Visión Global

“La cruel polarización” por Margarita López Maya

“La cruel polarización” por Margarita López Maya


Margarita López Maya / @mlopezmaya.

Almudena Grandes es escritora prolífica. Ha dedicado parte de su obra novelística a describir las secuelas de la guerra civil española, tragedia que dividió al país en dos y trajo en sus palabras “un destino de mierda, un sueldo de mierda, una vida de mierda” para los sobrevivientes de ambos bandos, así como para generaciones posteriores.
En El lector de Julio Verne, el protagonista, Nino, tiene nueve años, no tiene nada que ver con la guerra, pero la sufre todos los días en su pueblo de Andalucía. Su padre es guardia civil y la familia vive en el cuartel. Nino pertenece al lado triunfante de la historia, pero eso no lo salva del horror que afecta la vida cotidiana de toda la sociedad como resultado de la guerra fratricida que terminó formalmente en 1939, aunque sigue en 1947, año en que comienza esta historia.

Las diferencias inculcadas por la polarización de la guerra y sus muertes “no se acaban nunca”, dice su madre, cuya familia estuvo del lado contrario al de su marido. Cuando visitan a familiares, sufren la silenciosa desaprobación y amargura de estos. Por pobreza o por venganza a los niños los discriminan, les roban sus escasas pertenencias, y su madre deja hacer. Por tener familia republicana, el padre sabe que jamás será ascendido en la Guardia, no importa su comportamiento. En el pueblo conviven familias falangistas y republicanas, todos rumiando miserias y secretos.

En el monte la guerrilla continúa confrontándose con los guardias. En el pueblo hay quienes los mantienen y apoyan, y cada vez que un guerrillero muere, “siete van al monte y todo comienza otra vez”. Los guardias allanan, torturan y matan. En la madrugada Nino escucha no solo terribles alaridos por las torturas, también sabe cómo su padre y compañeros vomitan, lloran, se cagan encima mientras sus compañeros les dicen: “No tengas remordimientos, son ellos los que están fuera de la ley”.

Nino y su generación heredan sin culpa la miseria, los rencores y odios que inculcó la guerra. Tendrán un futuro estéril. No permitamos que la polarización en Venezuela nos arrastre a futuro similar. No solo por nosotros mismos, que ya vivimos miserablemente, sino por las generaciones futuras que nada tienen que ver y no lo merecen.

Últimas Noticias, 06 de abril de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529