Visión Global

“La decisión del CNE” por Luis Vicente León

“La decisión del CNE” por  Luis Vicente León


Luis Vicente León / @luisvicenteleon.

La decisión del CNE no trajo ninguna sorpresa. Era exactamente lo que se podía esperar. Si partimos del hecho de que su objetivo empírico es defender la revolución, no hay que ser demasiado perspicaz para entender que sus decisiones estarán dirigidas a evitar o demorar la ejecución del referendo revocatorio, sabiendo que ese evento significaría la salida del poder del presidente Maduro, del chavismo en su conjunto, y, por supuesto, del propio directorio del CNE.

Pero las decisiones de este tipo no son completamente descubiertas de maquillaje, aunque han mejorado en eso notablemente en los últimos tiempos. Siempre veremos las fintas que intentan dar un viso de legalidad, formalidad e institucionalidad a lo que en realidad es otra cosa.

En este caso demoraron todo lo que podían, la decisión de convocar la recolección de firmas con la excusa de “analizar” y “discutir” lo que desde el principio sabían que harían: quemarse unos días más y mezclar entonces un anuncio que mata las esperanzas de que el referendo pueda ocurrir antes del 9 de enero ( o por lo menos dejarlas moribundas) y plantear, en adición, casi el peor escenario en términos de las condiciones para cumplir el requisito de ley que convoque ese referendo. ¿Tenían ustedes alguna duda que el CNE se iba a tirar al barranco de obligar a la recolección del 20% de las firmas por estado y no nacional, cambiando incluso la interpretación que ese mismo organismo y casi las mismas personas hicieron de la ley cuando se convocó el referendo contra el presidente Chávez y que ni siquiera hayan tenido la gentileza de explicar de dónde proviene semejante cambio “filosófico” de reglas de juego? Ni siquiera lo pusieron explícito en su documento, sólo lo dejaron entrever.

Nada es imposible y no quiero decir aquí que la decisión del CNE impide definitivamente la recolección de las firmas. La oposición tiene tamaño motivación y ganas de lograr el cambio y eso puede romper cualquier expectativa negativa, pero esta decisión eleva a la enésima potencia los riesgos de la oposición y pretende retarla, dividirla y radicalizarla para llevarla al plano donde el gobierno tiene ventaja. Tratan de convertirla en una fuerza rebelde que debe “aparentemente” desobedecer la ley. Es una situación desesperada para la oposición, que sin duda tiene graves tensiones para fracturarse sobre el tema. Los grupos más duros dirán que es absurdo aceptar esas condiciones e ir directo al despeñadero. Los moderados dirán que no ir sería un error y que hay que organizarse para hacer posible lo titánico y convertirlo en un referendo anticipado. Cualquiera que sea la decisión (que cuando escribo aún no se conoce) parte con una pata coja. La fractura. Pero el gobierno corre también un grave riesgo. Está burlándose la gente en su propia cara. Pero no es de la dirigencia o de la MUD. Es de una contundente mayoría que quiere cambio y siente que no le dan espacios para que ello ocurra institucionalmente y en paz. Es verdad que hay un escenario en el que el abuso de poder gana la batalla y crea un país que se habitúa, se primitiviza y se congela debido a la apatía y el miedo. Pero hay otro escenario que no deben descartar. Es el de un volcán dormido al que están haciendo bullying y se despierta. Si alguien entiende el sentimiento de frustración de la gente y los hace soñar que sí se puede, estaremos entrando en una nueva fase donde más venezolanos sienten que tienen una responsabilidad personal, familiar e histórica de rescatar la democracia y adecentar el país. Y tal como están las cosas, no será una lucha fácil para nadie y probablemente tampoco inocua. Es un drama que hayamos llegado hasta aquí, en cualquiera de los casos.

 

El Universal, 25 de septiembre de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529