechan el lugar, especialmente los fines de semana cuando aumenta el flujo de visitantes al Cementerio del Este y al Parque Nacional Cuevas del Indio, en El Hatillo.

El hostigamiento impone la rutina en esa zona donde los vendedores de flores reportan un descenso de 40% en las ventas, pues aseguran que han disminuido las visitas al camposanto pues el hampa acorrala a los deudos de los difuntos.

Rosa Ordaz perdió a su hijo hace tres años. Una bala en la cabeza acabó con el joven que estaba próximo a graduarse de Odontólogo. Cuenta que desde entonces su visita dominical a la necrópolis se convirtió en un ritual de fin de semana. “Venía todos los domingos, luego cada 15 días y este año  una vez cada dos meses, el lugar es peligrosísimo”, asiente.

Los vecinos de La Toma, un complejo de Misión Vivienda ubicado en la avenida principal de La Guairita, aseguran que el lugar es lúgubre, carecen de alumbrado público, aseo urbano y dicen estar en riesgo. Advierten que el terreno donde están construidas las 12 torres es arcilloso y los domina la angustia cada vez que llueve.

En el sitio, detallan, hay 144 apartamentos habitados por el triple de familias. María Cecilia Velázquez tiene ocho años viviendo en la zona e indica que en todo ese tiempo no ha sabido con certeza a cuál municipio pertenecen. En el lugar  convergen los municipios Sucre, Baruta y El Hatillo y los residentes denuncian que las autoridades de ninguna de las tres jurisdicciones asume las competencias ni los servicios.

“Estamos acorralados por delincuentes de Petare y otras zonas”, dice el vecino Antonio Delgado. El origen de los antisociales tiene sin cuidado a Marcos Guillén, él y otros lugareños denuncian el robo de cinco vehículos solo a los residentes de Misión Vivienda.  De viernes para sábado se llevaron el último. “No me importa de dónde son, si de aquí o de allá, exigimos resguardo”, señala.

Los estacionamientos, autolavados, locales de comida y flores no están al margen de la situación de inseguridad y sus encargados trabajan con incertidumbre. Un empleado de Inparques en Cuevas del Indio indica que sólo tienen dos vigilantes por turno y relata que los excursionistas son acorralados cuando culminan sus recorridos en las cuevas Pío y del Indio. “Hace un mes tres hombres robaron a 15 personas. Aquí recibimos  cerca de 160 personas cada fin de semana”, acota.

Omar Escalante, encargado de Inversiones Guaiflores, indica que en sus 10 años en el lugar, nunca ha visto un solo faro encendido. “La gente se cohíbe de visitar a sus difuntos por gran cantidad de huecos que afecta la vía”, agrega. José González, quien vive de vender agua de coco denuncia la extorsión de funcionarios de la Policía de El Hatillo. “Me piden huevos o cualquier mercancía”.

Las lluvias también han ocasionado estragos en el barrio local donde el viernes se registraron deslizamientos. “Esto es una oscurana, cuando llueve se anega la vía”, denunció una mujer. A ello agregan la poca disponibilidad de transporte. Próximo al Cementerio está un módulo de PoliHatillo desmantelado. La maleza y el aspecto vandalizado rinden cuenta sobre el paso del tiempo.

Julio Materano/El Universal con edición de Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529