Visión Global

“La crisis humanitaria venezolana” por José Vicente Carrasquero A.

“La crisis humanitaria venezolana” por  José Vicente Carrasquero A.


José Vicente Carrasquero A. / @botellazo.

El momento que atraviesa Venezuela desde el punto de vista económico, político y social debería servir de ejemplo para aquellos que quisieran explicar en qué consiste el neo-liberalismo salvaje. Lo más dramático del ejemplo, y que debe ser tomado como aprendizaje, es que esta absurda situación nace de la aplicación de una serie de acciones de corte populista de orientación socialista y que se dice humanista.

Venezuela vive, sin duda alguna, una crisis humanitaria de dimensiones impensables dada la cantidad de recursos que entraron por renta petrolera en los últimos quince años. Esa crisis se manifiesta como un monstruo de muchas cabezas que impone una situación de sálvese quien pueda sobre una sociedad amainada por el hampa desbordada, la escasez, la pérdida del poder adquisitivo, la ausencia de servicios públicos de calidad, la guerra despiadada contra la empresa local y los ridículos controles que no cumplen su cometido.

La crisis humanitaria en Venezuela es producto de una guerra de la clase política gobernante contra el resto de los habitantes de esta empobrecida nación. Esa guerra tiene también varios campos de acción. Ya hablamos de la guerra contra la empresa privada que ha ido mermando nuestra capacidad de producir internamente y por supuesto, ha hecho imposible el cacareado objetivo de llegar a la soberanía alimentaria por solo mencionar una de las tantas que el gobierno nombra habitualmente.

La guerra política es una de las más cruentas que conozca la república y nos ubica en principios de siglo XX, cuando los disidentes eran perseguidos sin piedad, torturados y enviados a La Rotunda. Esa tristemente célebre cárcel donde iban a parar con sus huesos los que osaban oponerse a la dictadura de los conquistadores andinos. Hoy las cárceles venezolanas y las rotundas modernas están repletas de personas que se atrevieron a desafiar al régimen dictatorial del siglo XXI. Hay mujeres y hombres mayores acusados de crímenes absurdos por haber asistido a manifestantes con un vaso de agua o un pedazo de pan.

La guerra contra el desarrollo se da desde la molienda de dinero en la que se ha convertido la generación de energía eléctrica en Venezuela. Es muy probable amigo lector, que en el momento que usted está leyendo este artículo de opinión, cientos de miles de venezolanos estén a oscuras o sin contar con el vital servicio de electricidad. Los incapaces gobernantes, no solo no invirtieron en más electricidad para una población creciente. Además se birlaron miles de millones de dólares en mecanismos obsoletos para responder a la crisis sin ir a la base del problema. Los que pueden acuden a la neo-liberal práctica de comprarse su propia planta generadora de energía, uno de los pocos negocios que ha prosperado en Venezuela.

El país es azotado por una guerra sin cuartel que un ejército de hampones desata las 24 horas del día, los 365 días del año contra una población inerme que no puede contar con los organismos del estado para que la defienda. Por el contrario, estos delincuentes tienen trato preferencial y pueden ejercer su profesión libre de impuestos, y con un muy bajo riesgo laboral. El neo-liberalismo ha hecho que haya crecido la privatización de la seguridad. Se hace común ver cantidad de vehículos custodiados en las calles venezolanas. Lo peor, es que los gobernantes, seguros de su impotencia frente al hampa se asignan a si mismo sendos grupos de escoltas. ¿Y de dónde salen estos escoltas? De las policías. Hay funcionarios que salen de las calles para pasar a la protección privada de funcionarios públicos y sus familias. En algunos casos absurdos se ve que incluso directores de canales de televisión del estado gozan de estos privilegios.

La escasez de alimentos junto al aumento desmesurado del precio de los mismos está causando estragos en la población. El neo-liberalismo salvaje con el que el gobierno ha tratado el caso ha llevado a la aparición de los bachaqueros. Una especie que surge precisamente por la dificultad de conseguir alimentos. Vea que donde no hay problemas de escasez, no hay traficantes de alimentos. De hecho, se sabe que Venezuela es el único país del continente Americano que sufre de esta anomalía.

El gobierno, en su suprema incompetencia, piensa que todo se resuelve poniendo las máquinas de imprimir billetes a trabajar sobretiempo. Eso ha convertido a nuestra moneda en una pieza de cambio que la gente no quiere tener. No tiene sentido ahorrar en bolívares. Porque todo es más caro de la mañana para la tarde. El venezolano en general se ha empobrecido de una manera escandalosa.

Cuando se dice: “la vida de millones de venezolanos en riesgo permanente por la acción incontrolada del hampa”, estamos frente a una crisis humanitaria.

Cuando: “millones de venezolanos no consiguen los medicamentos que requieren para tratar sus afecciones”, estamos frente a una crisis humanitaria.

Cuando: “millones de familias venezolanas no reúnen ingresos para pagar la canasta alimentaria”, estamos frente a una crisis humanitaria.

Cuando: “miles de familia sin servicio eléctrico sufren las inclemencias climáticas”, estamos frente a una crisis humanitaria.

Cuando: “miles de madres y padres entierran anualmente a sus hijos”, estamos frente a una crisis humanitaria.

Cuando: “miles de familias abandonan el país buscando mejor calidad de vida”, estamos frente a una crisis humanitaria.

La crisis humanitaria no se decreta. Existe. Y Venezuela la vive. El gobierno hace poco o nada por combatirla. Maduro está más pendiente del chismorreo primitivo y de culpar a los demás que de gobernar. Venezuela puede estar peor y solo los venezolanos podemos evitarlo.

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529