Visión Global

“La peor izquierda” por Margarita López Maya

“La peor izquierda” por Margarita López Maya


Margarita López Maya / @mlopezmaya.

Hoy se debate en América Latina sobre los resultados arrojados por un ciclo de hegemonía de gobiernos de izquierda que duró unos tres lustros. Desde 2014, convergiendo con el cierre del también ciclo de altos precios de materias primas en el mercado internacional, comienzan a ganar en la región partidos de otras ideologías y posiciones políticas.

A Venezuela le tocó la experiencia más dura, radical y de peor calidad de las experiencias de izquierda. Fue el chavismo, sobre todo a partir del segundo gobierno de Chávez, una izquierda revolucionaria influida por las fracasadas ideas bolcheviques, que culminaron con Stalin y llevaron al colapso a la Urss y sus satélites. No aprendió de esos fracasos. Asesorado por Cuba, tuvo el comandante prisa para llegar a una supuesta sociedad socialista, cuyos ejes definitorios han sido hasta hoy confusos y opacos y, sobre todo, su modelo económico, una piratería.

Nacionalizaciones, confiscaciones y persecuciones a empresarios en la economía, destrucción de las instituciones de la democracia representativa en la política, parieron este lamentable y trágico presente. Es el madurismo un régimen autocrático, sin propuesta económica coherente ni creíble. Lo que ahora viene aplicando es un ajuste macroeconómico que, en su neolengua, llama política de precios justos y cosas por el estilo que, sin anestesia, opera sobre nuestro cuerpo social atrozmente empobrecido y enfermo.

El fracaso de la izquierda radical venezolana debe enseñarnos a cambiar valores con cierto arraigo en nuestra sociedad. El inmediatismo es pésimo consejero. Apurado estuvo CAP en los setenta para llevarnos al primer mundo; apurado Chávez para convertirnos en comuneros. La ruta al desarrollo y al bienestar no se hace tomando atajos, sino paso a paso, día a día, planificando, ensayando reformas y corrigiendo errores, que siempre ocurren cuando se abren nuevos caminos.

Para Venezuela va a ser muy difícil reconstruir su economía, tejido social y democracia. Pero, si su liderazgo pone a un lado los radicalismos y los inmediatismos y asume los sacrificios que comporta este desafío, llegaremos eventualmente a un futuro mejor. Necesitamos ahora estadistas con los pies bien plantados en la tierra, nada de extremistas e impacientes.

Últimas Noticias, 13 de junio de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529