Visión Global

La huella de los saqueos en Ciudad Bolívar sigue imborrable

La huella de los saqueos en Ciudad Bolívar sigue imborrable


El arrase comercial producto de la ola de saqueos a finales de diciembre de 2016 en Ciudad Bolívar dejó una huella que aún no ha podido borrarse. Apenas 110 propietarios de negocios de los 400 saqueados cuentan con la liquidación de los créditos de la banca pública, aprobados para su recuperación, mientras que solo 15% de los establecimientos ha podido reanudar sus actividades, precisó el presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Bolívar, Austerio González.

La revuelta, dos días después del fin del plazo para depositar los billetes de 100 bolívares cuya circulación cesaría por orden del Ejecutivo nacional, generó como respuesta inmediata el compromiso de entregar créditos de la banca pública con condiciones especiales. Si bien el proceso inició y al menos 110 comerciantes ya cuentan con recursos económicos, el paso ha sido lento.

“Lo ideal sería que a estas alturas se hubiera entregado más de 50% de los créditos; sin embargo, por la misma situación engorrosa que representan los préstamos en los bancos públicos ha habido retraso, a pesar del esfuerzo del Banco de Venezuela que ha colocado personal extra en las notarías”.

Hasta ahora, del global de negocios afectados, 110 han recibido el auxilio financiero; 120 tienen créditos aprobados y en proceso de liquidación, mientras que 160 están en los pasos para la aceptación del financiamiento.

“Los que han podido abrir sus puertas, lo han hecho con recursos propios, aunque están recurriendo a la banca pública para tratar de solventar la situación (…) han abierto sus puertas con poca mercancía, pero están funcionando”, expresó González.

El sector distribuidor de alimentos -recordó el dirigente empresarial- fue el más afectado por los saqueos, de modo que la escasez de productos básicos que tiene más de dos años en el sur del país, se acentuó. “En el tema de los alimentos, se ve más preocupante la situación. Muchas familias van a hacer mercado en El Tigre (Anzoátegui) o Puerto Ordaz”.

El desempleo es otra de las variables en alza, pues de acuerdo con el dirigente gremial, algunos negocios liquidaron al personal hasta lograr reactivar sus operaciones. “Es un tema muy complejo, la Alcaldía exoneró tres meses de impuestos, ha habido atenuantes, pero los negocios afectados son casi 10% del global de negocios con vida activa, por lo tanto el efecto es fuerte”. En Ciudad Bolívar, hay 4.800 negocios legalmente constituidos, con patente de actividad económica. “La contracción económica es significativa”, agregó González.

Efectos en la cadena

Un comerciante de Ciudad Bolívar, cuyo nombre prefirió mantener en reserva, asegura que un mes y medio después de los saqueos han podido determinar que de 1.000 clientes a los que distribuían productos alimenticios, perdieron 250 “que fueron borrados del mapa, barridos, saqueados y destruidos, están en proceso de reconstrucción y se han comunicado para continuar la relación comercial una vez abran nuevamente”.

Sin embargo, la pérdida de clientes no les genera tanto impacto económico, pues la escasez de mercancía les había obligado a racionar los despachos a la clientela. “Estábamos administrando lo que teníamos. Por ejemplo, perdimos como cliente al Súper Baratón, del Psiquiátrico; perdimos un cliente importante, pero hemos podido redistribuir. Todo está fluyendo, pero queda el trauma en vendedores, choferes y clientes”.

El desempleo causado por los saqueos también lo sienten, con pesar. “Ha llamado mucha gente para acá buscando empleo de empresas hermanas saqueadas y nosotros tuvimos que hacer una mínima reducción de nómina hasta que la cosa se estabilice”, apuntó.

En retrospectiva

Entre la noche del viernes 16 y el sábado 17 de diciembre de 2016 fueron saqueados cerca de 400 negocios en Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar. Los ataques violentos ocurrieron horas después de una ola de saqueos en Guasipati, El Callao y Tumeremo, comunidades del sur de la entidad, luego del abrupto fin del plazo para depositar los billetes de Bs. 100, cuya circulación cesaría por orden del Ejecutivo nacional.

La imposibilidad de depositar la totalidad del papel moneda generó la molestia y angustia de la ciudadanía, que protestó y, posteriormente, arremetió contra el sector comercial.

Más de un mes después, el sector comercial se mantiene en las sombras, en mínimos desde el punto de vista operativo, mientras que el billete de Bs. 100, cuya eliminación generó la violencia, sigue en circulación en toda la geografía nacional.

María Ramírez Cabello/El Correo del Caroní con edición Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529