Visión Global

“La edad de la justicia” por Carlos Faría

“La edad de la justicia” por Carlos Faría


Carlos Faría.

Recientemente en unas de las Sesiones del Concejo Municipal de Maracaibo, del cual soy su Presidente, a iniciativa del Concejal y Primer Vicepresidente, Manuel García, sometimos a consideración y aprobación el darle un respaldo al Proyecto Ley de bono de Alimentación y Medicinas para Jubilados y Pensionados, aprobada en primera discusión por la Asamblea Nacional. Esta iniciativa la tomamos lejos de la diatriba política y la demagogia oportunista, muy acentuada en estos días de conflictos de poderes y de sentencias “constitucionales” al servicio del oficialismo. El derecho a la alimentación y a la salud de nuestros abuelos, también es un derecho humano universal y desde esta instancia lo defenderemos.
Estos derechos representan, no sólo un compromiso moral o una opción política, a ser aplicada por determinada corriente partidista. Ya en las mayorías de los países del continente y del mundo constituyen un deber de los Estados jurídicamente obligatorio, de acuerdo a las normas de derechos humanos ratificados en Convenios Internacionales. En la misma Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) de 1966 como el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuada. Asimismo, en los Tratados Regionales como el Protocolo de San Salvador en 1988, y en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.
Revisando la ley respaldada por nuestros Concejales en representación del pueblo Marabino, podemos observar como el legislador en la exposición de motivo resalta la condición del Estado, en garantizarles a los ancianos y ancianas, el pleno ejercicio de sus derechos y garantías. Así mismos insisten en señalar como el Estado, con la participación solidaria de las familias y la sociedad, está obligado a respetar su dignidad humana, garantizando atención integral y los beneficios de la seguridad social que eleven y aseguren su calidad de vida. Todo ello motivado a lo señalado por nuestra Constitución en su Artículo 80; de allí que hoy ni al TSJ, se le ocurriría declarar dicho instrumento como Inconstitucional.
Debe hacerse justicia para con nuestros padres y nuestros abuelos, quienes en su edad productiva lo dieron todo por criar a sus hijos y entregárselos a la patria, formados para la solidaridad, el trabajo y el amor por su país. Entre otros, este debe ser el propósito del Proyecto de ley presentado. Basta de discursos adornados de una supuesta solidaridad y fariseísmos ramplones, porque al surgimiento de esta iniciativa, la han tratado de torpedear con la falta de presupuesto o como la insólita propuestas de los Concejales oficialistas, de aprobarlas si los Mercados, Abastos, Clínicas y Laboratorios privados le otorgaran los mismos beneficios, que son obligación del Estado garantizarlos, tal como lo establece nuestra legislación.
Esta justa reivindicación está dirigida a formar parte de todo el entramado de beneficios sociales necesario a la merecida vida de nuestros abuelitos. En el año 2014 la inflación en Venezuela fue de 68,54% y para el mes de septiembre de 2015 la Canasta Alimentaria se encontraba en el orden de 38.873,12 bolívares, según cifras INE y si el monto de la pensión es el equivalente a un salario mínimo, con el reconocimiento hecho por el BCV donde estima que la inflación supera el 180%, por supuesto que el deterioro del poder adquisitivo de su pensión es fulmínate. Lo cual lo lleva a la triste encrucijada de comer o morir por falta de medicinas, tal como viene aconteciendo en estos años del gobierno de Nicolás Maduro Moros.
Por eso desde la Presidencia del Concejo Municipal de Maracaibo, junto a la mayoría los Concejales demócratas, aprobamos darle pleno respaldo y con la urgencia requerida, a la creación de esta justa Ley de Bono de Alimentación y de Bono de Medicamentos para Jubilados y Pensionados del Sector Público y del Sector Privado. Lo hacemos con un gran amor hacia aquellos venezolanos quienes han tenido la dicha y la felicidad de haber llegado a la edad de la justicia, y a los cuales debemos rendirle tributo todos los venezolanos de bien.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529