Visión Global

La OPEP intensifica la guerra por los petroprecios

La OPEP intensifica la guerra por los petroprecios


Los principales productores del Golfo Pérsico se aferran a su política de no recortar la producción; por lo que los expertos estiman que el precio del barril no regresará ponto a los 100 dólares.

.

Los productores de petróleo, que esperan que la OPEP recorte la producción este viernes para impulsar los decaídos precios, probablemente estarán decepcionados: las potencias del cártel del Golfo Pérsico no están a dispuestos a rendirse.

Arabia Saudita, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar están liderando una batalla feroz para proteger la participación de mercado global de la OPEP al obligar a otros, como a los productores estadounidenses de esquisto y a los gigantes estatales de la energía rusos a vivir con precios más bajos.

Los años del barril de petróleo a 100 dólares permitieron a los cuatro exportadores acumular reservas de 2.4 billones de dólares, según el Sovereign Wealth Fund Institute, lo cual constituye un enorme tesoro de guerra para estos países con una población combinada de menos de 50 millones de personas.

También utilizaron esos ingresos extraordinarios para invertir en infraestructura que les da nuevas armas en la lucha por el mercado del petróleo.

Los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, construyeron un centro de exportación petrolera de vanguardia en Fujairah. El puerto del Océano Índico ahora puede competir con rivales como Rotterdam y Singapur.

Fujairah, uno de los siete emiratos que conforman a los Emiratos Árabes Unidos, también gastó más de 3,000 millones de dólares para construir un oleoducto para transportar petróleo crudo desde los campos petrolíferos de Abu Dhabi al puerto, evitando el estratégico Estrecho de Ormuz entre Omán e Irán.

Millones de barriles son cargados por semana en Fujairah en barcos petroleros con destino a los mercados de Asia.

“Fujairah está enviando los productos de los países del Golfo hacia el este independientemente de si van directamente a China o a un transbordo a Singapur”, dijo Siavash Alishahpour, director gerente del operador de la terminal petrolera VTTI.

El veterano ministro de Petróleo de Arabia Saudita Ali al-Naimi, lideró la carga en la reunión de la OPEP en noviembre seguir bombeando pese a la caída en los precios. Esa decisión aceleró el colapso de los precios, a medida que quedó claro que los saudíes estaban jugando un juego a largo plazo.

“No vamos a reducir la producción, sin duda Arabia Saudita no va a recortar”, dijo Ali al-Naimi a CNN en diciembre. Ante la pregunta de si esa postura se mantendría durante el primer semestre de 2015, declaró sin rodeos: “No, es la posición que se mantendrá para siempre”.

Para siempre es mucho tiempo, pero después de descubrir petróleo hace casi ocho décadas, muchos creen que Arabia Saudita está determinado a proteger su legado.

Los méritos de la estrategia liderada por los saudíes se debatirán a puerta cerrada en la reunión de la OPEP en Viena este viernes. La mayoría de los observadores de la OPEP no esperan ningún cambio en la política, la cual está demostrando ser una decisión costosa.

A pesar de una recuperación del 40% en los precios del petróleo desde enero, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que los productores del Golfo renunciarán a 287,000 millones de dólares en ingresos este año.

Las reservas soberanas masivas proporcionan un amplio colchón por el momento. Pero los países del Golfo también pueden aprovechar el hecho de tener los costos de producción más bajos del mundo; estimados entre 2 y 10 dólares por barril.

“Tenemos una gran ventaja por sobre muchas naciones, vecinos e incluso (productores) en África y, por ejemplo, en América del Sur”, dijo Nureddin Sehweil, presidente ejecutivo de Uni-Arab Oil Services.

Los vecinos de la región a los que se refiere incluyen a Irán e Irak, los productores africanos Argelia, Angola y Nigeria, además de Venezuela en América del Sur. Los seis tienen un precio de equilibrio cercano a 100 dólares por barril, y no lograron bloquear la decisión de la OPEP de noviembre impulsada por los pesos pesados del Golfo Pérsico.

Por ahora, la respuesta colectiva del cártel de 12 naciones es ir a toda máquina con la producción, la cual alcanzó 31.2 millones de barriles diarios en abril, según la Agencia Internacional de Energía con sede en París. Eso está muy por encima de su cuota establecida de 30 millones de barriles.

Y la vida puede ponerse aun más complicada si Irán logra cerrar un acuerdo nuclear con Estados Unidos y otras potencias mundiales a finales de junio.

A 2.8 millones de barriles por día, la producción de Irán está operando a su nivel más alto en casi tres años. El país con las segundas mayores reservas probadas en Medio Oriente, con 157,000 millones de barriles, podría incrementar la producción en un millón de barriles por día en un plazo de seis meses si las sanciones son levantadas.

“Si la OPEP mantiene su estrategia actual y si Irán eleva su producción, y algunos de los otros productores en África Occidental y otros lugares continúan produciendo, no puedo ver el petróleo a 100 dólares en el corto plazo”, dijo Steve Brann, director general de la operadora de materias primas Vitol Dubai.

Ese es el precio que los productores del Golfo Pérsico parecen dispuestos a pagar en su esfuerzo por contrarrestar un aumento en la producción mundial proveniente desde Estados Unidos hasta Rusia.

.

CNN

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529