Visión Global

La ropa nueva es tan cara, que toca modernizar la pasada…

La ropa nueva es tan cara, que toca modernizar la pasada…


Hace un año lo usual era arreglar un vestido de fiesta, con una o pocas posturas, para volver a utilizarlo en otra ocasión especial. Ahora se hacen modificaciones o se moderniza todo tipo de piezas de vestir usadas, de damas y de caballeros. Desde faldas y vestidos casuales, pantalones y trajes hasta camisas, dijo Lina Alves, encargada de un centro de costura.

Los precios de los insumos han aumentado más de 50%, lo cual se refleja en la reparación; sin embargo, es menos costoso que adquirir ropa nueva, manifestó la costurera. Modernizar un pantalón pasó de 600 a 1.300 bolívares. Ensanchar un vestido subió de 300 a 600 bolívares; y si se trata de ajustarlo, el precio se incrementó de 550 a 1.200 bolívares, aproximadamente.

Alves refirió que lo más difícil es encontrar los materiales. “Casi no existe variedad de colores en hilos y telas. Hay que patear el centro y mover contactos para poder surtirse de cierres, ligas, alfileres y botones”, señaló.

Una consumidora, Marlene Lara, contó que este año esta “renovando las chivas”. Su hija menor hace la primera comunión el mes próximo, pero el presupuesto no le alcanza para comprar ropa nueva a los 5 miembros de la familia y ofrecer desayuno a los invitados. “Mandé a recortar un vestido largo de fiesta para que se lo ponga mi hija mayor y yo pedí que me quitaran las mangas de otro para modernizarlo. Me van a cobrar 4.000 bolívares por los dos arreglos. Por ese monto no compro ni una camisa”, dijo.

La costurera contó que los ajustes se hacían antes por temporada: en enero la ropa comprada en las vacaciones de fin de año; en mayo los trajes para comunión; entre julio y septiembre los uniformes; luego la ropa para las graduaciones, y en diciembre los vestidos y los trajes  para las fiestas. “Ahora es todo el tiempo”, aseguró.

Desesperados. Además de modernizar  la ropa, los consumidores también reparan los zapatos con mayor frecuencia. Los arreglos para el calzado se incrementaron 70%, señaló el encargado de una talabartería en el Centro Comercial Plaza las Américas. “La gente viene desesperada a reparar su calzado, pero a veces no tenemos los materiales y deben dejarlo”.

Añadió que algunos calzados llegan tan deteriorados que tienen que restaurarlos completamente, pero como son de marca los clientes prefieren conservarlos.

Una cliente, Fátima Da Silva, se encontraba en el establecimiento para retirar unos zapatos que dejó en diciembre. Contó que le han dicho que no consiguen el repuesto para la máquina de coser y por eso no han hecho el trabajo.

El propietario de otra talabartería, en Paseo las Mercedes, precisó que el galón de pega subió de 1.200 a 4.200 bolívares, lo cual equivale a un alza de 250% en un año. Las suelas pasaron de 600 a 3.000 bolívares, 400% más. “Los precios hay que recalcularlos cada semana”, dijo.

Por la dificultad para conseguir los materiales y sus altos precios las reparaciones subieron 50%. Cambiar la suela de un calzado de caballero significa pagar 3.000 bolívares, mientras que en 2014 se cancelaban 1.500 bolívares. Las tapitas para tacones de zapatos de damas pasaron de 220 a 400 bolívares.

El Nacional

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529