Visión Global

La inflación en tiempos de Revolución: 50 salarios mínimos no alcanzan para un electrodoméstico de baja gama

La inflación en tiempos de Revolución: 50 salarios mínimos no alcanzan para un electrodoméstico de baja gama


La crisis económica que sacude al país desde hace varios años hace que en la actualidad para equipar el hogar con los electrodomésticos más esenciales el consumidor tenga que disponer de al menos 50 salarios mínimos debido a los elevados costos que ofrecen los árabes de la carrera 21, donde el pago a crédito es un aspecto del pasado.

En recorrido  por la zona comercial se logró detectar que la falta de compradores preocupa a los comerciantes del ramo, que a duras penas logran reunir montos en efectivo para cubrir los pagos de nómina, servicios públicos de aseo, agua y energía eléctrica, alquiler del local y los impuestos nacionales y municipales. Entre los precios que asustan a más de uno destaca el de la nevera, la cual tiene un valor entre los 2 millones 602 mil y los 3 millones de bolívares, dependiendo de la marca y modelo.

Aseguró un vendedor, que prefirió el anonimato, que los pagos deben hacerse al contado, debido al alza constante del dólar. William Colmenárez, vendedor, expresa que nadie compra en la actualidad electrodomésticos, más cuando el pago de la mercancía es en efectivo.

Los precios de las cocinas dependen de las pulgadas. La de 14 pulgadas vale 598 mil y las de 30 pulgadas 970 mil bolívares. Una cocina de lujo vale un millón 880 mil bolívares. Dentro del renglón económico, de 4 hornillas, los precios van desde los 270 mil a 300 mil bolívares.

Una lavadora de 20 kilos se oferta entre los 2 millones 124 mil bolívares y otra de 16 kilos en 2 millones 70 mil bolívares. La marca también es determinante en ambos casos. La tradicional “chaca chaca”, cuesta 380 mil bolívares. Hay otros modelos más económicos, de una tina de 4 kilos vale 420 mil y la de 6 kilos cuesta 650 mil bolívares.

Un aire acondicionado no baja de 850 mil bolívares. Un juego de recibo está en el orden del millón 790 mil bolívares. El colchón matrimonial vale de 250 mil en adelante.

Los televisores se consiguen entre los 400 mil y 600 mil bolívares según las pulgadas, mientras que las licuadoras rondan los 70 mil, 100 y 150 mil bolívares, según las velocidades y el modelo.

Los televisores también tienen montos elevados. Un aparato de 22 pulgadas cuesta cerca de 557 mil bolívares y otro tipo Lead de 32 pulgadas vale en 750 mil bolívares. También se consiguen en las franjas de 400 mil y 618 mil bolívares.

Este panorama sombrío de la cadena de compra-venta afecta a un tercer integrante: los fleteros, que pasan las horas y no realizan siquiera un traslado para justificar su presencia en los establecimientos. Cerca de 12 choferes de camionetas se han visto afectados por la falta de movimiento económico en las carreras 21 y 22.

También aquellos ciudadanos que día tras día esperan a los clientes para realizar el flete a distintos lugares de la ciudad se han visto afectados por la merma de trabajo. Pasan el día sin un traslado. Muchos de los comerciantes cierran ahora en el mediodía, debido al bajo flujo de compradores. Las personas llegan, observan, preguntan y se marchan. No tienen fuerza económica.

Reinaldo Díaz/El Informador con edición de Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529