Visión Global

La Iglesia marca terreno en su mediación de diálogo en Venezuela

La Iglesia marca terreno en su mediación de diálogo en Venezuela


La aceptación del Vaticano, de mediar en la crisis política venezolana, reiteradamente había sido propuesta por la oposición. Lo que muy recientemente habría aceptado el gobierno.

Con la designación de dos sacerdotes venezolanos en las más altas posiciones de la Iglesia, la mediación papal pareciera marcar y demarcar un avance de posiciones del Vaticano en la crisis venezolana.

La pasada semana los venezolanos fuimos sorprendidos por dos noticias provenientes de la ciudad de Roma.

El domingo 9 de octubre, su santidad Francisco tuvo a bien elevar a la dignidad de Cardenal a monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida.

El viernes 14, también en Roma, la Congregación General de la Compañía de Jesús eligió al padre Arturo Sosa, como nuevo Superior General. Tomando en consideración que el Papa es también sacerdote jesuita, la designación adquiere una importancia “cardinal”.

En la cercanía de la mediación vaticana, ambos nombramientos evidencian una avanzada de la Iglesia en Venezuela que tiene todas las características de dejar al descubierto las cartas iniciales de la diplomacia de la Santa Sede.

Para nadie es un secreto que en los últimos 17 años la Iglesia Católica venezolana ha sido agredida permanentemente por el gobierno Chávez-Maduro.

La retórica presidencial no ha escatimado insultos en contra de la jerarquía católica, tanto de los cardenales venezolanos, arzobispos, obispos, sacerdotes y seminaristas, lo que inclusive ha llevado a la agresión física de seminaristas, y de persecución en contra de la educación católica.

La más reciente agresión verbal, llena de improperios, insultos y difamaciones, fue escenificada en la Asamblea Nacional la pasada semana por parte del diputado del PSUV, Hugbel Roa.

En cuanto al nuevo Papa Negro, como se llama desde la contra reforma al superior de los jesuitas, resulta que es un calificado profesor universitario venezolano de ciencias políticas. Mientras que la mayor parte de los sacerdotes obtienen su doctorado en teología y filosofía, el padre Arturo Sosa obtuvo su doctorado en ciencias políticas. Realizando todos sus estudios en Caracas.

Ambos sacerdotes, han tenido opinión política frente al gobierno de Chávez primero, y ahora de Maduro.

En el caso de Su Eminencia Reverendísima Baltazar Cardenal Porras, le tocó ejercer la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en los complicados sucesos del 11 de abril de 2002.

En tanto Arturo Sosa, como analista político, ha sido muy crítico de la gestión del presidente Nicolás Maduro. aunque se le ha señalado de haber estado ligado a grupos izquierdistas en los años 90, y de ser un aparente partidario de Chávez al inicio de su gobierno.

El Vaticano nunca ha dado “puntada sin dedal”, y más en un país casi totalmente católico. Si el gobierno ha aceptado la mediación papal, a pesar de las continuadas agresiones, es porque el gobierno se encuentra en un momento de debilidad. Y el Vaticano lo sabe.

Por ello las dos designaciones, de dos críticos del régimen, pudieran ser interpretadas como una apuesta previa en la mesa de negociaciones que eleva el costo que debe pagar el gobierno.

En las negociaciones, como con los préstamos, la falta de actitud para la negociación o para el pago de la deuda, siempre eleva el costo de la operación.

Ahora el gobierno deberá re evaluar su situación en unas negociaciones que no sabemos si se han iniciado. Ni la MUD informa a sus seguidores, ni quienes filtran informaciones del gobierno han dicho algo al respecto.

Maduro hasta la semana pasada, estaba frente a unos obispos que consideraba probablemente neutralizados. Ahora, se encuentra frente a dos avezados miembros de la jerarquía católica -cuyo único jefe es el Papa- y que seguramente moverán el tablero de las piezas del ajedrez.

Uno es un cardenal teólogo, que sabe de política. Otro es nada menos que el Papa Negro, de la compañía más poderosa de la Iglesia, la Compañía de Jesús, que solamente depende del Papa Francisco.

¿Continuarán insultando a la jerarquía católica venezolana? ¿Extenderán las agresiones al Papa Negro?

Vamos a ver si a la par de perseguir, seguirán pidiendo ayuda.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529