Visión Global

“La Fuerza de la Esperanza”, por Ramón Guillermo Aveledo

“La Fuerza de la Esperanza”, por Ramón Guillermo Aveledo


Ramón Guillermo Aveledo

Al final de una campaña electoral que ha sido muy dura, a veces inclemente, Juan Manuel Santos ha sido reelecto presidente de Colombia. Su discurso de victoria fue un llamado a la unidad nacional, la palabra madura y sensata de quien, por demócrata, entiende que ganar una elección no otorga un título de propiedad sobre el país.

Con cortesía democrática, el doctor Oscar Iván Zuluaga reconoció el triunfo de su rival, a lo cual correspondió calificándolo de gallardo el Primer Mandatario. Los resultados se dan de un modo rápido y confiable y puede ser muy enconada la lucha política, como lo fue en este caso, pero la tranquilidad llega temprano a la sociedad entera, sin zozobra. Qué importante.

“Todos unidos haremos la paz”, fueron las palabras de Santos al cerrar su mensaje de agradecimiento el domingo en la noche. ¡Que así sea! Como venezolanos no podemos desear otra cosa. La paz de esa nación vecina y hermana será siempre una buena noticia para Venezuela. La ruta por transitar hacia esa ansiada meta no es corta ni fácil. Pero recorrerla con éxito es la aspiración sentida en el alma por los colombianos. La fuerza de esa esperanza es la que ha producido el resultado de hoy, sirviendo de espacio de encuentro para votantes de muy distintas ideas y motivaciones, pero ninguna más fuerte, más poderosa, que el deseo de vivir en paz.

Si Colombia ha sabido crecer económicamente y progresar, sin una renta, cargando el peso terrible del conflicto que la desangra, uno puede suponer que sería como un cohete si se libra de él. Tal es nuestro deseo.

El Congreso a instalarse el 20 de julio tiene una correlación fragmentada que exigirá construir acuerdos. Eso tampoco será coser y cantar, luego de una campaña tan agria. Pero hay progresos que consolidar, y también temas que reclaman corrección. Procesar desacuerdos, generar entendimientos, buscar soluciones; para eso existe la política.

Desde Venezuela seguimos con atención cercanísima la vida colombiana. No nos queda al lado. Nos queda adentro. Aprendamos de su experiencia, tanto en lo que debemos procurar como en aquello que debemos evitar. El trabajo y la creatividad como bases del progreso, el respeto al derecho como marco de la convivencia; por otro lado, la violencia política y social como tragedia y lastre. Cada cambio allá debe motivar observación, reflexión y acción acá. Porque prepararnos para el futuro también es tarea común.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529